Sobre Venezuela

Por: Rosalío Morales Vargas

Por. Rosalío Morales Vargas

De nueva cuenta los tambores de guerra dejan oir sus fúnebres cantos. Una amenaza de intervención armada se precipita sobre Venezuela. El hermano pueblo de la nación caribeña es hoy blanco de todas las iras del gobierno de los Estados Unidos y sus lacayos, que a toda costa ansían apoderarse de las riquezas naturales del suelo y subsuelo venezolano y destruir el proceso libertario de la Rev. Bolivariana.

La rapacidad del imperialismo no conoce límites ni políticos ni éticos: lo mismo propicia golpes parlamentarios y judiciales que azuza el fundamentalismo de la derecha reaccionaria, apoya y entroniza a sátrapas fantoches, se disfraza con ropajes de hipócrita humanitarismo, realiza bloqueos económicos, promueve el divisionismo en nuestros países, recurre al engaño y la mentira a través de los medios masivos de comunicación, vocifera imprecaciones golpistas;   y si todo esto no le es suficiente para doblegar a los pueblos, no vacila en acudir al injerencismo bélico.

Así ha sido a través de la historia de Nuestra América; del Bravo a la Patagonia, de las Antillas a la Tierra del Fuego, este territorio irredento atestigua los horrores de una política de ruindad, despojo, rapiña y pillaje. Cualquier pueblo que quiera sacudirse el yugo del capital, ejercer su soberanía nacional y popular y emprender un camino independiente y autónomo, ha sido víctima de los desplantes y acciones criminales de las cañoneras del imperio. 

Ante la perspectiva ominosa de una intervención armada en Venezuela, no podemos invocar a la apatía ni esgrimir una neutralidad interesada. Desde la trinchera del magisterio democrático de Chihuahua nos solidarizamos con el pueblo y el gobierno legítimo de Venezuela, exigimos el cese a la intromisión del gobierno estadounidense en sus asuntos internos, nos pronunciamos por la solución pacífica de los conflictos y diferendos, rechazamos la manipulación mediática, así como la posibilidad de un atizamiento desde el exterior a la controversia política venezolana.

Reconocemos que las demostraciones y las luchas solidarias educan a los pueblos, pulen su voluntad, aguzan su inteligencia, descubren sus potencialidades y desbrozan la senda de la liberación. La lucha de Venezuela es la lucha de América Latina y las naciones oprimidas del mundo.

¡ MANOS FUERA DE VENEZUELA !

¡ ALTO AL INJERENCISMO YANQUI !

¡ POR LA UNIDAD DE LA PATRIA GRANDE!

¡ HASTA LA VICTORIA SIEMPRE !

RESISSSTE/CNTE DEL ESTADO DE CHIHUAHUA