Realizan «Evento Literario Musical» en el Distrito 17 de Morena para celebrar el Día de las Madres Trabajadoras

280

Chihuahua, Chih.- Recordando la valerosa participación de Domitila Barrios de Chungara, esposa de un trabajador minero de Bolivia, admirable líder que participó en 1975 en la Tribuna del Año Internacional de la mujer quien cimbró a la audiencia de ese foro y al mundo entero con su discurso…»La lucha de la mujer no puede ser contra el hombre, sino contra el sistema de dominación económica, política y cultural de los pueblos. El cambio debe darse mediante la igualdad de derechos de hombres y mujeres, acceso igualitario a la educación y al trabajo, para emprender una lucha en pareja contra la opresión y la dominación del capitalismo. La lucha debe ser conjunta de varones y mujeres contra el sistema de explotación laboral.»

Entre poemas de autoría propia, discursos sobre la nueva visión del feminismo en este siglo XXI, entrega de la agenda feminista 2022, lecturas» Carta a mi hija», bellas melodías como Coincidir, Cien Años, Señora, Hermoso Cariño, Fue en un café, entre un amplio repertorio y en un ambiente de camaradería fue que transcurrió esta tarde inolvidable del jueves 12 de mayo del 2022, en el Distrito 17 de Morena ubicado en la colonia Ponce de León, quiénes acudieron vecinos y vecinas a celebrar y conmemorar el «Día de las Madres Trabajadoras» con valiosas participaciones así lo manifestó la luchadora social, escritora y fundadora del Distrito 17, la maestra Rosa Lilia Cardona Muñoz encargada del Distrito quién dio la bienvenida a l@s asistentes.

Privando en todo momento la alegría, la amistad y la presencia de vecinos y vecinas de las Colonias Ponce de León, Quintas Carolinas, Alamedas, Integración, Nuevo Triunfo, el Porvenir, Aeropuerto, Romanza, Atenas, Los Nogales transcurrió esta bonita tarde.

Se contó con la participación de la Poeta y Cantante Soprano Micaela Solís, la Poeta y Feminista Norma Vázquez, la luchadora Social Mtra. Tere Anchondo, la candidata a diputada federal y feminista Elena Rojo, la luchadora social y cantante Martha Cruz, la luchadora social, escritora y fundadora del Distrito 17 Mtra Rosa Cruz Ornelas, la luchadora social Lety Rascón, la luchadora social Dionisia Chávez.
Asimismo se contó con la asistencia y participaciones de destacadas Maestras luchadoras sociales la feminista Estela Nuñez, Emily Gutiérrez, Mary Juárez, Paty Carrillo, la joven luchadora social Cynthia Lara Ornelas, la colaboración del joven Raúl Madrid, el Ing César de las Casas, el Porfr. Tavo Flores, el Ing Goyo Acosta.

También se contó con la participación del Ing Jorge Tamez y Pepe Medina Coordinadores de los Comités de Protagonistas del Cambio Verdadero de Morena, intervención del luchador social Profr. Gerardo Villalba, inigualables participaciones del luchador social, cantante y poeta Mtro. José «Che» Martínez, el magnífico músico y trovador el Mtro. Jesús Márquez, el luchador social y cantante el Porfr. Toño de la Rosa.
Fueron muchos discursos y canciones dedicadas a las mujeres, a las mujeres Trabajadoras quiénes han dado cuenta del paso de la humanidad de generación en generación y de encomienda en encomienda siempre valientes, airosas concientes del papel histórico que les ha tocado emprender.

Moema Viezzer en 1980 escribió su libro «Si me permiten hablar» cómo homenaje a esta notable mujer Domitila Barrios de Chungara que con su ejemplo y lucha derrocó al Dictador Hugo Bánzer ella se adelantó a todos los tiempos, brillante inteligente quién sin estudios superiores madre de 11 hijos, 7 le sobrevivieron esposa de un minero del SIGLO XX nos dejó un gran legado… » La lucha social»

Domitila se hizo presente en este evento recordando su participación en la Tribuna del Año Internacional de la Mujer organizada por las Naciones Unidas en 1975.

