La mafia italiana no perdona, ni con pandemia de COVID-19

247
  • La mafia siempre va un paso adelante y seguramente ya prepara planes para aprovecharse de la situación, asegura el general de carabineros Giuseppe Governale

Roma, Italia.- La mafia italiana es como «el junco, se dobla pero no se rompe», y, como siempre, sabrá adaptarse para enfrentar la crisis provocada por la pandemia del nuevo coronavirus, dice, sin hacerse ilusiones el general de carabineros Giuseppe Governale.

Ese siciliano de 62 años, que fue el comandante de los carabineros en su isla natal, dirige actualmente la Dirección de Investigación Antimafia (DIA), que coordina todas las investigaciones sobre el crimen organizado en Italia.

«La experiencia nos dice que la mafia italiana tiene la habilidad de transformar cualquier amenaza en una oportunidad», dice Governale a la AFP.

«Los mafiosos adoptarán el modo de supervivencia de la mafia en los momentos difíciles, que se puede resumir así: el junco se dobla pero no se rompe», afirma.

«La mafia parte del principio de que es un momento pasajero que hay que sobrellevar haciendo menos negocios, pero ya observa atentamente la futura reconstrucción económica», advierte el general.

«¿Qué se puede prever? Que el momento difícil podría terminar en mayo-junio y luego las economías italiana, francesa, alemana, tendrán que reactivarse. Y es ahí donde la mafia intentará entrometerse, ya que en los periodos de reconstrucción se miran menos los procedimientos burocráticos», dice el director de la DIA.

«Buscarán las fallas del sistema. La reconstrucción económica después del coronavirus será un gran acontecimiento, habrá muchísimo dinero en circulación y nuestro objetivo será encontrar el equilibrio entre las exigencias de la reconstrucción y la lucha contra la infiltración mafiosa», precisa el general.

«Somos conscientes de que habrá intentos de infiltración, la mafia siempre va un paso adelante y seguramente ya prepara planes para aprovecharse de la situación, pero nosotros también tenemos un plan contra ellos», asegura Governale.

– LOS JUICIOS ANTIMAFIA PARALIZADOS –

«Mi trabajo de fiscal es más difícil en este tiempo de coronavirus y los juicios de centenares de acusados están paralizados», dice por su parte a la AFP Nicola Gratteri, fiscal de Catanzaro, capital de la Calabria, tierra de la potente organización mafiosa ‘Ndrangheta.

Los juicios en Italia están paralizados desde el comienzo de la epidemia de covid-19 y la justicia sólo trata los casos más urgentes.

El periodista y escritor Roberto Saviano, autor del libro «Gomorra» sobre la Camorra, la mafia napolitana, que dio lugar a una serie televisiva del mismo nombre, considera que «la pandemia es una situación ideal para la mafia por un motivo muy simple».

«Cuando tienes hambre buscas el pan y no miras quién te lo da; si necesitas un medicamento, lo pagas sin mirar quién te lo vende, lo quieres y punto final», escribió Saviano en el diario La Repubblica.

«Entre los actores de este nuevo comienzo también estará, desafortunadamente, la mafia», comentó por su parte en un artículo en el diario La Stampa, Giuseppe Pignatone, fiscal general de Roma hasta su jubilación en mayo de 2019.

La mafia buscará en primer lugar «la expansión en los sectores donde está tradicionalmente presente» como la construcción o la recolección de residuos y basura y luego va a financiar a pequeños empresarios que quedarán con las manos atadas», escribió Pignatone.

Después intentará «infiltrarse en la construcción de infraestructuras (…) financiadas por importantes inversiones públicas», agregó.

En una carta abierta al presidente de Italia, Sergio Mattarella, tres hombres, dos de ellos testigos en un juicio contra la mafia, advirtieron del riesgo de que las pequeñas empresas con dificultades de tesorería debido a la crisis, recurran a la mafia para financiarse y sobrevivir.

Las pequeñas empresas podrían, «en un gesto de desesperación», dirigirse a los «únicos que disponen en este momento de liquidez: los miembros del crimen organizado, siempre listos para hacer negocios a costa de los empresarios sin oxígeno financiero y sin perspectivas ciertas de reactivación», escribieron.

Fuente: Excélsior.