Emmanuel Macron fue reelecto presidente de Francia

36

Los franceses confiaron este domingo un nuevo mandato de cinco años al mandatario centrista Emmanuel Macron en el ballotage frente a Marine Le Pen, que pese a perder logró el mejor resultado de la extrema derecha en una elección presidencial en el país.

Los resultados oficiales, con el 72% de los votos escrutados le dan el 54,09% de vostos frente al 45,91% de Le Pen. Sin embargo, según las estimaciones, el candidato de La República en Marcha (LREM) obtendría entre 57,6% y 58,2% de votos, una victoria más estrecha que en 2017 cuando derrotó a su rival de la Agrupación Nacional (RN) con un 66,1% de votos contra 33,9%.

Entre un 27,8% y un 29,8% de franceses no acudieron a votar, un nivel de abstención inédito desde 1969 (31,3%).

“Ante todo: gracias”, dijo Emmanuel Macron en su discurso de victoria. “Después de cinco años de transformación, de horas felices y difíciles (…) este 24 de abril de 2022, una mayoría ha tomado la decisión de confiar en mí”, celebró el presidente. “A partir de ahora, ya no soy el candidato de un grupo, sino el presidente de todos”, agregó durante el discurso de su victoria a los pies de la torre Eiffel en París, donde prometió además un “método renovado” para dirigir el país tras un primer mandato marcado por las protestas.

Francia optó por la continuidad con un dirigente europeísta, que además se convirtió en el primero en lograr la reelección desde 2002 cuando el conservador Jacques Chirac derrotó al padre de su rival de este domingo, el ultraderechista Jean-Marie Le Pen.

El triunfo de Macron aleja el proyecto de ruptura de la candidata de RN, de 53 años, que abogaba por excluir a los extranjeros de las ayudas sociales inscribiendo la “prioridad nacional” en la Constitución y abandonar el mando integrado de la OTAN.

Le Pen habló ante sus seguidores minutos después de que se cnocieran las estimaciones. Calificó de “histórico” el resultado obtenido, en la medida en que considera que sienta las bases de “un gran cambio” y anticipa una “gran batalla electoral” en junio, con motivo de los comicios parlamentarios.

La reelección de Macron, sin embargo, tuvo lugar en un contexto de descontento entre los jóvenes y entre los desilusionados votantes del izquierdista Jean-Luc Mélenchon, que logró casi un 22% en la primera vuelta.

El líder de la izquierda radical en Francia, Jean-Luc Mélenchon, tachó al ganador hoy de ser el presidente de la V República “peor elegido” por los altos niveles de abstención.”Macron es el presidente peor elegido de la V República. Nada en un océano de abstención, voto blanco y nulo”, reaccionó Mélenchon minutos después de conocer las primeras estimaciones de voto, que dan al candidato liberal en torno al 58 % de los votos.El izquierdista felicitó a los franceses por la derrota de la ultraderechista Marine Le Pen, que según él supone “una buena noticia para la unidad del país”.

“La reelección de Macron en Francia es un voto de confianza para Europa”, dijo el canciller alemán Scholz

El primer ministro británico, Boris Johnson, también felicitó a Macron por su reelección. “Francia es uno de nuestros aliados más cercanos e importantes”, publicó Johnson en Twitter. “Espero seguir trabajando juntos en los asuntos que más importan a nuestros dos países y al mundo”.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, también celebró la reelección y destacó que “los ciudadanos han elegido una Francia comprometida con una UE libre, fuerte y justa”. Y agregó: “Gana la democracia. Gana Europa”.

La francesa Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europea, señaló que un liderazgo fuerte “es esencial en estos tiempos inciertos” y agradeció a Macron su “incansable dedicación”.”Tu incansable dedicación será muy necesaria para atajar los desafíos que estamos enfrentando en Europa”, publicó Lagarde en Twitter.

Con el nombre del inquilino del Elíseo claro, Francia entra ahora en la campaña de las elecciones legislativas del 12 y 19 de junio.

“Renacimiento”

El primer mandato de Macron estuvo marcado por las crisis -protestas sociales, una pandemia mundial con millones de personas confinadas y el regreso de la guerra en los confines de Europa en Ucrania- y Francia no es el mismo país que en 2017.

Entre sus promesas para transformar Francia figura el “renacimiento” de la energía nuclear, alcanzar la neutralidad de carbono para 2050 y su impopular medida de atrasar la edad de jubilación de los 62 a los 65 años.

Aunque ya se dijo dispuesto a retrasarla sólo a 64 años, esta medida, contra la que ya se manifestaron miles de personas a principios de 2020, anuncia nuevas protestas masivas, como las que sacudieron su primer mandato, especialmente la de los “chalecos amarillos”.

La guerra a las puertas de la UE sobrevoló la campaña, pero la principal preocupación de los franceses fue su poder adquisitivo, en un contexto de aumento de los precios de la energía y de la alimentación.

Fuente: Infobae