Grupo de encuestadoras exigen al INEGI suspender censo por COVID-19, que les paguen lo que firmaron y que respeten los horarios

602
Booking.com

-Aseguran que firmaron por 7 mil 600 pesos quincenales y sólo les estarían pagando 4 mil 700
-Que la jornada inicialmente era de 8 de la mañana a 4 de la tarde y se la alargaron hasta las 7

Chihuahua, Chih. – Las encuestadoras Minelia Calderón Rodríguez, Blanca Azucena Martínez y Rosa Emma Navarrete, las tres del Municipio de Aquiles Serdán, exigieron esta mañana al INEGI que pospusiera el censo por la contingencia del Covid-19 y pidieron al organismo que les pague los 7 mil 600 pesos que figuran en el contrato – aseguran que le pagan solo 4 mil 700- y que respete los horarios.

Las tres encuestadoras citaron a los medios a las puertas de la Coordinación Estatal del INEGI en la calle Juárez casi con Pacheco y afirmaron que si bien en un principio eran más de 40 las personas inconformes, muchas de ellas desistieron, en unos casos por presuntas amenazas y en otros por la necesidad de llevar dinero a sus hogares.

Minelia Calderón lamentó que mientras el sector público y muchas empresas estaban suspendiendo actividades por la contingencia del coronavirus, las autoridades de la Coordinación Estatal del INEGI pretendían que las y los encuestadores continuaran laborando toda esta semana visitando a una media de 30 gentes a diario y sin ningún tipo de garantía sanitaria, pues afirmaron que ni fueron sometidas a análisis ni les facilitan cubrebocas ni gel.

Asimismo, denunció que les habían prometido 240 pesos diarios en concepto de viáticos y que se los redujeron a 120, así como que este concepto no figura de forma expresa en sus contratos por lo que se presta a múltiples manejos y las deja sin la oportunidad de reclamar.

De igual modo, Minelia denunció que si bien el contrato establece que el horario, tal y como empezaron laborando, sería de 8 de la mañana a 4 de la tarde, de forma unilateral las autoridades les habrían ampliado la jornada hasta las 7 de la tarde, habiendo casos de compañeras que están llegando a sus casas alrededor de las 10 de la noche cuando el seguro sólo les estaría cubriendo hasta las siete.

Por su parte, Blanca Martínez aseguró que pese a que en sus contratos figuraba que, sumando los diferentes conceptos, iban a percibir 7 mil 600 pesos quincenales, realmente tan sólo estaban cobrando del orden de los 4 mil 700, motivo por el cual ya había tenido algunos encontronazos con el titular del área administrativa.

Exigieron que se les pagara la cantidad que se les había prometido, lamentando que las autoridades no les hubieran facilitado una copia de sus contratos para poder reclamar con el documento en la mano.