El SNTE, el gran ausente en Chihuahua

473

Por: Abelardo Carro Nava

En plena crisis por la pandemia que el Covid-19 ha generado en México, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), ha iniciado una intensa campaña en redes sociales con la idea de mandar un mensaje a sus agremiados (y al público en general), a fin de que éstos, tomen en cuenta las recomendaciones que, la Secretaría de Salud (SESA) a través de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud (SPPS), ha difundido para que la propagación del virus no avance a pasos agigantados, tal y como ha sucedido en otros países.

Recientemente, insisto, a través de esas redes sociales, ha posteado un video cuyo título, quiero pensar, es “palabra de maestro”; esto, en alusión a su máximo dirigente, Alfonso Cepeda, y a las acciones que, a decir de ese comunicado, deben emprenderse para que “nos quedemos en casa” porque “en casa es mejor”.

Pues bien, si usted no ha tenido la oportunidad de ver ese video (lo invito a hacerlo: https://www.facebook.com/SNTE.OFICIAL/videos/672818473454423/), le comento que éste se hace énfasis o enaltecen las cualidades que nos caracterizan como mexicanos. Palabras como unidad, responsabilidad social y empatía son empleadas para este propósito, pero también, confianza, coraje, temple y actitud responsable, “para hacer lo que nos corresponde ante la crisis que estamos viviendo”. En ese mismo sentido debo señalar, que el mensaje que desean transmitir, lo “alinean” a lo que el gobierno federal está emprendiendo en estos días para aminorar los daños y aplanar la curva de contagios que, es muy probable, se dispare en los próximos días. De esta forma, “exhorta” a los ciudadanos para que, el aislamiento voluntario, “sea un espacio en el que se fortalezca la convivencia familiar, para que se proteja a los adultos mayores (abrazándolos con el corazón) y para que valoremos los pequeños detalles que ponen en riesgo la vida de las personas”. Y remata: “todo esto es por ti, por mí, por México, palabra de maestro”; todo ello mientras en escena aparece la imagen del actual Secretario General, Cepeda.

Sí, así como lo leyó usted, palabra de maestro y la imagen de un líder sindical que, tal parece, una vez que inició la contingencia sanitaria guardó distancia física con sus agremiados. Hecho que, dadas las circunstancias que estamos viviendo es normal puesto que, quiero pensar, con estas acciones, él pone el ejemplo (y lo muestra hacía los demás) sobre aquello que debe o debiera hacerse ante esta pandemia. No obstante, hay un pequeño detalle que, a dicho dirigente, y a todo el Comité Ejecutivo Nacional, se les “olvidó” revisar: el conflicto en la Sección 42 de Chihuahua; y digo que se les “olvidó” porque, hasta el momento en que cierro estas líneas, este conflicto está latente y no han hecho absolutamente nada para atender y resolver las demandas de los jubilados, mismas que iniciaron hace unos meses, mucho antes de esta contingencia.

Y es que mire usted, desde el pasado 7 de febrero, los jubilados tomaron las instalaciones de la Sección 42, esto, en demanda de sus peticiones y que por propio derecho les corresponden; sin embargo, hoy día, esas instalaciones las han liberado dado que, ante las recomendaciones que ha emitido la SESA y poniendo en primer lugar su salud y la de sus familiares, llegaron a ese acuerdo entre ellos, los jubilados.

Sobre el conflicto, me explico.

Los estatutos de esa organización sindical, en su capítulo IV sobre el “Patrimonio Sindical”, Artículo 20, señala: Los jubilados y pensionados podrán aportar cuotas voluntarias. El Comité Ejecutivo Nacional, celebrará los convenios respectivos con las autoridades, organismos o empresas que cubran las pensiones, para el descuento correspondiente (SNTE, 2019). Esto, marca una clara diferencia con lo que establece el Artículo 18: Los miembros del Sindicato, cubrirán por concepto de cuota sindical ordinaria, el 1% del total de su sueldo (SNTE, 2019). Y digo que marca una clara diferencia, en dos sentidos: 1. Los jubilados y pensionados “podrán” aportar cuotas voluntarias si así fuera el caso y si así lo decidieran. 2. Los jubilados y pensionados, no son agremiados activos y, por tanto, un descuento directo a su pensión es, a todas luces, ilegal.

No obstante lo anterior, esta reglamentación, para el caso de Chihuahua, no aplica. Se trata, ni más ni menos, de un descuento a cerca de 11,000 pensionados. ¿Se imagina la cantidad de dinero que, en su conjunto, se reúne por concepto de descuento a estos pensionados? Peor aún, ¿cuál es el motivo de ese descuento si, como bien se sabe, en las entidades de la República Mexicana no se aplica tal concepto?, ¿quién y para qué se hace uso de ese recurso?, ¿no es inhumano que tenga que descontársele a un trabajador que, buena parte de su vida, la dedicó a la educación para que, su propio sindicato, en lugar de velar por sus intereses y necesidades, les siga descontando? Ahora bien, ¿su pensión será suficiente para costear los medicamentos que, dadas las condiciones naturales de los individuos, requeriremos en algún momento de nuestra vida?

Dicho lo anterior, ¿en dónde queda la unidad, responsabilidad social y empatía que tanto pregona el Sindicato de Cepeda?, ¿en dónde queda la protección a los adultos mayores, abrazándoles con el corazón, que tanto se ufana en promover esa organización sindical en estos días?, ¿en dónde queda el valorar los pequeños detalles que ponen en riesgo la vida de las personas?? Sí, con seguridad acertó en la respuesta: en el basurero.

Con Peña Nieto los trabajadores de la educación fueron agredidos y denostados a más no poder por el patrón, y el Sindicato, con Juan Díaz de la Torre, no hizo nada. Con Alfonso Cepeda sucede lo contrario, él de plano ha soltado tremendas bofetadas a la cara de los trabajadores de la educación, mismas que indignan y deben indignar a todo el magisterio.

Hoy, son los jubilados y pensionados de Chihuahua, el día de mañana, puede ser cualquiera.

Sí, con seguridad habrá voces que aplaudan el que los jubilados hayan liberado las instalaciones de la Sección 42. ¡Cínicos!, se les olvida que algún día también serán jubilados o, peor aún, ya son jubilados y se les olvida que, en algún momento de nuestra vida, todos necesitamos de todos, y para como están las cosas, Ever Avitia, necesitará de todos.

Al tiempo.

Referencias:

SNTE. (2019). Estatuto. Recuperado de: https://snte.org.mx/assets/EstatutoSNTE12Mar2019.pdf