Explotan maestros; Exigen explicaciones a Sección 42 ante "tibieza" por Tiempo Completo Mixto y ésta achaca a Carlos González la ruptura de acuerdos alcanzados; ¡¿Y ahora qué toca?!, recriminan

Chihuahua, Chih.- Ante la falta de información sobre la situación del reconocimiento de la plaza de Tiempo Completo Mixto o Clave L, tras anuncios verbales de acuerdos y posteriores desmentidos, un numeroso grupo que terminó siendo de alrededor de 200 maestros del subsistema estatal se presentó esta tarde en las oficinas de la Sección 42 del SNTE para pedir explicaciones a sus responsables sindicales. Fueron atendidos por varios integrantes del Comité Ejecutivo Seccional, entre los que no estaba el secretario general Ever Avitia Estrada, pero sí otros miembros de peso, quienes les detallaron lo sucedido desde la entrada en vigor de la Reforma Educativa, el paro indefinido y los acuerdos y minutas pactados con el ex secretario de Educación y Deporte, Pablo Cuarón, pero tumbados por Carlos González Herrera a su llegada a la titularidad de la SEyD alegando un presunto impedimento legal y fiscal, haciendo pasar el TCM por una promoción cuando se trata de una plaza. Los maestros explotaron al señalar que todo eso ya lo habían escuchado y lo sabían y que hoy habían acuddo a escuchar, ante este panorama, qué proseguía para que hacer valer su derecho, tanto para los 1.176 que ya cumplieron los 20 años de servicio con titulación antes del 31 de agosto de 2014, los que lo hicieron después y también para los que aún ahora están estudiando, puesto que, reclamaron, el sindicato siempre les dijo que este derecho y la expectativa d esta plaza seguía vigente más allá de la Ley General del Servicio Profesional Docente. Los maestros reclamaron a la  Sección 42 que su líder Ever Avitia no hubiera estado presente, la falta de información sobre el proceso pasado el paro en el cual estuvieron al lado de su  sindicato incondicionalmente y una sensación de falta de representantes que los había obligado, en mucho de los casos, a buscar abogados por su cuenta y gasto -cuando pagan rigurosamente su cuota sindical- ante el temor de que el tiempo legal para exigir su derecho expire.  

Convocados por un grupo de maestras que solicitó la atención de los representantes sindicales, un importante grupo de maestros se dio cita en las oficinas de la Deza y Ulloa donde fueron atendidos, amontonados en la Casa del Maestro, algunos hasta en la puerta porque el auditorio había sido reservado con anterioridad, por el secretario de Organización, Marco de la Cruz, el secretario de Comunicación, Juan Carlos Terrazas, la secretaria de Asuntos Profesionales, Martha Ramírez, la titular del Jurídico, Martha Contreras (estos tres integrantes de la mesa de negociación designada tras el paro), el titular de la Secretaría Técnica, Gabriel Faudoa, el titular del Sinadep y encargado de la Secretaría de Organización, Rubén López Pasos, el secretario de Finanzas, Guillermo Ontiveros, habiendo también otros miembros entre el público. 

Los maestros empezaron tomando la palabra para señalar a sus representantes sindicales que ante la falta de información, anuncios y posteriores desmentidos tanto por la parte oficial de la SEyD como de la propia Sección 42, exigían conocer el estado del proceso para el reconocimietno y pago de la plaza de Tiempo Completo Mixto o Clave L y L Plus, pues un día se da a conocer que hay aucerdo y al día siguiente salen desde la SEyD a desmentirlo. 

Los inconformes echaron en cara a los miembros del comité que los acogieran en la Casa del Maestro, muchos de ellos parados y algunos en la calle, así como que después de lo comprometido en la última reunión del pasado diciembre el secretario general Ever Avitia no estuviera presente y no les diera la cara, agradeciendo a los miembros del comité que siempre los terminaban atendiendo porque eran "ahora sí los de los chingadazos". 

Tras la introducción a cargo de Marco de la Cruz, fue Juan Carlos Terrazas quien hizo uso de la voz con la intención de poner sobre la mesa todo el contexto desde la entrada en vigor de la Reforma Educativa de 2013, las consecuencias por decisiones unilaterales de la autoridad como el mal impacto del incremento y la eliminación de los 3/4 de Tiempo, cuestione que en su momento sí lograron revertir,... así hasta llegar al "paro indefinido" mantenido durante 11 días en abril de 2018, con la Clave L como principal exigencia. Terrazas empezó a enumerar los logros conseguidos tras esa movilización para sacar otros pendientes beneficiando a cientos de maestros.

