A 8 años del asesinato de los barzonistas Ismael Solorio y Manuelita Solís exigen a gobiernos federal y estatal colaborar para hacer justicia y acabar con explotación de mantos acuíferos

222

Chihuahua, Chih.- El día de hoy, 22 de octubre, se cumplieron 8 años del asesinato, aún impune a día de hoy, de los líderes barzonistas Ismael Solorio y Manuelita Solís. Si bien la contingencia del COVID-19 impidió la realización del habitual evento presencial en su memoria, El Barzón y la familia Solorio no quisieron que una fecha tan significativa pasara sin mantener vivo el reclamo de justicia. Ante la imposibilidad física, lo hicieron a través de un pronunciamiento en el que, tras lamentar los 2 mil 922 días de dolorosa impunidad que se acumulan, exigen a los gobiernos federal y estatal dejar a un lado las diferencias y colaborar para hacer justicia a Ismael Solorio y Manuelita Solís y específicamente al gobierno hacer lo conducente para combatir y acabar con la sobreexplotación ilegal de mantos acuíferos en Chihuahua.

A continuación el pronunciamiento íntegro de El Barzón y la familia Solorio:

A OCHO AÑOS DEL ASESINATO DE LOS LÍDERES BARZONISTAS: ISMAEL SOLORIO Y MANUELITA SOLÍS

No nos olvidemos que «los pueblos que enajenan su tradición, y por manía imitativa, violencia impositiva, imperdonable negligencia o apatía, toleran que se les arrebate el alma, pierden, junto con su fisonomía espiritual, su consistencia moral y, finalmente, su independencia ideológica, económica y política». Un modo eficaz de licuar la conciencia histórica, el pensamiento crítico, la lucha por la justicia.

Cuidar el mundo que nos rodea y contiene, es cuidarnos a nosotros mismos. Pero necesitamos constituirnos en un “nosotros” que habita la casa común. Ese cuidado no interesa a los poderes económicos que necesitan un rédito rápido. Frecuentemente las voces que se levantan para la defensa del medio ambiente son acalladas o ridiculizadas, disfrazando de racionalidad lo que son sólo intereses particulares. En esta cultura que estamos gestando, vacía, inmediatista y sin un proyecto común, «es previsible que, ante el agotamiento de algunos recursos, se vaya creando un escenario favorable para nuevas guerras, disfrazadas detrás de nobles reivindicaciones».

Encíclica Frattelli Tutti

Papa Francisco

El día de hoy se cumplen 2,922 días sin justicia por el homicidio de nuestros compañeros Ismael Solorio Urrutia y Manuela Martha Solís Contreras. En este octavo aniversario luctuoso, conmemoramos la memoria de Ismael y Manuelita en medio de circunstancias diferentes: una pandemia que ha estrujado al mundo y que no nos permitió reunirnos como cada año; un gobierno estatal que ha sido rebasado en su lucha por la corrupción y que no ha cumplido su compromiso de sancionar a los responsables por este crimen; un gobierno federal que descalifica ante cualquier crítica o disidencia y; al final, una descoordinación endémica entre los gobiernos estatales y federales por motivos diversos, que contribuye a la impunidad al no concretar la colaboración necesaria para lograr la justicia.

A ocho años del asesinato de nuestros compañeros, no olvidamos que la actividad minera es responsable de la muerte de Ismael y Manuelita, por lo que no tendrá cabida en nuestro ejido Benito Juárez, municipio de Buenaventura, por lo que mantenemos nuestra exigencia al gobierno del estado de Chihuahua de que se abstenga de promocionarla actividad minera en nuestra comunidad.

Al gobierno del estado de Chihuahua, le exigimos que se implementen todos los esfuerzos necesarios para lograr la captura de los responsables del doble homicidio. En este último año que resta del gobierno de Javier Corral, queremos recordar el compromiso que hizo desde su campaña y frente al memorial de Ismael y Manuelita de hacer Justicia.

Al gobierno de la República, exigimos una vez más, que impida la devastación del desierto y la sobreexplotación de los acuíferos de Chihuahua, especialmente en la Cuenca del Río el Carmen.

Frente a las múltiples denuncias que se han interpuesto por estos hechos, lo único que ha surgido es complacencia y corrupción para favorecer a quienes actúan en la ilegalidad.

Denunciamos una vez más que las instituciones que deben velar por el cuidado del medio ambiente, no lo hacen y es momento que el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, sacuda de estas instituciones a funcionarios y funcionarias que, con su actuar, colaboran en el daño irreversible del medio ambiente de Chihuahua.

Exigimos al Presidente de México que se coordine con las autoridades que corresponda, para que realmente halla aplicación de la ley sobre los aprovechamientos ilegales de tierra y agua.

Es urgente que de manera conjunta comiencen en los siguientes cuatro meses a realizar las primeras actuaciones para así poder lograr terminar con la permanente destrucción del medio ambiente de Chihuahua.