La incómoda ponencia que no se pudo escuchar en el foro de Secciones 8 y 42; Maestro denuncia falta de capacidad de autoridades educativas y privilegios en promociones

Chihuahua, Chih.- El pasado viernes las Secciones 8 y 42 del SNTE llevaron a cabo de forma conjunta su Foro Educativo Estatal “Legislación para el fortalecimiento de la educación y la escuela pública”, pero en él no fueron escuchadas todas las voces. Y no nos referimos únicamente a quienes de plano no quisieron participar en este ejercicio sindical por desaveniencias con las dirigencias, sino también a maestros que presentaron su ponencia, pero que no fueron agraciados en el "sorteo" para ser de los afortunados oradores que tuvieron la oportunidad de hacer uso de la voz. Uno de ellos fue el caso del maestro juarense Leonardo Daniel Gutiérrez Olivas, quien intentó sin éxito poder exponer su particular reflexión en torno al "Derecho a la Promoción". Una ponencia incómoda para un evento en el que no se quería que nada se saliera de control. Y es que- segun se puede consultar en su muro de Facebook- , entre otras ideas, el maestro Gutiérrez Olivas pretendía aprovechar el marco para denunciar las arbitrariedades y privilegios en materia de promociones y la falta de capacidad y preparación de las autoridades educativas estatales. Y es que entre otras ideas, la ponencia en resumen señala cuestiones como que en Chihuahua "el derecho a la promoción se limita únicamente a unos cuantos privilegiados, no por sobresalir en algún aspecto de su carrera sino porque la suerte está de su lado. Un Estado donde se le da prioridad a la invención de normas ficticias sólo para demostrar quien lleva el mando, situación que atropella los objetivos de la LGSPD, dejando de lado a los más capaces y preparados, según sus mismos parámetros, métodos e instrumentos de evaluación y, como si se tratara de un juego de azar, se deja a la suerte”' la educación de la niñez chihuahuense. Más que necesitar reformas educativas o laborales, la educación en el estado de Chihuahua, necesita autoridades educativas más capaces y preparadas, los profesores ya demostramos de que estamos hechos, lamentablemente hemos quedado muy por encima de las autoridades educativas locales."

A continuación la introducción y la ponencia íntegra que el maestro Leonardo Daniel Gutiérrez Olivas no pudo leer en el Foro Estatal de las Secciones 8 y 42:

El día de ayer asistí al foro educativo estatal “Legislación para el fortalecimiento de la educación y la escuela pública”, con muchas ganas de participar como orador, envié la siguiente ponencia, sin embargo no fui seleccionado en el “sorteo”. 

Pedí, por diferentes medios y personas, junto con un grupo de compañeros subir al pódium a externar mis inquietudes en el tema “derecho a la promoción” perteneciente al eje “La revalorización docente”, obteniendo varias negativas. 

Con el afán de que mis letras no resulten vanas y no se conviertan solo en un desecho de mis pensamientos me doy a la tarea de externarlas por este medio. De ante mano agradezco se den el tiempo de leerme sobre todo mis amigos magisteriales.

Cd. Juárez, Chihuahua 21 de marzo de 2019

PARA GRANDES PROFESORES; LEYES Y AUTORIDADES GRANDES

RESUMEN:

Descripción de un entorno magisterial en donde el derecho a la promoción se limita únicamente a unos cuantos privilegiados, no por sobresalir en algún aspecto de su carrera sino porque la suerte está de su lado. Un Estado donde se le da prioridad a la invención de normas ficticias sólo para demostrar quien lleva el mando, situación que atropella los objetivos de la LGSPD, dejando de lado a los más capaces y preparados, según sus mismos parámetros, métodos e instrumentos de evaluación y, como si se tratara de un juego de azar, se deja “a la suerte” la educación de la niñez chihuahuense. Más que necesitar reformas educativas o laborales, la educación en el estado de Chihuahua, necesita autoridades educativas más capaces y preparadas, los profesores ya demostramos de que estamos hechos, lamentablemente hemos quedado muy por encima de las autoridades educativas locales.

PARA GRANDES PROFESORES; LEYES Y AUTORIDADES GRANDES

La Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD) en sus capítulos IV, V, VI, dictamina la forma en que los trabajadores de la educación pueden acceder a alguna de las diferentes formas de promoción, desde cambio de función, incentivos salariales, hasta incremento de horas base, todas por medio de evaluaciones cuyo objetivo pareciera, que lejos de medir los conocimientos, habilidades y aptitudes de los docentes, tratara de probar su resistencia física, psicológica y emocional. 

En especial el estado de Chihuahua, se ha encargado de fungir como frenillo para el desarrollo profesional de los profesores que sirven a la educación después de la famosa LGSPD, inventando normas y atropellando artículos de la mencionada ley, en prejuicio de los recientes integrantes de las filas educacionales, siendo autores y promotores de irregularidades en los procesos de Ingreso y todo tipo de promociones. 

