El papel del SNTE y la Cuarta Transformación; Los casos nacional y Chihuahua

Por: Jesús M. S.

Por: Jesús M. S.

Ante los acontecimientos de la política educativa del Gobierno Federal, se pueden establecer algunas premisas o líneas de actuación del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, tomando en cuenta las luchas internas dentro de la organización a partir de la reaparición en el escenario sindical de la Mtra. Elba Esther Gordillo Morales.

Dentro de la historia reciente del SNTE la figura de la Mtra. Elba tiene una importancia relevante en lo que actualmente es la organización, el líder nacional anterior y el actual fueron gente muy cercana a la Maestra e incluso discípulos de ella, la historia los colocó en diferente trinchera a partir de la alianza de los alumnos de Elba con el gobierno anterior y de la maestra con AMLO, esto es, la dirigencia nacional del CEN con el PANAL como instrumento electoral y Elba Esther con una Asociación Política Nacional; derivado de este panorama ¿Qué han hecho cada uno de los dos frentes para acercarse a la cuarta transformación?

En primer término y por orden cronológico destacan las acciones del equipo gordillista, iniciado las acciones aún antes de que la Mtra. Elba saliera de su arraigo domiciliario, las cabezas principales y operadores del círculo cercano Fernando González, René Fujiwara, los ex secretarios generales del CEN del SNTE Rafael Ochoa Guzmán, Tomás Vázquez Vigil y Humberto Dávila Esquivel y en el ámbito local los ex secretarios del CES de las secciones 8 y 42, Alberto Carrillo González y Jesús Aguilar Bueno, además de algunos ex miembros de CES, principalmente de la Sección 8; la acción inicial implementada fue la conformación de una Agrupación Política Nacional de Servicios denominada “Redes Sociales Progresistas”, esto es, una asociación con apoyo a la candidatura de AMLO a la Presidencia de la República, no morenistas, que compitiera en el trabajo sindical con el SNTE, que atendiera demandas de trabajadores de la educación ante el planteamiento de la ineficacia de la organización sindical para defender a los trabajadores de la implementación de la Reforma educativa del 2013, el propósito era luchar contra el SNTE por la titularidad de la defensa de los derechos de los trabajadores; una vez que la Mtra. 

Elba queda libre de los cargos que se le imputaron, declara su posición de recuperar su posición en el sindicato y transforma su Agrupación de Servicios por una que dé origen a un nuevo partido político, ofreciendo al  nuevo gobierno su apoyo en futuras contiendas electorales (Maestros por México), lo distintivo es que no se desdeña la propuesta por parte del candidato de MORENA a la presidencia de la República, pero sin aceptar claramente el papel que desempeñarán en la elección, como ejemplo contrario AMLO acepta el apoyo de la CNTE, pero a cambio otorga por medio de su partido 40 diputaciones plurinominales para que estén dentro de poder legislativo y con una buena presencia en la toma de decisiones, del grupo de Elba Esther no hay hechos concretos (diputados) de la alianza que otorgara un poder como el que se le dio a la CNTE.

En segundo término el SNTE transita hacia la elección presidencial con una alianza a través de su instituto político (PANAL) y en el pasado reciente con el apoyo institucional para la implementación de la Reforma educativa del 2013 con el gobierno saliente, proceso electoral que les resulta adverso ya que ni siquiera logran ganar la diputación plurinominal del Prof. Juan Díaz de la Torre, Secretario General del CEN del SNTE, además de la pérdida del registro nacional del PANAL. La organización sindical tiene que preservar la estructura del partido en aquellos estados en el que conservan el registro estatal, tal es el caso de Chihuahua, esto traerá cuando menos el uso de las prerrogativas económicas que les quedan a partir de la votación obtenida y la asignación autorizada. Esto hace que quede un partido que no le interesa al grupo Elbista y tampoco al SNTE ya que es un instituto que no le interesa al gobierno de AMLO, tanto por el desprestigio provocado por las formas de la organización sindical de elegir a sus candidatos a posiciones electorales, como la alianza con el gran perdedor de la elección presidencial.

