En pico de contagios, IMSS pide más equipo

357
Booking.com

CDMX.- Justo al inicio de la etapa en la que las autoridades del país esperan el mayor número de contagios por Covid-19, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público autorizó al IMSS la compra de equipo médico por 594 millones 205 mil pesos, que incluirá 230 refrigeradores para cadáveres. En total, el IMSS adquirirá 4 mil 398 equipos como ecocardiógrafos bidimensionales doppler color y camas-camillas radiotransparentes, te reportamos en nuestra edición que te presenta también una crónica sobre los contrastes en la Ciudad de México al empezar la fase más aguda de la pandemia; al respecto, científicos del CIDE y la Universidad de Stanford consideran que la misma tendría lugar hasta junio, al tiempo que el premio Nacional de Ciencias Raúl Rojas destacó los errores estadísticos en la información del gobierno federal. Salomón Chertorivski, exsecretario de Salud, a su vez, nos señaló en entrevista que las medidas adoptadas frente al coronavirus han sido a destiempo y poco claras.

Comprará camas-camillas, ecocardiógrafos y refrigeradores

Justo al inicio de la etapa en la que las autoridades del país esperan el mayor número de contagios por Covid-19, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público autorizó al IMSS la compra de equipo médico por 594 millones 205 mil 760 pesos, que incluirá 230 refrigeradores para cadáveres. En total, el IMSS busca adquirir 4 mil 398 equipos. El 5 de mayo, José Antonio Olivarez Godínez, director de Administración del Seguro Social, pidió a Hacienda la aprobación para adquirir ecocardiógrafos bidimensionales doppler color, camas-camillas radiotransparentes, electrocardiógrafos multicanal con interpretación, laringoscopios y videoscopios. Los ecocardiógrafos se utilizan para estudios cardiacos en pacientes adultos y pediátricos. El IMSS plantea comprar 33 por 106 millones 632 mil pesos, mientras que por 2 mil 800 camas-camillas desembolsará 261 millones 263 mil pesos. En 175 electrocardiógrafos se invertirán asimismo 10 millones 889 mil pesos.

Las dos caras de la etapa más difícil

De cara al comienzo de la etapa más crítica de la contingencia por el coronavirus, la Ciudad de México despertó con dos realidades: en sus puntos neurálgicos por la actividad comercial, como el centro, experimentó un vacío casi sepulcral, lejos del trajín cotidiano de hace unas semanas. Pero en otras zonas, como las alcadías Miguel Hidalgo y Azcapotzalco, parecía importar poco que se enfrentará un alza exponencial en los contagios del mal respiratorio durante los próximos 11 días. Ya sea para trabajar, realizar trámites, comprar víveres e incluso distraerse, hombres y mujeres, junto a niños y adultos mayores, salieron de sus casas. Además, en algunas líneas del Metro, como la 3, los trenes se observaron llenos.

Sería hasta junio etapa más dura

Mientras que el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que en la Ciudad de México el pico de contagios empezó ayer y se prolongará hasta el 20 de mayo, el modelo SC-COSMO -en el que participan el CIDE y la Universidad de Stanford- fija para un mes después, el 21 de junio, la etapa más dura de la pandemia. Por su lado, el matemático mexicano Raúl Rojas reprobó las proyecciones del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, por sus errores estadísticos desde básicos hasta graves. El modelo matemático es fallido, asegura Rojas, premio Nacional de Ciencias, al comparar los datos de universidades que han estudiado casos como el de Estados Unidos. “Nadie se atreve a anunciar el día exacto del fin de la plaga”, dice, mientras en México se afirma que la epidemia terminará el 25 de junio.

«Medidas a destiempo y poco claras»: Chertorivski

El gobierno federal ha tenido un manejo “deficiente” de la pandemia y “las medidas fueron a destiempo y poco claras”, afirmó Salomón Chertorivski Woldenberg, secretario de Salud en el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa. Señaló en entrevista que hay bipolaridad en las autoridades, “que intentan ser muy serias y dar explicaciones científicas, pero al mismo tiempo ganan los enojos, los chistoretes y la pugna”. Critica que no se aproveche al Consejo General de Salubridad para que las decisiones sean más transparentes, colegiadas y claras; como secretario en este momento, agregó, «hubiera tratado de hacer un esfuerzo de comunicación y trabajo colectivo con las entidades federativas muchísimo más agudo y comunicar de manera más intensa» a la población lo que ocurre.