Vuelan cubrebocas de artesanas ralámuli con Volaris

169
  • Al proveer tapabocas para sus pasajeros, la pequeña empresa Sínibi Jipé consigue aliarse con la aerolínea para crecer y preservar su cultura

Chihuahua.- Sínibi Jipé, una pequeña compañía de artesanas ralámuli (rarámuri) que elabora prendas de vestir, se alió con la aerolínea Volaris a quien le proveerá cubrebocas con diseños de su cultura para que los utilicen sus viajeros y, al mismo tiempo, crecer como empresa.

«Más que ser un proveedor, hicimos una alianza para cumplir un objetivo principal para nosotros: que la gente visibilice a las mujeres ralámuli artesanas, así como visualizan a los corredores», destacó Luisa Fernanda Martínez, directora de la empresa.

La empresa dedicada a la confección de sudaderas y otras prendas de vestir se vio obligada a cerrar su tienda y taller debido a la contingencia sanitaria ocasionada por la pandemia de COVID-19.

Ahora, con la demanda de cubrebocas solicitada por la aerolínea, de cuatro que eran se incrementó el número de artesanas a 15, por lo que señala que el logro con Volaris representa un escalón en su crecimiento.

«Es una empresa, es un negocio en el que se busca sacar lo mejor de cada persona», expresó Martínez.

Consideró que la compañía aérea, a quien le entregarán una producción especial de cubrebocas para el lanzamiento de un par de vuelos, se fijaron en ellas que no son una empresa grande, porque algo les vieron.

El diseño y los materiales con que son confeccionados cumplen con todos los estándares de garantía de las aerolíneas y van acorde al concepto de viajar con seguridad de Volaris, dijo Luisa Fernanda.

Esta singular alianza trajo otros beneficios para Sínibi Jipé: por primera vez una aerolínea nacional incluye en sus folletos informativos una transcripción en lengua indígena, realizada por Sewa Morales, y esa es en ralámuli, en provecho corredores de esa etnia que viajan en avión a sus competencias.

También, todo el personal de la pequeña empresa viajará en un vuelo de la aerolínea el próximo 30 de agosto a la ciudad de México para presenciar el recorrido del Maratón de la CDMX.

Luisa Fernanda Martínez está convencida de que el proyecto de Sínibi Jipé es muy diferente al de otras cooperativas y empresas similares y lo ha vivido en proyectos sociales en las favelas de Brasil.

El asistencialismo, aseguró, no rompe ni romperá con la pobreza. Por eso decidió crear este proyecto productivo para que sea sostenible con el tiempo. Lo que más le gusta de trabajar con la cultura ralámuli es el respaldo que hay como modelo de empresa.

«Y el objetivo principal es el desarrollo integral de las artesanas, ya que hemos utilizado la ropa como herramienta para lograr muchos fines, como son: elevar la autoestima de ellas y preservar su cultura», agregó.