¿Otra manipulación?

690

Por: Profr. Andrés Varela

El día miércoles hubo una manifestación de un grupo de maestros/as convocados/as por los dirigentes formales de la sección 42 del SNTE que, en las leyes, representan a las y los trabajadores del subsistema educativo estatal. Y digo en las leyes porque, en la realidad, la representación cada vez es menor. El ánimo de apoyar a estos “líderes” -los de hoy- ha ido cayendo cada vez más bajo, y no es obra de la casualidad. El desgaste de la representación se debe a que, conforme pasa el tiempo, se ha vuelto más visible que el pacto de los dirigentes sindicales no es con la base magisterial, sino con el patrón en turno.

Cada vez que los dirigentes guardan silencio, cada vez que lucran políticamente y cada vez que utilizan a las bases para apuntalar, desde temprano, lo que después serán sus candidaturas y, si les va bien, sus puestos de representación popular, dan cuenta al magisterio de su gran hipocresía y de sus verdaderas intenciones.

Sólo unos cuantos quedan que, a ciegas, apoyan a la dirigencia sindical. ¿Las razones? Posiblemente, porque han caminado tanto por ese sendero político que ahora les resulta difícil renunciar a las repetidas promesas a cambio del apoyo ciego. Puede ser, también, que no se hayan dado a la tarea de analizar el daño que los dirigentes le han hecho al magisterio en los últimos años, no sólo con su silencio, sino con su acción de complicidad con el patrón en decisiones contrarias al interés de las y los agremiados en temas críticos, como el servicio de salud y las prestaciones económicas.

Sin embargo, cada vez son más las compañeras y compañeros que concluyen que la dirigencia sindical -la de hoy- ha sido la principal defensoría del interés del patrón, como vemos en este ejemplo:

Circula un audio en el que Ever Avitia da cuenta de haber informado al gobernador que la caravana de vehículos en manifestación por el pronunciado deterioro de PCE, sería un día después del cuarto informe de gobierno, para no interferir.

¿Con quién quedó bien el dirigente sindical? ¿Con la base magisterial o con el patrón? La respuesta es evidente. Aunque el dirigente la quiera disfrazar diciendo que fue así para que no se malinterpretara políticamente.

En realidad, se perdieron la oportunidad de manifestarse justo en el día en que el Gobernador presentaba su informe. ¿Se imaginan el eco que hubiera tenido la manifestación a nivel local y nacional si en los encabezados de los diarios se dice que el mismo día de la rendición de cuentas, un grupo de maestros le gritan a Javier Corral que no ha hecho su trabajo? Tal vez, el eco hubiese alcanzado para tomar acciones reales y enfocadas en el problema de raíz que vive PCE: el deterioro pronunciado del servicio médico por un desfalco multimillonario y cuyos responsables siguen impunes.  Y hasta parece broma, los principales responsables son quienes han propuesto solucionar el problema contratando más deuda pública. Entonces, ¿quién pagaría el desfalco? El pueblo de Chihuahua y no los responsables. Negocio redondo.

Así pues, esto ha sido otra manipulación de un grupo de dirigentes que necesitan asegurar -de alguna forma- su capital político. Ah, pero que eso no interfiera con el interés de su patrón, porque hasta para manifestarse hay que pedirle permiso.