Huracán Hanna descubre escultura de la Virgen sepultada hace 10 años

149

– Para monseñor Rogelio Cabrera, Arzobispo de Monterrey, debemos mirar dicho suceso con ojos de fe y despertar a la solidaridad.

Nuevo León.- Con gran júbilo recibió la comunidad católica de Monterrey (Nuevo León) la noticia de que la monumental escultura metálica de la Virgen de Guadalupe, que hace 10 años fue arrastrada por el huracán “Álex”, y sepultada a gran profundidad por los azolves que dejaron en el río Santa Catarina las crecientes de aquel entonces, este 30 de julio fue desenterrada por las corrientes formadas por el huracán “Hanna”.

Sobre este suceso, monseñor Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Monterrey, señaló que si bien no se atrevería a afirmar que se trata de un milagro, sí representa una señal, con la que Dios le habla de esperanza a la comunidad católica en medio de la calamidad.

“La Virgen de Guadalupe siempre ha estado acompañando a nuestro pueblo en las diversas circunstancias, en los momentos de gozo, de desarrollo, de avance y de éxito; pero también en los momentos difíciles de nuestra historia, como el que hemos vivido con el reciente huracán”.

De inmediato algunas personas pusieron veladoras cerca de la escultura de 10 toneladas y 12 metros de largo.

Monseñor Rogelio Cabrera comentó que desde el momento en que el huracán “Álex” sepultó dicha escultura de 12 metros de altura -diseñada por el padre Aureliano Tapia Méndez e instalada en 1990 para la visita del Papa Juan Pablo II-, se había perdido la posibilidad de recuperarla, ya que su peso es de 10 toneladas y había quedado totalmente enterrada.

“Ahora la escultura ha quedado más a flor de tierra con el huracán “Hanna”, así que tal vez sea posible recuperarla e instalarla en un lugar conveniente, para lo cual estamos recibiendo diversas propuestas. En el lugar en el que originalmente estaba instalada ya no se puede, ya que hay una nueva imagen que la gente valora mucho como signo de la presencia de Dios”.

Para el Arzobispo de Monterrey, lo importante es que los católicos están verdaderamente contentos con el hallazgo, pues la ciudad es muy devota de la Virgen María. “Tenemos el privilegio de tener tres basílicas dedicadas a la Virgen: la Basílica de Guadalupe -ubicada muy cerca del río Santa Catarina-, la Basílica de Nuestra Señora del Roble y la Basílica de Nuestra Señora de la Purísima Concepción, lo cual forma un triángulo de devoción muy importante para nuestra ciudad y para la Arquidiócesis de Monterrey”.

Por tal razón -señala monseñor Rogelio Cabrera-, el reciente acontecimiento provocado por el huracán “Hanna” dice mucho a la feligresía de Monterrey; “ahora tiene que ser valorado, y seguramente habrá una respuesta mucho más piadosa por parte de la gente: creo que, si bien el pueblo ha estado rezando a la Virgen de Guadalupe durante la pandemia, ahora rezará mucho más”.

Situación actual por el huracán “Hanna”
En cuanto a la situación que actualmente priva en Monterrey a causa del reciente huracán, monseñor Rogelio Cabrera señala que han quedado desastres en muchas vialidades. “Pero lo más penoso -agrega- fue la desaparición de cinco personas, de las cuales hasta hoy sólo se ha encontrado una fallecida. A sus familias les reiteramos nuestro apoyo, nuestra palabra de ánimo, y, desde luego, nuestra oración para que Dios reciba a esas personas si es que también fallecieron”.

Señala que también resulta doloroso el hecho de que muchas familias hayan sufrido la destrucción de sus viviendas. “El huracán “Hanna” afectó sobre todo a la gente más pobre, que es la que está asentada cerca de los arroyos; por eso nuestro gobierno y presidentes municipales han hecho una petición al Gobierno Federal para que apoye en la reconstrucción de todo lo ocasionado por el huracán, además de su situación económica que ya era precaria debido a la pandemia”.

Finalmente, señala que hoy que ocurrido este suceso en el río Santa Catarina, en el que la escultura de la Virgen de Guadalupe ha quedado al descubierto, es muy importante mirarlo con ojos de fe, y despertar a la solidaridad, “para que creyentes y ciudadanos en general nos animemos a apoyar, aunque sea un poquito, a cada una de las familias que están sufriendo”.

Fuente: https://desdelafe.mx/n