Los maestros explotaron y le pidieroon acabar con su enumeración pues enfatizaron que todo eso ya lo sabían por los comunicados de la Sección 42 y otras veces por los medios de comunicación y que hoy iban con una exigencia muy concreta, saber en qué situación la demanda de pago de la Clave L. 

Terrazas afirmó que tras el paro y la famosa mesa nacional se llegó a un acuerdo con gobierno del estado que se plasmó en una minuta a falta de firmas, recordó que Pablo Cuarón incluso declaró verbalmente que ya había acuerdo y que incluso se había fijado la fecha del 9 de noviembre para firmar la minuta que daba garantías para el pago del Tiempo Completo Mixto titulado a 1,176 maestros que cumplían los requisitos de los 20 años hasta el 31 de agosto de 2014 y ponía las condiciones para los que alcanzaban esa antigüedad hasta el 31 de mayo de 2015. 

Pero aseguró que si la estrategia consecuencia del paro no había surtido efectos había sido debido al cambio de titular en la SEyD y la llegada del actual secretario de Educación y Deporte, el Doctor Carlos González Herrera, quien si bien nada más llegar aseguró que el tema seguíría el curso establecido, días después echaba por tierra las esperanzas de cientos, miles de maestros al señalar que no se reconocería y pagaría la Clave L haciendo alusión a un supuesto impedimento legal de la LGSPD y de la Ley de Coordinación Fiscal, postura en la que se enrocó cerrando la puerta a cualquuier expectativa. 

Esto pese a que Terrazas afirmó que hasta en dos ocasiones más después de la mesa nacional la Sección 42 fue a la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente y allí en México les reiteraron que no había motivo alguno por el cual el Estado de Chihuahua no debiera pagar a los maestros esta plaza, aclarando que no era ni una promoción ni una prestación. No obstante, la nueva negativa expresada por Carlos González este martes en un programa radiofónico y el haber transcurrido 10 meses del paro -cuando Ever Avitia por aquel entonces dijo que en siete días habría una solución- hicieron que los maestros solicitaran esta reunión con los ánimos bien caldeados. 

Llegados a este punto, los maestros cortaron a los representantes sindicales y les reclamaron que todo eso ya lo sabían y que hoy habían acudido para saber qué sigue porque ni con el paro ni con otras medidas habían conseguido hacer su derechos y expectativas de derechos y el sindicato parecía quedarse callado cada vez que el secretario de Educación en turno salía a declarar pisoteando sus derechos. 

Le reprocharon a la Sección 42 su  falta de empatía y el no haber respondido a sus agremiados y su base como miles y miles de trabajadores del subsistema estatal lo hicieron incondicionalmente durante los 11 días que duró el paro abandonando sin dudarlo los salones, sus casas y a sus familias, día y noche, recriminando a Ever Avitia que no fuera tan siquiera para haber sido él quien aquella noche de viernes apareciera para levantar el paro. 

De igual modo, recriminaron a su sindicato que los hubiera obligado en algunos casos a contratar abogados por lo particular y gastar de sus bolsas para luchar legalmente por un derecho que le corresponde y se ganaron, porque consideran que su sindicato no los está representando y eso que puntualmente se les descuenta vía nómina la cuota sindical. 

Es por ello que exigieron a sus representantes qué tocaba hacer para hacer valer su derecho, que si el sindicato no los iba a acompañar estaban dispuestos a luchar por su cuenta. Llegados a este punto, los molestos docentes aseguraron que no eran "disidentes" como muchas veces los querían hacer ver sus dirigentes, sino que sólo defendían lo que les tocaba no sólo a los que ya habían cumplido los 20 años de servicio titulado antes de la Reforma sino incluso a los que ahora estaban estudiando.

Marco de la Cruz afirmó que no podían romper negociaciones con las autoridades educativas porque ello significaría dejar fuera a los compañeros que tendrían derecho a gozar de esa misma plaza con fecha posterior y que se debía pensar en lo mejor para todos. 

No obstante, los maestros le dijeron que los derechos y en concreto el de esta plaza, no se negocian, sino que se hacen valer.