Adelanta Corral que Chihuahua pasará en próximas semanas a “semáforo mostaza”, un amarillo restrictivo, de COVID-19 con reapertura de templos y actividades recreativas con aforos reducidos

454

Chihuahua, Chih.- El gobernador Javier Corral Jurado anunció este martes que el estado reúne los indicadores a la baja para pasar “en las próximas semanas” a un semáforo “mostaza” ante la pandemia de COVID-19, un amarillo más restrictivo que el amarillo de hace unos meses, para con estrictas medidas y porcentajes de aforo reabrir templos, actividades recreativas, bibliotecas,…  pero sin dejar de lado el cubrebocas, la sana distancia y seguir evitando las reuniones familiares. El mandatario enfatizó que el gran trabajo realizado por la sociedad y el gobierno no puede volver a echarse abajo como ocurrió hace unos meses cuando al pasar al amarillo mucha gente pensó estar en verde, relajó las medidas, empezó a celebrar reuniones, lo cual comportó la dramática saturación y falta camas en hospitales para el tratamiento de los enfermos de COVID-19.

Cuestionado a este respecto, Corral empezó señalando que “la verdad es que debemos sentirnos muy orgullosos todos, sociedad y gobierno, por lo que hemos realizado y por lo que hemos logrado, de un repunte que en dos meses nos ocasionó prácticamente la mitad de todos los contagios y más de la mitad de las defunciones que se han producido en toda la pandemia, hemos pasado a indicadores positivos, muy alentadores, pero que a nadie puede significarle ahora sí que echar las campanas al vuelo”.

Exhortó a seguir teniendo mucho cuidado, si bien agregó que “hemos superado la época difícil, tenemos unas de las tasas de transmisión más bajas del país y tenemos una de las tasas por cada 100 mil habitantes en los últimos 14 días de las más bajas del país”.

Prosiguió refiriendo que “lo que nos permite estas dos indicadores es poder transitar a un color distinto que permita reabrir otras actividades. Pero no lo podemos hacer como la vez anterior, en que nos fuimos de golpe y porrazo nos fuimos al amarillo y todo el mundo pensó que estaba en verde”.

Recordó que lo que ocurrió en aquella ocasión es que“se empezó a relajar medidas de sana distancia, y se relajó el uso del cubrebocas, ¿y qué sucedió? No es que haya aumentado la movilidad, la movilidad se ha mantenido lamentablemente en ese nivel los últimos seis meses de la pandemia, el fenómeno que produjo el repunte fue la concentración de personas en lugares y en fiestas familiares, y esas concentraciones generaron cadenas de contagio que potencializaron el virus” y por días el estado sufrió una ocupación hospitalaria del 100 por ciento.

Ahora, aseguró que “con estos indicadores vamos a convocar al Consejo Estatal de Salud (…) para ir a un amarillo más seguro, ya no va a ser el mismo amarillo exactamente, este va a ser un amarillo con naranja, el amarillo con naranja en la tabla de pantone ¿da qué? ¿Un mostaza, no? Más o menos”.

“Lo que queremos es más que un amarillo un mostaza, osea no abrir todo en el amarillo como se abrió , sino con aforos restringidos, pero ya abrir templos, abrir actividades recreativas, culturales, bibliotecas en los sitios,…”, enfatizó.

Adelantó que lo que tendrán que hacer los chihuahuenses cuando se avance en el semáforo será lo mismo que se ha estado haciendo en el naranja, el uso del cubrebocas “que es la mejor vacuna mientras llega la que se inyecta”, mantener la sana distancia y no realizar reuniones familiares.