Toma Corral protesta a nueva mesa directiva del Colegio de Notarios encabezada por Antonio Suárez Estrada; Cierran filas ante posibles intentos centralizadores de actividad registral y notarial

Chihuahua, Chih.- El gobernador Javier Corral Jurado, el secretario general de gobierno, César Jáuregui Robles, la secretaria de Trabajo y Previsión Social, Ana Luisa Herrera Laso, y el director del Registro Público de la Propiedad y el Notariado, Daniel Olivas Gutiérrez, encabezaron esta tarde la toma de protesta del nuevo Consejo Directivo Estatal del Colegio de Notarios de Chihuahua para el periodo 2019- 2020, el cual estará presidido por Antonio Suárez Estrada. Durante el evento, notarios y Gobierno del Estado cerraron filas para preservar la competencia estatal en materia registral y notarial en caso de algún intento centralizador del nuevo Gobierno Federal. 

Javier Corral fue el encargado de tomar protesta a los nuevos integrantes del Comité Directivo Estatal para los próximos dos años, el cual estará encabezado por Antonio Suárez Estrada, quien en su primer discurso en el cargo manifestó "asumo con todo orgullo y responsabilidad" el nuevo encargo, destacando el trabajo de quienes le precedieron en esta posición y precisando que no se refería únicamente a sus antecesores más inmediatos.
 
Trasladó al gobernador constitucional que podía estar tranquilo de que el "ejercicio de la fe pública está en buenas manos", siendo el notariado chihuahuense un gremio que labora con mucho recelo, profesionalismo y siempre está en constante profesionalización y actualización. 
 
Suárez Estrada hizo hincapié en el hecho de que su llegada a la presidencia se había dado en unidad, aprovechando para solicitar al resto de integrantes del gremio a a cerrar filas, pese a la disparidad de criterios existente, y pensar que todos desempeñaban la misma función. "El compañerismo es la clave de la unidad y la unidad nos dará fortaleza", apuntó. 

El nuevo presidente de los notarios chihuahuenses hizo alusión a la forma en que todos los ámbitos de la vida, y la actividad notarial no era la excepción, se habían modernizado y las tecnologías habían sobrepasado todas las expectativas, conviniendo que el gremio debía seguir su apuesta por este camino. 

Antonio Suárez trasladó al gobernador el apoyo del notariado en la defensa de los intereses del estado ante los intentos centralizadores por parte del nuevo Gobierno Federal de diversas cuestiones y ámbitos que ellos estaban convencidos que debían seguir correspondiendo a la esfera estatal, advirtiendo de un presunto intento de centralizar la rectoría en materia civil, mercantil, inmobiliaria, empresarial,...

No dejó pasar la ocasión para solicitar al titular del Ejecutivo que permitiera al gremio hacer valer su papel como asesores y especialmente poder participar en todas las situaciones, avances o reformas legislativas que se promuevan y tengan que ver con su función.

Tras la toma de protesta y el mensaje del nuevo presidente, el gobernador y Antonio Suárez hicieron entrega de un presente al presidente saliente, Guillermo Ramírez Bolívar, del cual momentos más tarde Javier Corral destacaba el impulso que había dado al gremio y la voluntad de colaboración que siempre había tenido con el gobierno, señalando que tras lo escuchado no albergaban ninguna duda que de Suárez iba a estar a la altura, pues conocían de su calidad humana y profesional.

Corral consideró "muy interesante" el poder materializar uno de los propósitos del nuevo presidente, como sería el de dotar al gremio notarial de un código de ética o código deontológico, que los situaría a la cabeza y a la vanguardia por ser el único comité estatal en contar con una autorregulación en un tema como éste.

Recordó que él ya había sostenido que desde hacía tiempo sentía una especial predilección y afecto por la actividad notarial, al considerar que conjuga dos valores muy importante en lo que se llama el estado de derecho - el cual recordó que era uno de los principales objetivos de su gobierno- como son la seguridad y la certeza jurídica. 

Aseveró que la gran ventaja que tenía Chihuahua en este gremio respecto a otros estados era el hecho de que contaba profesionales del derecho notarial de altísimo nivel, que tienen compromiso con el servicio público y que siempre se han desempeñado con honorabilidad.

Cerró filas con los notarios chihuahuenses de unir fuerzas ante cualquier ataque de la nueva Ley General del Notariado contra las atribuciones estatales existentes en éste ámbito, si bien aludió que tras haber leído el proyecto la propuesta federal tenía entre sus propósitos acabar una de las principales deficiencias como son las intromisiones y las concesiones arbitraria de poderes notariales por parte de los gobernadores en turno a amigos, familiares y compadres. 

Afirmó que ese saco no le cabía a Chihuahua, puesto que afirmó que al menos durante su mandato todo se regulaba bajo estrictos y transparentes concursos y las patentes notariales -las cuales consideró que debían seguir siendo competencia estatal- se concedían sin ningún tipo de sospecha. De hecho, informó que recientemente había procedido al nombramiento de tres notarios en Madera, Villa Ahumada y Guerrero. 

El gobernador Corral señaló que como Ejecutivo contaban con un proyecto de Ley Estatal del Notariado, respecto del cual la opinión del gremio aseguró que erea fundamental, para reconocer las realidades del siglo XXI y la necesidad de asunción de la nueva tecnología, que entre otras cuestiones contribuiría a reducir los tiempos y los costos de las actividades notariales.

Una legislación que calificó de "avanzada" como afirmó que fue la que siendo diputado estatal promovió en 1994 para modernizar y dar certeza a la actividad notarial.