Aseguran autoridades educativas cumplir con normativa federal, que hasta último momento hicieron gestiones ante SEP y preguntan a la Sección 8 dónde están las gestiones del SNTE Nacional; Denuncian secuestro de autoridades y trabajadores en SEECH

551

Chihuahua, Chih.- El secretario de Educación y Deporte, Carlos González Herrera, y el director de los Servicios Educativos del Estado de Chihuahua, el profesor Manuel Arias Delgado, negaron categóricamente en rueda de prensa virtual que no se hubieran atendido los reclamos planteados por la Sección 8 del SNTE y que se hubieran violentado derecho alguno a algún maestro federalizado en el proceso de Cambios de Adscripción. El titular de la SEyD fue tajante al asegurar que tenían diversas pruebas documentales de cómo desde marzo habían estado trasladando estas peticiones a las autoridades federales y éstas reiteradamente se las habían denegado, así como hizo hincapié en que estaban dando cumplimiento a la normatividad federal. Asimismo, apuntaron que Arias y el resto de trabajadores de las oficinas centrales de SEECH, entre ellos una persona que requirió de atención médica y no habría podido abandonar las instalaciones, se encontrarían secuestrados.

Empezando por poner en contexto la situación, el secretario de Educación inició enfatizando que era “importantísimo” tener en cuenta que el proceso de cambios de adscripción era muy importante ya que permitía la movilidad de los maestros y directivos hacia las zonas donde más les conviene. No obstante, recordó que era igualmente importante que se supiera que este proceso estaba regido por la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros y las Disposiciones Generales para la Autorización del Cambio de Centro de Trabajo, ambas de observancia nacional y que la autoridad local tiene la obligación de cumplir y hacer cumplir.

Carlos González aseveró asimismo que desde marzo la Secretaría de Educación y Deporte “se solidarizó” con los maestros que querían optar a un cambio de adscripción pidiendo a la autoridad federal flexibilizar el requisito de los dos años de permanencia en su centro educativo y aseguró que “todas nuestras peticiones fueron rechazadas” por la instancia federal en virtud del artículo 90 de la LGSCMM.

El secretario agregó que tenían ampliamente documentado “el esfuerzo que hizo el Gobierno de Chihuahua” ante la USICAMM nacional para que los criterios pudieran flexibilizarse.

Asimismo, enfatizó que el Gobierno de Chihuahua, incluido el gobernador, Javier Corral Jurado, había respondido a las inquietudes planteadas por la secretaria general de la Sección 8 del SNTE, Rosa María Hernández Madera, “siempre, siempre, siempre, se ha respondido de una manera muy puntual”.

A este respecto, refirió que una de las cosas que el titular había planteado a la dirigente sindical ante las gestiones documentadas de cómo desde el Gobierno había tratado de salvar esas inquietudes del magisterio, era dónde estaban las gestiones realizadas a ese mismo respeto desde el Comité Ejecutivo del SNTE, “nosotros no tenemos ninguna evidencia documental”.

Carlos González prosiguió diciendo que con la intención de colaborar hasta el último momento realizaron en los últimos días las gestiones finales mejorar las condiciones participarían las maestras y maestros, y cómo a raíz de ello y a petición de la Sección 8 se detuvo el proceso que debió iniciar el día 3 de agosto y se pospuso su arranque al 7 de agosto, aún con la esperanza de que la autoridad federal pudiera autorizar, tras varias negativas, las 266 basificaciones o prolongación de interinatos solicitadas por el sindicato del magisterio federalizado chihuahuense.

El secretario de Educación apuntó que éste fue el último intento de muchas ocasiones, que ante la falta de una respuesta federal favorable a sus intereses “no es posible participar en las condiciones que estaban estos compañeros” y que de ninguna manera la autoridad educativa estatal fue omisa a esas solicitudes.

Dicho esto, González Herrera sostuvo que la SEyD no podía seguir deteniendo el proceso por dos cuestiones fundamentales, porque si lo hacían añadían riesgos adicionales al ciclo 2020- 2021 que de por sí va a ser extremadamente complicado y por otro lado porque no podían afectar a los miles de maestros que de buena fe y cumpliendo requisitos se registraron al proceso, precisando que “estos maestros también son sindicalizados” y muchos de ellos agremiados a la propia Sección 8.

