Reitera AMLO: los líderes magisteriales no seguirán manejando las plazas

Hopelchén, Camp. De gira por esta comunidad, el presidente Andrés Manuel López Obrador ratificó su pretensión de alcanzar un acuerdo con el magisterio para derogar la "mal llamada" reforma educativa, pero fue más allá en las consecuencias de la ausencia de consenso por las posturas de líderes sindicales. "Si se tardan mucho, voy a sacar un decreto abrogándola, en tanto se aprueba la nueva reforma".

Entre la gente, los anuncios presidenciales desataron gritos y el respaldo popular en especial cuando ofreció dejar atrás la saña con que se trató a los maestros quienes ahora podrán realizar una "capacitación voluntaria". Y lanzó una descalificación a la evaluación que se quiso hacer a los maestros: "¿Por qué no un instituto para evaluar al Presidente? ¿A los gobernadores? ¿A los senadores? ¿A los diputados?".

Era el colofón de su discurso en el cual ratificó una postura no negociable: "le digo a los maestros con toda claridad. Siempre digo lo que pienso. No van a manejar los líderes la administración de las plazas. Eso se acaba ya. Ese mercado de plazas se acabo".

En este marco, López Obrador subrayó que se recuperará el papel de las normales, cuyos egresados tendrán un trato preferencial para obtener las plazas de maestros. En todo ello, subrayó que se va a federalizar la educación como parte de la estrategia para desterrar la corrupción , "me canso ganso".

Durante su discurso reconoció que aún hay retrasos en la entrega de los programas de apoyos pero se van a normalizar, adjudicándolo a lo complejo que es empujar al "elefante reumático" que es el gobierno. Pidió unidad ante ciertas expresiones de rechazo contra el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno, apelando a la Biblia para dejar de pelear.

Hay que estar bien con el prójimo, dijo, como una vía para la felicidad. "En la Biblia se dice que no debemos maltratar al extranjero", dijo para reívindicar el trabajo coordinado con el gobernador del estado "a quien agradezco porque da la cara, me ayuda y me respalda", acotó antes de convocar a una nueva votación a mano alzada por la unidad.

En su oportunidad, Moreno recibió expresiones de desaprobación al dar la bienvenida oficial al Presidente, ante lo cual respondió que "a nosotros los gritos y los sombrerazos no nos asustan". Llamó a trabajar conjuntamente con el gobierno federal y a dejar atrás la etapa en que los programas sociales todavía tuvieran colores.

Fuente: La Jornada