Análisis del Sistema Educativo Finlandés

282

 Opinión por: Profr. Fernando Álvarez Montoya       

Mucho se ha escrito, mucho se ha hablado acerca de la crisis educativa en nuestro país. Poco se escucha, poco se lee acerca del éxito de los sistemas educativos de otras latitudes. Del primero, podemos encontrar sus causas, su origen. Del segundo tratamos de descifrar las claves de su éxito escolar. Cero en conducta nos ofrece la lectura de Paul Robert* La educación en Finlandia los secretos de un éxito asombroso. Lectura que a mi forma de ver debería ser discutida y analizada en foros por maestros mexicanos para que a través de debates colegiados (comparación de ambos modelos,) nos aportara los elementos para reconocer el porqué de las dificultades en nuestro sistema escolar y, sin rasgarnos las vestiduras reconozcamos como acto de contrición y mea culpa que mucho falta para perfeccionar nuestro sistema educativo.

Reconocer que el actual (institucionalizado y “sindicalizado”) no sirve. Parches sobre parches, décadas tras décadas han demostrado que no funcionan (las reformas) No más reformas. Necesitamos transformarlo o, más bien escribiría “Revolucionarlo” es esto, justo, urgente y necesario. Veamos:

El sistema educativo finlandés ha puesto en primer sitio, en primer plano al alumno. El niño es el centro donde gira el sistema educativo y es lo más importante: Considera incluso;  “un fino y profundo análisis de las necesidades reales de cada educando”.  Es esto, lo que está detrás del asombroso éxito del sistema educativo de Finlandia pacientemente construido en más 40 años de reformas. La idea de que un alumno feliz, bien desarrollado, libre de progresar a su ritmo adquirirá los conocimientos fundamentales. No es una utopía de un pedagogo iluminado; es simplemente la idea que orienta la acción de todos.  Bien nos haría a los docentes de México en empezar a trasladar al “centro de todo interés educativo al alumno que es el sol y esencia que le da vida a la educación”.

Del análisis de la lectura de Paul Robert* La educación en Finlandia: los secretos de un éxito asombroso. Destacaré lo siguiente: Un medio ambiente cálido y acogedor. “El alumno debe sentirse en la escuela “como en su casa”. Toda divergencia entre la escuela y la casa debe ser borrada en la medida de lo posible. “El marco de vida está concebido para favorecer toda esta continuidad”…sic.  Los docentes finlandeses y la sociedad en su conjunto le han dado a su sistema educativo un valor y respeto sin precedentes. TODA la escuela pública es gratuita incluyente y democrática. Increíble saber de todas las prerrogativas que el estado finlandés les otorga a sus educandos. El estado finés con su sistema ha resquebrajado el estigma de los gobiernos neoliberales de que TODA educación pública es mala.

Veamos algunas de las principales características: La labor del ser docente en Finlandia es de alto privilegio. (No cualquiera llega). El ambiente es cálido y acogedor y en la construcción de los conocimientos participativa, solidaria y altamente democrática.  Como dato adicional he de compartir lo siguiente: El óptimo desarrollo del sistema educativo finés es el resultado de políticas educativas de justicia social, alto grado de inversión y cero tolerancia a actos de corrupción. No en balde en las tablas de transparencia de grados de corrupción en Finlandia casi es inexistente: 1er lugar mundial.  (México se encuentra en el lugar 70)  El ingreso per cápita es más del doble que en México. 7 veces más pequeño y con una vigésima parte de la población con la actualmente tiene México.

Si hemos de comparar pongamos en un plano   raso a ambas sociedades que, de la pista que de la investigación resulten, tomemos lo mejor y lo implantemos en las escuelas de México.  El resultado de una política educativa que promueva una educación pública de inclusión y de transformación, será indudablemente el reflejo de en cambio económico que haga llegar a los educandos justicia social. Provocar una situación similar a lo que sucede en Finlandia.

Agregaría que en nuestro país, también llama   la atención de sobre manera como los maestros mexicanos, defienden a ultranza el sistema de educación pública en México.  Profesores oficialistas y disidentes pretenden desconocer el grado de deterioro de la educación pública en nuestro país. Defender lo indefendible, (el bodrio que han convertido al sistema educativo tanto el   putrefacto sindicato corporativista magisterial SNTE y el   iletrado y falaz estado mexicano). No se trata de defender lo que no sirve, lo que urge es transformarlo. La transformación debe de venir de los actores principales del quehacer educativo.: alumnos, maestros y padres de familia.  Esta debe ser el resultado eficaz de la búsqueda de un maestro (a) nuevo. El maestro revolucionario y transformador que la patria reclama.