Se desmarca Javier Corral de comunicado de gobernadores de Alianza Federalista pidiendo la salida de López- Gatell; Afirma se le incluyó por error

230

-No participó ni conoció texto emitido por Gobernadores de la Alianza Federalista

Chihuahua, Chih.- Con relación al Comunicado emitido este día por los Gobernadores de la Alianza Federalista, en la que se plantea, entre otras cosas, la renuncia del Doctor Hugo Lopez-Gatell, el Gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, aclara que no participó de la discusión ni conoció el texto en el que, por error, se incluyó su firma.

En dicho pronunciamiento, en el que figuraban los nombres de diez gobernadores de la denominada “Alianza Federalista”, entre ellos el chihuahuense Javier Corral Jurado, solicitaban la “salida inmediata” del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, el Doctor Hugo López- Gatell, tras considerar que la estrategia para contener la pandemia del COVID-19 en el país ha fracasado y hoy México se encuentra y enfrenta el peor panorama posible. Los gobernadores acusan a López- Gatell de mentir y al Gobierno Federal de falta de autocrítica y de capacidad de reacción y rectificación.  “Ustedes prometieron esperanza y bienestar, y, sin embargo, más muerte y pobreza parece ser nuestro futuro. Los  convocamos a rectificar porque México lo necesita, porque México no merece que ustedes le sigan fallando”, sentencia la “Alianza Federalista” en su pronunciamiento.

A continuación se comparte el contenido íntegro del documento del que Javier Corral afirmó no tener conocimiento, no haber suscrito y haber sido incluido por error:

“Hoy nuestro país atraviesa una de las peores crisis de su historia, resultado de un manejo errático de la epidemia y de la falta de respuestas eficaces para frenar una brutal caída económica, que ha dejado sin ingresos a millones de familias mexicanas.

Las cifras no mienten. La economía nacional cayó casi 20 puntos, un nivel jamás visto; hoy seremos el tercer país con más muertes en el mundo, sólo por debajo de Brasil y Estados Unidos, que duplican y triplican la población de México.

Se espera que esta crisis deje por lo menos 10 millones de pobres más en México; además, cada hora están muriendo 27 personas por COVID.

Las cifras siguen empeorando y la emergencia de salud comienza a tomar la dimensión de una crisis humanitaria.

Todo esto ha ocurrido frente a un Gobierno Federal que, durante más de 5 meses, no ha mostrado la capacidad de autocrítica que le permita corregir los errores.

No hay justificación válida para mantener una estrategia que no ha dado resultado y que ha costado la vida a decenas de miles de mexicanos.

Falló la estrategia de contención, como ya se venía advirtiendo por especialistas nacionales e internacionales; fallaron las medidas sanitarias, que no han sido claras ni firmes; mientras que el vocero y responsable del manejo de la epidemia, Hugo López-Gatell, no ha dejado de mentir, de caer en contradicciones sobre las proyecciones y las estrategias a implementar.

La receta del doctor Gatell ha tenido terribles consecuencias, pero sigue presumiendo que hay camas disponibles, y que los hospitales no se saturaron como en Italia o Nueva York.

Esta crisis que hoy se agudiza y que no tiene un final a la vista, sin duda, es responsabilidad de quien ha dirigido y decidido la estrategia de contención y atención, quien optó por el uso político de la gestión de la epidemia, antes que privilegiar la vida, la salud, la unidad nacional y dar una verdadera respuesta de Estado.

A lo largo de más de 5 meses, se ha politizado el uso de un mecanismo de protección para millones de mexicanos y mexicanas como lo es el cubrebocas. Tuvieron que morir más de 35 mil personas para que López-Gatell aceptara, y a medias, su utilidad, lo cual ha generado confusión en la población.

Con todo, se ha intentado trasladar la responsabilidad del manejo de la epidemia a los gobiernos estatales y municipales, a través de un semáforo que ha asfixiado las economías locales, porque nunca se quiso atender esta epidemia de manera coordinada y con recursos extraordinarios.

Hoy México está en el peor de los escenarios. Al número de muertos se suma el colapso de la economía nacional, que ya arrastraba una recesión, que comenzó el año pasado.

Por eso, los Gobernadores de 40 millones de mexicanos y mexicanas, demandamos al Gobierno Federal la salida inmediata de Hugo López-Gatell y que se ponga al frente, a un experto en la materia, con conocimiento y humildad para entender en toda su dimensión los temas de esta crisis de salud tan grave como la que estamos atravesando.

La emergencia sanitaria exige no solamente de un especialista, sino de un perfil con sensibilidad, inteligencia y un alto sentido de responsabilidad que el señor Gatell carece y lo demuestra cada vez que emite información contradictoria, confusa e incoherente que nos muestra el indolente número de muertes en México.

Las y los mexicanos tienen derecho a una vida digna, pero  con la estrategia fallida y las omisiones del Gobierno Federal para enfrentar la crisis, ese derecho está siendo vulnerado.

Ustedes prometieron esperanza y bienestar, y, sin embargo, más muerte y pobreza parece ser nuestro futuro. Los  convocamos a rectificar porque México lo necesita, porque México no merece que ustedes le sigan fallando.

Atentamente:

-Martín Orozco Sandoval, Gobernador Constitucional del Estado de Aguascalientes;

-Javier Corral Jurado; Gobernador Constitucional del Estado de Chihuahua;

-Miguel Ángel Riquelme Solís, Gobernador Constitucional del Estado de Coahuila;

-José Ignacio Peralta Sánchez, Gobernador Constitucional del Estado de Colima;

-José Rosas Aispuro Torres, Gobernador Constitucional del Estado de Durango;

-Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, Gobernador Constitucional del Estado de Guanajuato;

-Enrique Alfaro Ramírez, Gobernador Constitucional del Estado de Jalisco;

-Silvano Aureoles Conejo, Gobernador Constitucional del Estado de Michoacán;

-Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, Gobernador Constitucional del Estado de Nuevo León, y

-Francisco Javier García Cabeza de Vaca, Gobernador Constitucional del Estado de Tamaulipas.”