Afirman que se les “agusanó” en Urgencias de PCE paciente por la boca, ¿trataron de ocultarlo para evitar el escándalo?

7351

Por: Punto…

Este martes los derechohabientes de Pensiones Civiles del Estado se encontraron con que el propio director médico, el Doctor Ángel Villaseñor Benavides, se veía obligado a emitir una circular alertando a los usuarios que la institución –así, literal señala en su oficio- “nuevamente ha llegado a un punto crítico”. Entre otras cosas reconocía la saturación y el colapso de las capacidades de PCE ante el incremento de contagios de COVID-19, reconocía la existencia –sólo en la Delegación Chihuahua- de 15 derechohabientes en espera de un espacio para ser hospitalizados con el que no contaban e incluso comparaba la situación actual con los días más negros de la pandemia en septiembre, octubre y diciembre con los hospitales desbordados.

La primera reacción de los derechohabientes fue pensar qué tan mal no estarían las cosas que hasta el propio director médico salía por su cuenta a exponer situación a la opinión pública, además de aprovechar para emitir una serie de recomendaciones y hacer un llamado a la conciencia de los chihuahuenses para que el periodo vacacional no agrave aún más la ya de por sí delicada situación de PCE.

Pero si bien dramática, no era ni mucho menos la historia completa. Y es que poco después de que empezara a correr como la pólvora el oficio trascendió, de muy buena fuente, que a una paciente que llevaría entre semana y semana y media internada e intubada en el área de Urgencias de PCE apenas le descubrieron hoy martes la boca totalmente agusanada.

Quienes saben de estas cosas apuntaron que esto demuestra que las revisiones periódicas fueron tan superficiales que nadie se había percatado de que la paciente padecía la clínicamente conocida como “miasis”, coloquialmente que su boca se había “agusanado”.

Pero aseguran que si ya sería grave el problema de que nadie se había percatado de esta situación, más lo sería, si tal y como apuntan ciertas versiones, si los coordinadores de Urgencias de PCE dieron la orden al personal de no informar a los familiares para evitar el escándalo.

Echando la vista unos meses atrás, se advierte que éste no sería más que el resultado de la deficiente reconversión del área de Urgencias de Pensiones como una “área aparente de hospitalización de pacientes COVID” después de que en aquella ola que desbordó hacia octubre los hospitales públicos y privados no hubieran espacios en estos para hospitalizar a derechohabientes de PCE contagiados.

Quienes advirtieron de lo supuestamente acontecido con esta paciente de PCE aseguraron que una medida o forma de evitar este tipo de situaciones sería que las autoridades permitieran a los más cercanos de los pacientes darse de vez en cuando una vuelta por Urgencias para comprobar que sus familiares estén en buenas condiciones.