Se ve obligado a suspender clases presenciales el Jardín de Niños Elisa Griensen al no contar con agua, luz ni drenaje a raíz de tres robos y vandalismo; Piden ayuda a Gobierno y empresas

154

Chihuahua, Chih.- El Jardín de Niños Elisa Griensen, ubicado en la colonia Praderas de San Agustín de Chihuahua, se vio obligado este martes a suspender las clases presenciales, apenas segundo día del ciclo, debido que el plantel no cuenta con servicios de luz, drenaje ni agua a raíz de hasta tres actos de vandalismo y robos sufrido durante la pandemia, el 6 de octubre del 2020, el 10 de agosto y el último apenas este domingo 29 de agosto, un día antes del inicio del ciclo 2021- 2022. Ante esta indeseable situación piden ayuda a las autoridades o a empresas solidarias para poder reactivar cuanto antes las clases para los pequeños.

El colectivo del Jardín de Niños Elisa Griensen quiso compartir públicamente las condiciones actuales en las “que nos encontramos y tenemos que laborar”.

Empezaron señalando que durante la pandemia la escuela fue objeto de hasta tres robos y algunos actos de vandalismo, el último apenas este pasado domingo, cuando los amantes de lo ajeno ingresaron a un aula quitando la reja exterior y se llevaron todo el cableado eléctrico, lámparas y cajas de toma de la luz. A ello cabe sumar los destrozos y desperfectos de robos anteriores en los que no les dejaron ni los bebederos.

Como resultado de todos estos eventos “no hay luz, drenaje ni agua, los cuales son servicios básicos para poder trabajar con los alumnos y poder aplicar las medidas sanitarias que tenemos que llevar a cabo en estos tiempos de pandemia por seguridad de la comunidad escolar”, además de que las maestras han tenido que sustentar algunos gastos para dar mantenimiento a la escuela.

Señalan que hasta el momento no han tenido respuesta de las autoridades estatales para solucionar los problemas y aseguran que “los gastos actuales están fuera de nuestro alcance por lo que necesitamos apoyo externo ya sea de gobernación o empresas particulares para poder atender a los niños y niñas del preescolar”.

Pese a que ayer le hicieron la lucha de tratar de iniciar el ciclo de forma presencial, debido a las deficientes condiciones y falta de servicios básicos hoy martes se vieron obligados a suspender clases, “ya que al no haber agua no se puede recibir a los alumnos y esto tendrá que ser hasta el momento en que las condiciones de la escuela sean aptas para recibirlos”.