Urge Coparmex tomar 3 remedios solidarios para aliviar el desempleo

270
Booking.com

Antes de la llegada del Covid 19 a México, el país ya estaba en recesión
técnica. La pandemia no ha hecho sino acelerar el deterioro de nuestra
economía. Como ocurre siempre con las crisis, los que menos tienen son
los más afectados. Se cuentan por millones los empleos perdidos y por
decenas de miles los negocios que han tenido que cerrar por falta de
liquidez.

En estos tiempos de emergencia se necesitan soluciones compartidas,
remedios solidarios, donde los trabajadores, el gobierno y las empresas se
comprometan a colaborar con recursos y trabajo para conservar los
empleos en riesgo. Muchos países han adoptado estas medidas, el nuestro
aún no. El costo de no implementar estas medidas puede ser muy alto.
Todavía estamos a tiempo.

Los Remedios Solidarios plantean un esquema de participación tripartita
en el que trabajadores, gobierno y empresas se unen con el fin de
preservar empleos en esta hora difícil. Bajo tres modalidades: el Salario
Solidario, el Seguro Solidario y el Bono Solidario.

El Salario Solidario es un salario menor o igual al salario con el que cuenta
cada trabajador. Está compuesto por las contribuciones del gobierno, las
empresas y los trabajadores, con el fin de evitar despidos ocasionados por
la caída de los ingresos que enfrentan las empresas por el Covid 19. Esta
medida ya se está aplicado en 54 países, entre ellos Chile, Argentina,
Brasil y Uruguay.

Funciona bajo el siguiente esquema: el gobierno paga una parte del
salario del trabajador formal (la proporción depende del nivel salarial del
mismo), el patrón paga otra proporción del salario y el trabajador
acuerda recibir una proporción menor del mismo (los trabajadores que ganen entre 1 y 3 salarios mínimos seguirán recibiendo su salario de
forma integra durante la contingencia.)

El Salario Solidario está dirigido al apoyo de las empresas que, por seguir
las medidas sanitarias locales, tuvieron que cerrar sus operaciones.

Aquellas cuyo giro no fue clasificado como “esencial”. El Salario Solidario
comprende los meses de confinamiento (abril, mayo y junio) así como los
dos meses de recuperación gradual (julio y agosto).

El Salario Solidario mitigaría el cierre de empresas y el despido de
millones de trabajadores formales. La medida tiene un costo de
implementación estimado de 0.7% del PIB.

El Seguro Solidario es un apoyo equivalente a un salario mínimo general
(3,696.6 pesos) para todos los trabajadores formales que hayan perdido
su empleo. Es un seguro en línea con la propuesta del Ingreso Mínimo
Vital propuesto por diversos grupos de la sociedad civil y legisladores.

Su funcionamiento es sencillo: se otorga el apoyo a todos los trabajadores
formales que hayan perdido su empleo entre el 15 de marzo y el 30 de
septiembre. Se otorga por seis meses como máximo o antes si el
trabajador encuentra otro empleo.

Su costo estimado, para brindar apoyo a 1.5 millones de trabajadores
formales desempleados, es de 31 mil millones de pesos (0.1% del PIB).

Con el Seguro Solidario los trabajadores desempleados contarían con un
ingreso mínimo vital para compensar los ingresos que ha dejado de
recibir. Este seguro permitirá al trabajador desempleado acatar las
restricciones sanitarias.

El Bono Solidario es un incentivo a la contratación de empleo formal con
el fin de recuperar la pérdida de empleo registrada en los últimos meses.

Consiste en una contribución del gobierno equivalente a una proporción
del salario del trabajador contratado por un periodo de tres meses.

Así funciona: cualquier empresa formal podrá solicitar este apoyo para
los trabajadores que contratado a partir de julio y hasta noviembre del
presente año. El apoyo se determinará a partir del número de nuevas
plazas generadas en la empresa con respecto al mes anterior al que se
solicita el primer apoyo por contratación. El patrón se compromete a no
despedir al trabajador en al menos seis meses. En caso de no cumplir, el
patrón tendrá que rembolsar el bono recibido.

El Bono Solidario utiliza un esquema que incentiva la creación de empleos
con salarios por encima del salario mínimo (con un tope de 3). Para los
nuevos empleos creados que ganen menos de dos salarios mínimos, el
gobierno contribuye con un bono equivalente a un salario mínimo por
tres meses. Para los nuevos empleos creados que ganen entre dos salarios
mínimos y menos de tres salarios mínimos, el gobierno contribuye con un
bono equivalente a dos salarios mínimos por tres meses. Para los nuevos
empleos creados que ganen entre tres salarios mínimos o más, el
gobierno contribuye con un bono equivalente a tres salarios mínimos por
tres meses.

El costo del Bono Solidario, si se crearan 300 mil empleos formales, sería
de 6 mil millones de pesos (0.025% del PIB.)

De lograr un acuerdo para poner en marcha el Bono Solidario, la crisis del
empleo que estamos experimentando sería transitoria. Incentivaría la
creación de empleos formales con mayor valor agregado parapersonas formales e informales que hayan perdido su empleo por la crisis
desatada por la pandemia.

No son tiempos de mezquindades políticas, de polarización estéril. Es
tiempo de estrechar lazos solidarios entre los distintos sectores de la
sociedad. La emergencia que estamos viviendo tiene el rostro de millones
de personas que han perdido su empleo y el de sus familias. Es el
momento justo para que el gobierno reconsidere su actitud y se sume a
este esfuerzo solidario, sobre todo porque apoya mayoritariamente al
sector más desprotegido de la población, una de las banderas de este
gobierno.

Implementar las medidas descritas tendría un costo aproximado de 204
mil millones de pesos (equivalente al 1% del PIB.) Para financiarlas
proponemos la adquisición razonable de deuda pública. Contamos con un
nivel de endeudamiento adecuado que lo permite en esta situación de
emergencia.

De no optar por la adquisición de deuda, proponemos la reorientación del
gasto público en obras que no son esenciales en la situación actual como
el aeropuerto de Santa Lucía, la refinería Dos Bocas y el Tren Maya.

Hasta ahora el gobierno federal solo ha anunciado 0.10% del PIB en
medidas directas para apoyar a empresas y trabajadores formales.
Mientras que por sí solos, trabajadores y patrones aportan cerca de 7%
del PIB por concepto de ISR al año.

La Coparmex hace un enérgico llamado al Gobierno Federal para que no
deje sin apoyo a empleados y empresas de todo el país, para que se sume
sin reservas a la propuesta de los 3 Remedios Solidarios. Estamos todavía
a tiempo de evitar una debacle aún mayor. El tiempo apremia.