El distanciamiento social escolar más estricto del mundo: los niños de kinder tailandeses están sellados en cajas de metacrilato

1154

El distanciamiento social escolar más estricto del mundo: los niños de kindergarten tailandeses están sellados en cajas de metacrilato durante el juego, mientras que las máscaras son obligatorias para los niños mayores en la lucha contra el coronavirus

– La luz verde para la reapertura de las escuelas se dio a principios de julio con una serie de medidas estrictas en vigor
El tamaño de las clases está limitado a 25, el área protegida se usa para estudiar y jugar, y las habitaciones se desinfectan con frecuencia

– Tailandia ha visto hasta ahora 3.352 infecciones por coronavirus y 58 personas han muerto por el virus.

Tailandia.- Las escuelas en Tailandia están obligando a los estudiantes a aprender y jugar en cubículos de plástico improvisados ​​para cumplir con medidas extremas de distanciamiento social.

Los niños tailandeses en el jardín de infancia de la escuela Wat Khlong Toey en Bangkok, que ha sido reabierta durante un mes, estudian detrás de cajas de metacrilato y juegan solos con juguetes en áreas protegidas.

Se dio luz verde a las escuelas del país para reabrir a principios de julio con una serie de medidas estrictas.

El tamaño de las clases recomendado por las autoridades está restringido a 20-25 estudiantes, mientras que los pomos de las puertas, los escritorios y otras áreas en riesgo de propagar infecciones deben desinfectarse con frecuencia durante el día.

La nota completa con más fotografías se encuentra en inglés:

Thai pupils sealed in perspex boxes in fight against coronavirus

The green light for schools to reopen was given at the start of July with a series of strict measures in place Class sizes are capped at 25, screened-in area are used for study and play, and rooms are frequently sanitized Thailand has so far seen 3,352 coronavirus infections and 58 people have been killed by the virus Schools in Thailand are forcing students to learn and play in makeshift plastic cubicles to comply with extreme social distancing measures.