Iniciativa de Reforma Electoral es un dardo contra el secuestro que grupos o intereses personales tienen en el sistema de partidos y tarde que temprano vendrá: Corral

81

Chihuahua, Chih.- En su atención a los medios de comunicación de los martes, el gobernador del estado, Javier Corral Jurado, aseguró que, independientemente de que obtenga o no el respaldo del Congreso del Estado, el debate que postula la iniciativa de Reforma Político- Electoral presentada por su Ejecutivo llegó para quedarse y que más tarde que temprano deberá renovarse el sistema de partidos para lograr una mayor democratización y participación ciudadana. Al mismo tiempo que aseguraba que respetaban todas las opiniones y la postura que tomaran los diferentes legisladores, manifestó que este proceso estaba demostrando ante la opinión pública quiénes estaban a favor de una mayor apertura y participación ciudadana y quiénes no.

“Presentamos una iniciativa para ser discutida, ser analizada, de alguna manera hemos abierto un debate muy importante no sólo para la vida de Chihuahua, yo estoy seguro que hemos abierto una discusión que será al final del día muy importante para todo México, porque se trata de una iniciativa que busca estrujar al sistema de partidos”, empezó señalando Corral.

“No es fácil procesar una iniciativa así. Lo sabíamos desde el principio. En primer lugar porque no todos los partidos, o más bien hasta ahora ninguno de los partidos quisiera intentar su propia reforma, incluso hay actores políticos que ni siquiera quieren discutir la democratización del sistema de partidos”, prosiguió diciendo.

El mandatario estatal externó su convencimiento de que tarde que temprano iba a llegar ese momento, porque los partidos políticos, sobre todo en México, “los que tenemos larga data en México, o nos renovamos o vamos a desaparecer, y se le va a dar el lugar a otras fuerzas políticas emergentes, nuevas, o será colmado esa necesidad de apertura y de democratización por otros ámbitos de la vida pública de México”.

Aseguró que eran respetuosos de la discusión y la postura que cada una de las diputadas y diputados del Congreso del Estado asuman frente a una iniciativa como ésta que, recordó, buscaba recibir el aval del Poder Legislativo, pero ante todo generar una polémica y un debate que esperaba que se convirtiera en una reflexión en torno a la “necesidad urgente” del sistema de partido de responder a la exigencia ciudadana de un sistema más representativo, más democrático, más transparente y más abierto a la ciudadanía.

Agregó que la propuesta había sacado a flote algunos miedos, inseguridades e incluso había puesto al descubierto intereses particulares de grupo, “decanta en términos públicos posturas que más adelante, cuando vienen las campañas, tienen otra dimensión”.

Consideró que la discusión “llegó para quedarse” independientemente del respaldo o no que terminara por tener en el Congreso del Estado.

“Este debate, esta discusión, inicia un camino en México de transformación del sistema de partidos o por lo menos va a comprometer públicamente a muchos actores a ello, y ahí es donde yo digo que se decantan visiones de modernidad, de quiénes realmente nos apostamos por la participación ciudadana, de quiénes realmente no le tenemos miedo al encuentro con la gente, al escrutinio social, lo que se conoce como el escrutinio de la ciudadanía”, refirió a este respecto.

Al igual que en otros partidos, Corral aseguró que la discusión estaba también abierta en el propio PAN, que también había sido reflejo de esas inseguridades y miedos. Enfatizó que Acción Nacional era un partido democrático, “no somos grupo cerrado, que oye, calla y obedece, a lo mejor algunos miembros del partido pertenecen a grupos así, pero el PAN es una expresión de una diversidad de opiniones en muchos temas”.

El titular del Ejecutivo chihuahuense refirió quedarse con algunas expresiones recibidas desde otros puntos de país en torno a esta iniciativa, que toca un tema del que mucho se habla, pero en el que nadie da el paso.

Una iniciativa que calificó “de avanzada, de hondo calado”, y como un “un dardo en contra del secuestro que grupos o intereses personales tienen en el sistema de partidos y tarde que temprano esa reforma vendrá”.