Reportan directivos que epidemiólogos jurisdiccionales no acuden a las escuelas con reportes de COVID-19 y no firman las actas de suspensión; La SEyD tratará el tema con Salud

300
Booking.com

Chihuahua, Chih.- Varios directivos de planteles educativos tanto de Primaria como Secundaria, de ambos subsistemas y diferentes  manifestaron a El Puntero que si bien -así lo señalaron en muchos casos- el “Protocolo de actuación ante casos sospechosos y/o confirmados de COVID-19 en Educación Básica” implementado por la Secretaría de Educación y Deporte desde principios de octubre estaría bien elaborado, los epidemiólogos jurisdiccionales no se estarían presentando en las escuelas que reportan casos de COVID-19 –pese a que así lo marca dicho protocolo- y se estarían negando a firmar las constancias para el cierre de escuelas asegurando que no cuentan con autorización ni facultad para firmarlas y que nadie les ha dado dicha instrucción. Situación que ha generado desconcierto en muchos casos y malestar en algunos. A día de hoy el reporte asciende a 48 escuelas cerradas temporalmente en todo el estado por COVID-19.

Entre muchos otros puntos, el protocolo dado a conocer el pasado 30 de septiembre establece también el proceso de notificación de los escenarios 2 y 3 por parte de los directivos escolares a los epidemiólogos jurisdiccionales “para enterar la situación y solicitar su visita a la institución para el análisis del caso”.

Pese a que los directivos contactados señalan que el protocolo en sí está bien elaborado, que contiene “muchas cosas acertadas” y “sí favorece”, varios coincidieron en que “el manejo en el Departamento de Epidemiología si están mal”.

“En el protocolo dictan que alguien, que el epidemiólogo, debe acudir para junto al director levantar un acta de los sucedido y esto no se está haciendo”, aseveró un director, si bien apuntó que vía telefónica sí están atendiendo hasta en la tarde.

Otro directivo de Primaria lamentó que del 30 de agosto que se inició el ciclo escolar y hasta el 27 de octubre el protocolo de actuación se modificó en hasta tres ocasiones y que al final de todo “los especialistas, los que nos iban o se supone nos iban a aplicar estos protocolos, no, simplemente por correo nos están atendiendo nada más”. “Nos dejan así a la deriva y quieren que hagamos nosotros todo ese protocolo”, aseveró, afirmando que afortunadamente “el respaldo de los papás, que es el importante, lo tenemos, pero las autoridades no hay”.

En otros dos planteles, directivos reportaron que a pesar de enviar pruebas positivas de COVID-19 de 3 casos no les firmaron el anexo 3 «ni permitieron suspender» y «mucho menos asistieron a la escuela» los epidemiólogos.

En otra región un directivo señaló que se presentaron en la escuela casos positivos de COVID-19 en varios docentes y nada más “se nos pidió que mandáramos el reporte por correo con un formato que ellos manejan y las pruebas positivas de los docentes, pero hasta ahí se quedó el caso” ya que los maestros se encontraban en otra ciudad y se reportaron enfermos hasta varios días después de estar en la escuela.

Otros van más allá y hablan de un auténtico desorden para poder cerrar la escuela por los epidemiólogos. “Ya aquí en el nivel Secundarias es un desmadre, no hay epidemióloga, en la hoja que dice el protocolo no hay, resulta que el epidemiólogo no va a las escuelas. Es un desmadre, quien te atiende es un Licenciado y como el epidemiólogo no se está presentando a las escuelas, hay escuelas que están cerrando por decisión propia porque no hay nadie que los respalde”, denunciaron.

“Es un desmadre, literalmente nos dejaron solos”, refirió otro directivo, agregando que en algunos casos ni contestan al teléfono.

En otro testimonio, un directivo reportó que antes de que cambiara el protocolo le autorizaron la «suspensión de solo 7 días a pesar que el protocolo señalaba otra cosa» y que no fue hasta que alegó a la autoridad que no tenía forma de cubrir el grupo que le autorizaron a  suspender por 14 días.

Otro agrega que «el protocolo es un mero trámite burocrático con la Doctora a cargo».

En diferente testimonio, otro directivo refirió que “en mi escuela sí tenemos actualmente un caso positivo de una maestra, creo que es mucho trámite burocrático el que se hace, y que para suspender o trabajar a distancia la decisión sea de la Secretaría de Salud, cuanto te comunicas con ellos si tienes la necesidad de hacerlo dos o más ocasiones y te atiende una persona diferente te dan indicaciones diferentes”.

También los hay que tienen una buena opinión del servicio y apuntan que «las respuestas que he tenido han sido favorables en el sentido que me he comunicado en fin de semana, domingos…marqué al epidemiólogo y contestó y orientó sobre las acciones a realizar….te solicitan el anexo 3 de acta de suspensión vía correo electrónico todo».

Al malestar por la no visita por parte de los epidemiólogos jurisdiccionales a los centros educativos, se une la generada, a la par que la sorpresa, por la negativa de estos a firmar las actas o constancias de suspensión de suspensión (para grupo o para escuela).

Hay directivos, a los que se les presentaron casos en sus planteles, que aseguran que sólo pudieron tener contacto con el epidemiólogo de su jurisdicción vía telefónica, que le escuchó y lo atendió muy bien, pero “le mandamos las actas y no las están firman”.

Al cuestionarles el emotivo de su negativa a firmarlas, apuntan que les dijeron que no contaban con “autorización ni facultad para firmarlas” y que nadie les había dado esa instrucción o dicho que tuvieran que hacerlo.

Otros señalaron que “únicamente te mandan un acta de recibido, pero eso no significa que se suspendieron clases” o que “únicamente te envían una constancia de acuse de recibido pero ni siquiera firmada”.

Es por ello que señalan como incongruente que la autoridad les pida como último paso del reporte el envío de un documento Excel con los casos, las pruebas positivas y las actas firmadas y luego sea el propio epidemiólogo el que se niegue a firmarlas.

En lugar de firmar, aseguraron que están enviando el sello. Aquí un ejemplo:

Fuentes al interior de la Subsecretaría de Educación Básica confirmaron que se estarían dando ambas circunstancias y que el tema sería abordado con el secretario de Salud, Felipe Sandoval Magallanes.

Apuntaron al respecto que no tenían el informe de las razones por las que no acuden (los epidemiólogos) a los reportes”, añadiendo que han “solicitado ante la ausencia una carta circunstanciada de hechos firmada por director, jefe inmediato y quien presida el comité de salud, y lo hacemos llegar a la secretaría para dar a conocer el hecho”.