¡Chingones mis maestros!

430

Autor: Maestro Ramiro Franco Ruiz

Inspirado en la poesía “ Chingones mis Viejos” de Bruno Pablos

Ayer, mientras escuchábamos  el discurso de cierto líder sindical donde decía que hacía falta más preparación para sus agremiados y solicitaba al gobierno mayor apoyo  con tecnologías, sabiendo que existe un  fideicomiso para ello, al principio me emocione y hasta le aplaudí. Pero un segundo después cambié de opinión cuando  el Pancho se levantó y gritó que ese vato era un fregón para dirigir. Yo al principio pensé que fregón era una mala palabra, pero mi compa, maestro de Español dijo que no era herejía, que también se podía decir chingón que significa que es bueno para algo.

Y fue cuando yo pensé chingón se le llama cuando hace cosas con tu propio dinero, cuando  exiges a tiempo  ante las autoridades tus derechos, no cuando se pierden prestaciones, cuando de la noche a la mañana aparecen residencias y ranchos que no puedes pagar con el salario de maestro. Eso no es ser chingón.

Chingones los lideres viejos, esos que lucharon por la Jubilación Dinámica, por los 3 /4 de Tiempo, por el Escalafón, por un servicio digno de  médico y de pensiones. Esos sí eran chingones.

¡Es más  mi compa! Ahora me pongo a pensar en mis profes de allá de Madera, de la Sierra, del valle y de la ciudad. Sí, esas que llegaron a trabajar con sólo 16 horas desde la capital con todo y crías dejando al esposo, al novio o inclusive al hijo recién nacido, para venirse a ganar unos pesos que apenas les alcanza para pagar la renta, la comida y la gasolina. Ellas sí son chingonas.

Chingones mis profes que se avientan hasta más de 6 meses esperando su pago y que, por cierto, recuerdo el paro ese que hicimos  donde resulta que había compas que tenían casi un año sin cobrar y otros tantos sin basificar. Ellos sí son chingones.

Ahora ya me cae el veinte mi compa.

Y veo que los chingones son mis profes, que trabajan a veces enfermos y sin servicio médico, o peor aún que se jubilan descontándoles cuotas todavía después de habérsela partido toda la vida.

Chingones mis profes nóveles que tienen que esperar 2 años para poder solicitar por ley su cambio.

Chingones mis profes que tienen que esperar que se liberen ciertos espacios por ley (que a veces no aparecen en las listas de prelación) para poder llegar.

Chingones mis profes que trabajan  a deshoras sin aspirar al Tiempo Completo, Escalafón o Cocurriculares.

Chingones mis profes y sus familias que a veces no encuentran medicina o consultas, a pesar del descuento del servicio médico en sus cheques.

Chingones mis profes jubilados que les tarda más en llegar el retroactivo u otro pago.

Chingones mis profes que se ganaron una Dirección o espacio gracias a un examen, sin que nadie los hubiera acomodado.

Que caray hasta ahora, se intenta revalorar a mi magisterio querido.

“Chingones mis profes, mi compa. Chingones”.

 

Autor: Maestro Ramiro Franco Ruiz

Inspirado en la poesía “ Chingones mis Viejos” de Bruno Pablos