Por aspiraciones políticas y egos personales, Duarte y Marcelo siguieron dando recursos al SNTE y al magisterio saltándose la Reforma Educativa: Testigo ¿Origen de falsas expectativas?

Chihuahua, Chih.- De la declaración del testigo protegido FAC18-50 -del que se sabe que ocupaba un alto cargo en la Secretaría de Hacienda- en la causa penal 20/2019 contra el ex secretario de Educación, Cultura y Deporte, Marcelo G. T., se desprende que las aspiraciones políticas de éste y el ex gobernador César Duarte Jáquez estarían detrás del pago de ciertas ayudas a los sindicatos de la Sección 8 y la Sección 42 del SNTE y apoyos y prestaciones al gremio magisterial más allá de su prescripción legal en 2014 con la entrada en vigor de la Reforma Educativa - acción con la cual los implicados habrían contribuido a generar una falsa expectativa de la vigencia y continuidad de prestaciones previas a la reforma-.

El testigo refirió que con la Reforma Educativa se cerraba la puerta a la doble negociación con el SNTE ya que los acuerdos solamente se realizarían mediante una minuta nacional y los estados ya no estaban obligados a mantener negociaciones con las secciones sindicales, pese a lo cual advirtió que "aún así se siguieron entregando recursos a los sindicatos". 

Apuntó FAC18-50 que estos recursos eran destinados a atender "cuestiones no necesarias para el magisterio", no en base a los lineamientos a la Reforma Educativa, enfatizando que las minutas que se firmaban a partir de 2013 no tenían ninguna validez, lo cual incluiría la firmada por Gobierno del Estado y la Sección 42 en septiembre de 2013 con la pretensión de hacer creer a la base del subsistema estatal de que sus prestaciones seguían vigentes por encima de las disposiciones de la Reforma Educativa.

Pese a esta nueva realidad y normativa legal, el testigo denunció que "muchos de estos apoyos se continuaron dando sin justificación legal alguna", así como que estos no eran para aplicarse a los conceptos referidos, sino para seguir manteniendo fuera de la ley pagos previos a la Reforma y para beneficio de Alejandro Villarreal, de lo cual afirmó que era consciente y estaba enterado Marcelo G. T..

La óptica compartida -según el testigo protegido- por César Duarte y Marcelo G. T. de que con la liberación de estos recursos mantendrían animados a los líderes sindicales y les permitiría "comprar" el apoyo del magisterio a sus aspiraciones políticas, las erogaciones se siguieron dando hasta apenas un mes antes del final de la administración estatal en octubre de 2016. 
 
Cada quien por su lado, Duarte y Marcelo, pensaban en su futuro particular, ya que cada uno se auto otorgaba el apoyo del magisterio en sus aspiraciones futuras. Tanto es así que si bien el ex titular de la SECyD presumía abiertamente contar con el apoyo de la base magisterial, César Duarte le decía al testigo que Marcelo tenía una "falsa apreciación", que el apoyo que pensaba tener se esfumaría tan pronto saliera de la Secretaría de Educación, Cultura y Deporte y que era él quien tenía el apoyo comprado del magisterio.