El desafío sigue siendo romper el pacto de silencio y hallarlos: GIEI

108

Ciudad de México. El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) consideró que a seis años de la desaparición de 43 normalistas deAyotzinapa el desafío “sigue siendo romper los pactos de silencio y encontrar el paradero de los estudiantes.

En esta línea ha habido avances, pero entendemos el dolor y la frustración de los padres que esperan esa información desde hace tanto tiempo, aseguró vía remota Francisco Cox Vial, integrante del GIEI, durante el informe del caso Ayotzinapa en Palacio Nacional.

Señaló que los pasos dados hasta ahora por el gobierno son muy importantes, pero no tenemos aún una respuesta a la pregunta central de dónde están los muchachos, y no se pueden forzar narrativa o versiones de los hechos hasta que estén corroboradas por evidencia, como tampoco la verdad se puede forzar ni se pueden cometer los errores del pasado.

Destacó que es “muy significativo que quien ideó la verdad histórica, Tomás Zerón, ya tiene una orden de captura internacional, y quien la ejecutó, Blanca Alicia Bernal Castilla, ya está ligada a proceso”, al afirmar que la investigación no está separada de aquellas sobre quienes obstaculizaron la investigación.

El experto resaltó que el hecho de que se haya demostrado que la red criminal incluía autoridades federales y que ha habido un cambio sustancial en la forma que se trabaja en el caso, después de que la extinta Procuraduría General de la República y el Ejecutivo anterior, construyeron un relato a partir de declaraciones obtenidas bajo tortura y la tergiversación de la verdad, lo que ha tenido un costo enorme para la impartición de justicia.

Hay pruebas que se destruyeron indefectiblemente, añadió; otras se contaminaron y no se pueden utilizar y hay líneas de investigación que se ocultaron o tergiversaron. Igualmente, decenas de consignaciones se hicieron con pruebas ilícitas o insuficientes, esperando que a mediano plazo iban a provocar impunidad.

Debemos estar conscientes, explicó, que se trata de un caso muy complejo, dada la cantidad de víctimas y presuntos responsables; no es un caso que se pueda cerrar en meses, sino que puede llevar más tiempo, y subrayó la lucha digna delos padres de los 43, a pesar del dolor de la desaparición, los obstáculos en distintas fases de ese camino, el impacto de la llamada verdad histórica y de estos seis años de incertidumbre.

Indicó que se requiere el compromiso del gobierno de sostener el esfuerzo de la Fiscalía General de la República en la investigación y obtener claridad de los jueces en la determinación de las responsabilidades.

Fuente: La Jornada.