Es entonces que el SNTE plantea otra estrategia, desde los órganos de gobierno sindical se promueve la creación de un nuevo partido político que sí le guste al nuevo gobierno, entonces la solución es crear un nuevo partido pegado ideológicamente a MORENA y que elimine lo realizado con el PANAL, que sea capaz de generar una alianza con el gobierno  para incorporarse a la cuarta transformación, o sea un SNTE nuevo, descalificando la reforma educativa que promovieron y negando su relación con el PANAL, aceptando las prerrogativas que se le otorgan, con el compromiso de desaparecerlo en la próxima elección.

¿Cómo se han desarrollado estas propuestas en el estado de Chihuahua? Por un lado el grupo de la Maestra Elba Esther, cuenta con cierta estructura a partir de la creación de su Agrupación Política, uno de sus problemas es hablar de grandes cambios y democracia con actores que no ostentan credibilidad ya que son actores del SNTE, algunos de ellos resentidos y fuera de los Comités Ejecutivos Seccionales que tienen su propia historia y trayectoria personal, fueron parte de ese SNTE que hoy atacan y que cuando estuvieron dentro hicieron exactamente lo que hoy denuncian, no han logrado penetrar de manera significativa en los colectivos y lo que han hecho es promoverse a partir de los amigos y de trabajadores que participaron en algunos grupos o equipos dentro del sector, pero no incorporan actores convencidos de participar activamente en el proyecto político.

Por otro lado el SNTE ya instruyó a los líderes de las Secciones 8 y 42 para que a partir de los equipos institucionales dentro de la estructura sindical inicien con el reclutamiento de ciudadanos para generar un proceso de registro del nuevo partido, bajo las premisas de que estarán pegados a MORENA en el trabajo electoral y estarán apoyando el trabajo de AMLO con sus proyectos educativos, manifiestan el visto bueno de Presidencia de la República y aval para realizar el trabajo; en Chihuahua la Sección 8 está a cargo del proyecto, ya que la Mtra. Rosa María Hernández y Gustavo Zendejas tienen bajo su responsabilidad reclutar el mayor número posible de ciudadanos para incorporarse al nuevo partido, como prueba de la rectoría del proyecto, la Secretaria General de dicha Sección sindical nombró al responsable estatal del nuevo partido, por cierto cesado de su nombramiento docente y en litigio laboral con la autoridad educativa local, extrañamente la Sección 42 no le cuestionó dicho nombramiento a la octava, el cual fue decisión y propuesta total de la líder de la Sección que representa a los maestros federalizados. 

Los miembros de los Comités Ejecutivos Seccionales ven un panorama difícil: cómo le harán para decirles  a sus agremiados que tienen dos partidos políticos, pero que hoy los necesitan en el nuevo partido y que Nueva Alianza espere hasta el 2021; para establecer estructura electoral en las elecciones, requiere un esfuerzo muy fuerte para atender las demandas de una campaña, ni cómo imaginar trabajar en dos proyectos partidista, por cierto con el compromiso con la cuarta transformación de acabar con el PANAL.

Esta decisión sin duda afectará las relaciones de ambas secciones con el Gobierno Estatal, en el entorno político no les hará mucha gracia un partido con nexos con MORENA, caso contrario con el PANAL  que a nivel estatal es contar con el apoyo y el voto seguro en la toma de decisiones legislativas, en Chihuahua Nueva Alianza ha representado voto corporativo con el gobierno en turno, propósito diferente con la creación del nuevo partido, a menos de que en el futuro de la entidad el partido de AMLO gane la gubernatura.

Tal y como lo demuestran los hechos, Elbistas y SNTISTAS luchan por incorporarse a la cuarta transformación, colocando de nuevo al trabajador de la educación como insumo para lograr lo que cada visión persigue, lo cierto es que ambas propuestas no cuentan con el apoyo de la mayoría de los trabajadores, como está el escenario los maestros, si así lo consideran y es su decisión, pueden entrar a la cuarta transformación sin la tutela de ambos grupos del SNTE.