En el ingreso, por citar un ejemplo, las personas que quedan en los primeros lugares en prelación han resultado los más afectados, al ofrecerles plazas base de menor número de horas y en diferentes puntos del estado, incluyendo comunidades rurales de difícil acceso, mientras que a prelados de número inferior se les otorgan plazas de mayor carga horaria y en las principales urbes del Estado. A pesar de haber obtenido un resultado inferior, quienes quedaron prelados en medio o al final de las listas tienen una gama más amplia de opciones para poder elegir donde trabajar, obteniendo la oportunidad de participar en los concursos de promoción de los años siguientes por cumplir el requisito de las 19 horas base y el día de hoy desempeñan funciones de Dirección, Subdirección y Supervisión gracias a ello. 

En la promoción en la función, Chihuahua ha negado hacer efectivo el artículo 43 de LGSPD, mismo que avala el hecho de que a la fecha, varios de nosotros debiéramos haber obtenido horas adicionales dado el crecimiento natural en los centros de trabajo y nivel de desempeño como “idóneo A” en la evaluación de ingreso. 

En la promoción en la función por medio de la evaluación del desempeño, solicitamos, en varias ocasiones se hiciera valido el artículo 52 de la LGSPD y nos propusimos para ser evaluados mediante la misma. Las autoridades educativas locales, de nueva cuenta nos negaron el derecho. El artículo antes mencionado dicta que podemos incrementar el número de horas base, o podemos ser acreedores a incentivos económicos si obtenemos resultados sobresalientes en un cuarto tipo de evaluación “la evaluación de desempeño”. Misma que nunca nos dejaron presentar argumentando que tienen que pasar 4 años después del periodo de inducción, sumando así 6 años desde el ingreso para poder incrementar, cuando el Art 52 únicamente menciona que dicha evaluación se puede presentar únicamente cada 4 años y no 6 como lo sostuvieron las autoridades educativas locales. 

En este momento la generación del 2014 cuenta con cinco años de servicio, por lo que personas con menor antigüedad, pueden participar en diferentes promociones, mientras que a varios de nosotros nos discrimina el hecho de contar con menos de 19 horas base, debido a lo antes mencionado y al proceso arbitrario en la asignación de plazas. 

De igual forma quedamos fuera de la promoción a cargos de Dirección y supervisión si por alguna razón utilizamos algún derecho como una licencia sin goce de sueldo o licencia médica, como si eso disminuyera nuestras capacidades y nuestro derecho al crecimiento profesional, nuevamente SPD Chihuahua y Secretaria de Educación y Deporte del Estado violan nuestros derechos laborales, beneficiando a algunos y perjudicando al resto. 

Tal parece que hemos sido castigados por obtener buenos resultados. ¿Dónde queda la igualdad de condiciones y la equidad en las evaluaciones? Se supone que quienes debieran ocupar los puestos administrativos y docentes debían de ser las personas más preparadas, según los métodos, parámetros e indicadores en las evaluaciones antes mencionadas, sin embargo, en el estado de Chihuahua sucede todo lo contrario, las personas con mejores resultados nos hemos quedado rezagados gracias a situaciones como las que mencioné anteriormente. ¿Dónde queda la efectividad y el objetivo de mejorar la educación de México, sobre lo que tanto se alardeo al cimentar la LGSPD? 

Pidiendo de antemano una disculpa por la informalidad de mis palabras, sin embargo considero que la ocasión lo amerita, aseguro que nos sentimos “los conejillos de Indias” de la LGSPD, ni siquiera los organismos que aplican y regulan los métodos e instrumentos de evaluación y que llevan nuestros casos tienen claridad de cómo tratarlos, a quienes les hace falta prepararse y evaluarse es a ellos, nosotros ya les dimos excelentes resultados. 

Con todo lo anterior puedo concluir que por más leyes y reformas que se modifiquen a favor de la educación en México, si las autoridades educativas no están listas o preparadas para desempeñar una función de esta talla no vamos a lograr algún cambio significativo a favor de la niñez y el magisterio del país. 

Es necesario hacer énfasis en que los profesores de Chihuahua estamos entre los mejor evaluados del país, cumplimos y rebasamos las expectativas de quien dicta y aplica la LGSPD, somos los más hábiles, eruditos y preparados en nuestro ramo y gracias a ello hemos sido castigados, por un estado al que le hemos quedado grandes, estamos muy por encima de sus normas, de sus parámetros, métodos e indicadores, a resumidas cuentas, el magisterio chihuahuense necesita autoridades educativas y organismos que regulen nuestras funciones que estén a nuestro nivel, los que tenemos no nos llegan a los talones. PARA PROFESORES GRANDES, DEBEMOS EXIGIR LEYES Y AUTORIDADES GRANDES.

Lic. Leonardo Daniel Gutiérrez Olivas