Desde el lunes avisó Pablo Serna al secretario de Salud del inicio del paro de “brazos caídos” en el Hospital General de Chihuahua y los Regionales de Parral y Creel; Exigen la destitución de sus directores por estar recibiendo casos de COVID-19 y no dotar de insumos y personal suficientes para atenderlos

128

Chihuahua, Chih.- El pasado lunes el secretario general de la Sección 52 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, Pablo Serna Molina, remitió un oficio al secretario de Salud, Eduardo Fernández Herrera, informándole de la declaración desde este jueves en Asamblea Permanente de “brazos caídos” en el Hospital General “Salvador Zubirán Anchondo” de la capital y los hospitales regionales de Parral y Creel ante la falta de personal e insumos para atender casos de COVID-19 después de que, pese a que en un principio se había asegurado que no serían atendidos en estos nosocomios, sí estarían siendo recibidos y atendidos en condiciones precarias y sobreexplotación del personal con extensas jornadas laborales y sin descansos en muchos de los casos. En dicho oficio, el dirigente de la Sección 52 del SNTSA dejaba bien claro que el paro de “brazos caídos” no sería levantado hasta que fueran destituidos los directores de los tres hospitales referidos y subsanadas las deficiencias que impiden al personal de Salud laborar con todas las garantías.

A continuación el contenido del oficio remitido por Pablo Serna al secretario de Salud:

“Deseando que sigan los éxitos en su importante gestión, reciba un cordial saludo.

Por medio de la presente, me permito comunicar a Usted que seguimos teniendo graves problemas en algunas Unidades de Trabajo, respecto a carencias de personal, insumos y protocolos de operación y seguridad, como ya se lo he expresado, inclusive a las Autoridades anteriores.

Es un problema alarmante el que varios directivos demuestren un escaso compromiso institucional, muy poco sentido social y humano, de acuerdo a la función que desempeñan. No es posible que, con la experiencia del curso de la Pandemia, y más aún, con el regreso a semáforo naranja, no se tengan los insumos de protección necesarios, la disponibilidad de atención médica en calidad y cantidad, así como en tiempo y forma de acuerdo a las áreas estratégicas y no se cumplan las directrices de los protocolos normativos para enfrentar este incremento de contagios por el Covid 19.

Lo anterior se ve agudizado por un inadecuado manejo del personal de salud quienes se enfrentan a una sobrecarga de sus actividades que deriva en una fatiga física y mental por la sobreexplotación de sus funciones, tanto del personal del área Covid como no Covid, debido a la carencia de personal y de insumos, situación que nos la han hecho saber en varias ocasiones, y que, a su vez, un servidor las ha hecho extensivas de manera oportuna a las Autoridades correspondientes.

Es por esto, por el hartazgo de los compañeros y por el compromiso que tenemos como sindicato con los trabajadores, que nos vemos en la necesidad de llegar a un último recurso de declararnos en Asamblea Permanente de “brazos caídos” (donde sólo se atenderán urgencias y/o usuarios que se encuentren internados) en los Centros de Trabajo donde el problema es de mayor gravedad: Hospital General de Chihuahua “Dr. Salvador Zubirán Anchondo”, Región de Parral y Región de Creel, a partir del jueves 22 del presente mes.

Esta acción de “brazos caídos” se llevará a cabo en las unidades mencionadas hasta que los directivos, que Usted ya tiene conocimiento, sean destituidos de su cargo y se corrijan todas las inconsistencias señaladas.

Por otra parte, solicitamos respetuosa y firmemente se nos haga saber de los cambios de estrategias y movimientos de personal que se tenga contemplado para las áreas Covid de los Servicios de Salud a nivel Estatal.

Estamos de acuerdo de que los verdaderos héroes son los trabajadores, y lo menos que les podemos ofrecer, es un trato digno.

No podemos tener un discurso de reconocimiento a los trabajadores si permitimos este tipo de actitudes contra los compañeros.

Sabedor de que Usted tiene pleno conocimiento de lo que expresamos es verdad, no tengo duda de que sabrá tomar la decisión que más conviene a nuestra elemental Institución.

No puede haber política Pública más importante, que la Política de Salud.”