Entrando de lleno al pleito suscitado hoy, el secretario refirió que hoy temprano iniciaban como desde el viernes pasado una nueva jornada de asignación de cambios, cuando de repente el proceso “fue interrumpido por una acción que podemos calificar de violenta” –apuntó que la violencia no son solo golpes- “una acción muy impropia”, en la que integrantes del Comité Ejecutivo de la Sección 8 desconectaron hasta tres veces los equipos de cómputo en los que se llevaba a cabo el proceso de forma virtual por la contingencia.

Negó que la autoridad educativa estatal estuviera incurriendo en acción ilegal alguna, que no fuera del conocimiento de la autoridad sindical, que no se le estaban negando los derechos de nadie, sino simplemente se estaba aplicando la normatividad nacional o de lo contrario como autoridades podían ser objeto no únicamente de observaciones o acciones legales en su contra, sino que estarían haciendo procedimientos que pudieran tener repercusiones muy grandes.

A este mismo respecto y en torno a las demandas de la Sección 8, Carlos González aseguró que no podían sacar cierto número de plazas de la lista de vacantes porque profesores en su legítimo derecho esperando su basificación, ya que si no llegaba una respuesta favorable desde el ámbito federal  -como era probable porque así se lo habían externado en diferentes ocasiones la SEP- estarían dejando un gran número de vacantes sin cubrir y sin haber dado paso a quienes habían cumplido los requisitos y afectando a centenares de grupos escolares.

El secretario manifestó que el profesor Arias, producto de la acción de la Sección 8, se encontraría secuestrado, ya que no podía moverse con libertad y no pudo abandonar las instalaciones para acompañarlo físicamente en la rueda de prensa.

Por su parte, Manuel Arias precisó que eran un total de 2 mil 685 maestras y maestros que solicitaron cambio y cuya solicitud había sido autorizada. Dicho esto, apuntó que era obvio que no había 2 mil 685 espacios para que todos lo tuvieran y que los primeros lugares están en ventaja al poder escoger lugares preferenciales a diferencia de los de la última lista de ordenamiento, precisando que este año se ordenaron por la antigüedad en el servicio. Agregó que desde que inició el proceso de asignaciones el pasado viernes 7 de agosto eran ya 1 mil 493 los maestros atendidos y quedaban por atender 1 mil 173.

“Resulta ser que ellos nos piedieron y así lo hicimos saber a la autoridad federal que les permitiéramos intervenir, participar en los cambios a maestros interinos”, apuntó respecto a las peticiones de la 8, recordando que uno de los requisitos de la convocatoria marco federal era no sólo tener dos años de antigüedad en el centro de trabajo, sino ser propietario de la plaza, recordando que los maestros interinos lo son cuando están contratados por un tiempo fijo.

El profesor Arias Delgado aseguró que hasta el día de ayer suponían “ingenuamente” que autoridad federal les iba a contestar que podían basificar a los compañeros, que el cronograma de cambios ya estaba establecido desde el viernes 7 para que hoy se procediera con Secundarias Técnicas, que el sindicato les pidió que no ofrecieran esos 200 espacios en virtud que hay compañeros interinos que pudieran ser basificados, que “desgraciadamente no fue así y es que el día de hoy decidimos ofrecer esos espacios, no podíamos hacerlo de otra manera”.

Y es que sostuvo que no ofertarlos hubiera significado incurrir en una irregularidad, además de que no podrían posponer hasta septiembre u octubre el proceso de cambios a la espera de que la SEP respondiera favorablemente.

Asimismo, el titular de los SEECH denunció que un compañero había requerido atención médica y debido a la toma de las instalaciones por parte de la Sección 8 no las había podido abandonar para que lo atendieran.

Sobre el resto de los trabajadores y funcionarios que se encontraban en las instalaciones, Arias apuntó que se encontraban “bien, tranquilos, esperando a que haya una rectificación de la parte sindical”.