Captores golpearon a Juan Knelssen y lo ingresaron en centro de rehabilitación de Delicias donde lo mantuvieron incomunicado; Personal supo de su búsqueda y lo reportó

Chihuahua, Chih.- Después de que ayer se manejara con un gran hermetismo la forma en la que se había localizado a salvo y en buenas condiciones al menonita Johan Knelssen, conocido por sus amigos como Juan, tras ser levantado el lunes por hombres armados en el Campo 106 de Cuauhtémoc, el activista y defensor derechohumanista Gabino Gómez, sin revelar la identidad o pertenencia de los secuestradores, reveló que tras “pasearlo” por horas a bordo de un vehículo, golpearlo en reiteradas ocasiones y no decirle en ningún momento a qué se debía su secuestro, Knelssen fue ingresado por sus captores en un centro de rehabilitación de la ciudad de Delicias. Tras aclarar que éste no es adicto a ninguna sustancia y que todo obedecería a un intento por retenerlo privado de la libertad (extraoficialmente se comenta que quien formalizó el ingreso se habría hecho pasar por familiar y habría declarado que Juan padecía de sus facultades mentales para que el personal no hiciera caso a lo que les pudiera decir). Tras conocer la noticia de su secuestro el mismo personal del centro de rehabilitación habría alertado a las autoridades sobre la presencia de su reciente usuario.

Gabino Gómez explicó que después de que subieron a Juan Knelssen al carro, “por varias horas lo traían circulando y lo golpeaban, cuando el pregunta que sí que pasaba, con golpes y palabras altisonantes le exigían que se callara, nunca le dijeron por qué lo levantarón”.

“Después alcanza a ver qué se abre un portón, el carro ingresa y me dice ‘pensé que ya me llevó la chingada, aquí me van a chingar’, lo bajaron y se da cuenta que está en un centro de rehabilitación en Cd.  Delicias, Chihuahua”, agregó.

Gabino hizo énfasis en que Juan no es adicto ni al alcohol ni a drogas, y prosiguió relatando que “lo mantuvieron secuestrado y sentado sin moverse, no le permitieron comunicarse,…”.

“… solo cuando los encargados del lugar se dieron cuenta que se le estaba buscando por secuestro, le permitieron hablar con su familia, luego la policía lo rescata y ya declaró”, concluyó en torno al relato de los hechos, sin entrar en mayores detalles por temas de seguridad y no poner en riesgo la vida de Knelssen.

El defensor derechohumanista manifestó que ahora es importante que se investigue y se dé con los responsables del secuestro de Juan y se conozca la conexión con quienes lo mantuvieron retenido. Ante la naturaleza de lo ocurrido hizo un exhorto a brindar seguridad a Juan y su familia.