Vive entre el llanto, la pobreza, la discapacidad, las amenazas y el olvido; CCIDH y despacho jurídico la ayudarán

Chihuahua, Chih.- Entre el llanto, la pobreza y el olvido. Así es como vive la señora Lore a las faldas de la periferia de la colonia Cerro de la Cruz. A un año de haber perdido su pierna derecha, cargar con la pena y el dolor del fallecimiento de su hijo a causa de un derrame cerebral, hijo que sustentaba su alimentación y cuidados necesarios; actualmente se mantiene en el olvido por sus otros dos hijos. Lorena sobrevive ante una situación prácticamente inhumana, situación en la que cada día se encuentran más personas debido a la condición de adulto mayor.

Su casa, una especie de cárcel como ella lo denomina, sin accesibilidad, en un hoyo sin entrada ni salida se ha convertido en su principal prisión. Un techo de madera, cables de luz pelones, el suministro de agua cortado por un adeudo que no puede liquidar y un acuerdo que la junta municipal de aguas no respetó son algunas de las cargas que Lorena padece. Sobrevive con una pensión de $1500 pesos al mes, pensión que está sometida a un descuento por un préstamo agiotista que en el que se le rebajan al mes $1125 pesos como abono de intereses, de los cuales, sólo se descuentan $125 pesos, por lo tanto $1000 pesos se van a los intereses de dicha sucursal. Sobrevive con $400 pesos mensuales para comer, para pagar el agua, pagar la luz, pero son insuficientes.

Un refrigerador vacío, sin comida. Un baño al exterior de su vivienda que no se usa porque no hay accesibilidad para una mujer mayor en sillas de ruedas. Una estufa de gas que explota cuando la prende. Una puerta sin cerraduras, sin mica y ventanas sin vidrios.

Amenazas constantes por un joven de 15 años y su padre que surgieron a partir de un contrato de compra-venta de un carro que Lorena les vendió y del cual hasta ahora sólo ha recibido $3000 mil pesos, e invariables alertas sobre el peligro que corre su vida. - Te vamos a matar y no te vamos a pagar el carro, amenazan diciéndole estas personas que de una u otra manera robaron su carro. Algo que impresiona de Lorena, son sus ganas de salir adelante. Aunque la mayor parte del mes vive sin llevar un bocado a su boca, se las ingenia para hacer comida, improvisa como lavar su ropa, e ir al baño.

Aun cuando Lorena se encuentra en una extrema situación de vulnerabilidad, los ángeles del CCIDH y el equipo del Despacho Jurídico Villa-Lujan y Asociados, han llegado para ayudar a Lorena a salir de esta situación mediante el programa “Ángel Guardián” un programa de solidaridad para adultos mayores que se encuentran en un estado crítico de abandono. Desde el CCIDH le otorgan asesoría jurídica, atención médica y mejora de vivienda.

A este caso y otros más, le estará dando seguimiento el CCIDH (Centro de Crecimiento Integral y Derechos Humanos) Coordinado por el Licenciado Hiram  González Cruz, su equipo de trabajo especializado: el Antropólogo Rodrigo Carrasco, el Ingeniero Jorge Orquiz y el equipo del Despacho Jurídico Villa-Lujan y Asociados: Lic. Edgar Montes Villa, Lic. Enrique Lujan y  Lic. Samuel Eduardo Gutiérrez.