«En la Tribuna aprendí mucho, aprendí a valorar la sabiduría de mi pueblo. Allí cada cuál se presentaba al micrófono y decía: Yo soy licenciada y represento a tal organización y bla, bla, bla, “Yo soy Maestra”, “Yo soy abogada”, “Yo soy periodista”, decía otra y pensaba y que voy a decir yo, me sentía un poco acomplejada y acobardada. E incluso no me animaba a hablar. Cuando por primera vez se me presentó el micrófono frente a tantos títulos, como cenicienta me presenté y dije: “Bueno yo soy la esposa de un trabajador minero de Bolivia” y me animé a plantear los problemas de Bolivia porque esa era mi obligación, e hice ver como nosotros vivimos totalmente dependientes de los extranjeros, para todo, cómo nos imponen todo lo que quieren, tanto económicamente como también lo cultural.

Y una señora que era la presidenta de una delegación mexicana, se acercó a mí. Ella quería aplicarme a su manera el lema de la Tribuna del Año Internacional de la Mujer que era “Igualdad, desarrollo y paz” Y me decía:

Hablemos de nosotras señora, olvídese usted del sufrimiento de su pueblo, por un momento olvídese de las masacres, ya hemos oído bastante de eso, hablaremos de usted y de mi… de la mujer, pues…

Entonces le dije…

“Muy bien, hablaremos de las dos. Pero, si me permite, voy a empezar, hace una semana que yo la conozco a usted. Cada mañana que usted llega con un traje diferente; y sin embargo yo no. Cada día llega usted pintada y peinada como quien tiene tiempo de pasar en una peluquería bien elegante y puede pagar buena plata en eso; y sin embargo yo no. Yo veo que usted tiene un carro esperándola a la puerta de este local para recogerla a su casa: y sin embargo yo, no. Y para presentarse aquí como se presenta estoy segura que usted vive en una vivienda bien elegante, en un barrio también elegante, ¿no? Y sin, embargo, nosotras las mujeres de los mineros tenemos una pequeña vivienda prestada y cuando se muere nuestro esposo o se enferma o lo retiran de la empresa, tenemos noventa días para abandonar la vivienda y estamos en la calle.

Ahora señora, dígame: ¿tiene algo semejante a mi situación?… Entonces de qué igualdad vamos a hablar entre nosotras. Nosotras no podemos ser iguales en este momento ¿no le parece?

En esas estaban cuando baja una mujer y le dice: ella es la líder de una Delegación de mujeres en México y tiene preferencia ¿Qué quiere usted? Y tuvieron un fuerte altercado de palabras qué este hecho le sirvió a Domitila Barrios de Chungara la oportunidad de subir a la Tribuna.

Ya qué tanto se cree usted, entonces súbase a la Tribuna”.

Me subí y hablé.

Les hice ver que ellas no viven el mundo que es el nuestro. Les hice ver que en los años 70s en Bolivia no se respetan los Derechos Humanos y se aplica lo que nosotros llamamos “La ley del embudo” : ancho para algunos, angosto para otros. Qué aquellas damas que se organizan y aplauden a los Gobiernos tiranos tienen toda su garantía, todo su respaldo. Pero a las mujeres, amas de casa, que nos organizamos para alzar a nuestros pueblos, nos apalean, nos persiguen. Todas esas cosas ellas no veían. No veían el sufrimiento de mi pueblo…no veían como nuestros compañeros están arrojando sus pulmones, trozo más trozo en charcos de sangre…No veían como nuestros hijos son desnutridos. Y claro ellas no saben cómo nosotras, lo que es levantarse a las 4 de la mañana y acostarse a las 11 o a las 12 de la noche, solamente para dar cuentas del quehacer doméstico, debido a la falta de condiciones que tenemos nosotras.» (Viezzer, Moema,1980)