Con la contingencia resurge el valor docente

1861

Opinión por: Profr. José Luis Fernández Madrid

Sin desearlo, pero dada la pandemia que afecta  a un sin número de países, las clases presenciales en todos los niveles están en un receso obligatorio, mismo que servirá, además de medida preventiva para cuidar la salud, para revalorizar la función docente.

Aunque han circulado en estos días infinidad de memes e imágenes haciendo alegoría de la situación que estamos viviendo o viviremos por motivo de la llamada cuarentena, un hecho no escapa del comentario: la titánica labor que cotidianamente llevan a cabo las y los maestros y maestras.

Con los niños, niñas, adolescentes y jóvenes en los hogares, sin duda se rescatarán los valores de convivencia familiar que tanta falta hace a nuestra sociedad y esperemos que aparejado a ello, el aprecio, la comprensión y la empatía por la lo que los docentes realizan en el aula.

Sí, existe a tono de broma el ¿Qué voy a hacer con mis hijos en casa tanto tiempo? O situaciones y preguntas similares, es aquí donde resurge la gran valía de la familia magisterial, porque en muchos casos sin las comodidades debidas, con presiones académicas y administrativas y un sin fin de carencias y deficiencias los docentes realizan sus funciones no con 2, 3, 4 o 5 niños como podemos tener en el hogar, sino con mínimo 25 y en ocasiones hasta 50 jóvenes tratándose del nivel medio básico o medio superior.

¿Cuántas veces escuchamos lamentos de padres de familia porque estas dos semanas no acudirían los alumnos a la escuela? Y es hasta cierto punto lógico, la vida particular de cada quien no se detiene, algunos     batallarán por dejar a sus hijos bajo buen resguardo debido a sus compromisos laborales aún en esta contingencia y la escuela representa el lugar perfecto para ello y sus maestros y maestras los encargados de brindarles su tranquilidad y la educación de sus vástagos.

Sirvan pues estos momentos para que la reflexión gire en torno a comprender la útil y necesaria labor desempeñada por los colectivos escolares y que los maestros y maestras sigan estando en el pedestal de prestigio, reconocimiento y valor en que desde tiempos inmemoriales se han encontrado.