La Gordillo y Maestros por México A.C.

Por: RESISSSTE

 

 

Por: RESISSSTE

El SNTE, desde su aparición hasta nuestros días, se ha caracterizado por ser un aparato de control político para servir al gobierno en turno mas no para defender los derechos de los trabajadores y mucho menos para democratizar el país; legitima las políticas de Estado, somete, controla y sus dirigentes se enriquecen con las cuotas económicas de los trabajadores y de las jugosas ganancias que les genera el servir a sus amos; Jonguitud Barrios, Gordillo Morales y el títere de Díaz De la Torre junto con la gran mayoría de los secretarios generales de las secciones sindicales del país son muestra clara de la podredumbre sindical que sofoca la democracia e impide transformaciones profundas al interior del sindicato.

Hoy ante el escenario generado por el pasado proceso electoral, donde miles de maestros acudieron a las urnas para otorgar el voto de castigo al régimen neoliberal encabezado por el PRI , el PAN y todos sus paleros (Nueva Alianza, PRD), mismos que irresponsable-mente aprobaron la Reforma a la Ley del ISSSTE que representó un duro golpe a la seguridad social de los trabajadores y una “Reforma Educativa” que canceló derechos laborales, la cual encaminó a la Escuela Pública hacia la privatización y que por cierto, los dirigentes sindicales aplaudieron, promovieron y avalaron el gran atraco a sus agremiados, argumentando que las “reformas mejorarían la educación y la vida de los docentes”; el nuevo escenario genera esperanzas en el magisterio para revertir las reformas privatizadoras pero esto no se logrará si no somos capaces de organizarnos y coordinarnos con otros sectores en lucha.

En esta etapa de posibles transformaciones, los judas del magisterio se frotan las manos para incrustarse en el nuevo gobierno, se alistan para besarle los pies a los nuevos amos y tener la venia para apoderarse del control sindical. En plena campaña electoral, la estructura de Elba Esther Gordillo operó a favor de Andrés Manuel López Obrador a través de las Redes Sociales Progresistas y también por conducto de Maestros por México A.C. ambas integradas por ex secretarios generales del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE y ex se-cretarios generales de diversas secciones sindicales, es decir, los mismos charros que durante años le pusieron la bota en el cuello al magisterio nacional.

Para la integración de Maestros por México A.C., solicitaron a los maestros credencial de elector y el llenado de un formato de pertenencia ¿será que los vivales intentan formar otro partido tal y como lo hizo la Gordillo con Nueva Alianza? o ¿intentarán formar otro sindicato y exigir la toma de nota con los documentos que firmaron los docentes?

No nos engañemos compañeros, Redes Sociales Progresistas y Maestros por México A.C. son los mismos lobos de siempre con piel de cordero, que liderados por la Gordillo, intentan tomar las riendas del SNTE para seguir manteniendo el control político sobre los trabajadores de la educación; por más que disfracen su discurso, sus hechos y actitudes los ubican al lado de los enemigos de los trabajadores.

¿Alguna vez los vieron manifestarse o pronunciarse contra la Reforma Educativa cuando miles de docentes en el país marchábamos en las calles para denunciar la agresión y el atraco?, ¿Alguna vez los vieron asumir una actitud crítica ante los agravios de la Ley del ISSSTE?, ¡lo que hicieron los señores fue aplaudir a sus amos! ¡Guardaron silencio!, fueron cómplices de la agresión al magisterio.

Muchos compañeros de base que se integraron a esta estructura servil por desconocimiento, por sus deseos de cambio, por su simpatía con López Obrador y/o de buena fe; hoy se han desencantado al ver como aplaudieron la liberación de Elba Esther Gordillo, que por cierto, cuando la encarceló Peña Nieto agacharon la cabeza y se disciplinaron a las órdenes de Juan Díaz De la Torre.

Vivimos un momento coyuntural para avanzar en el rescate y la democratización del sindicato, esta acción debe de surgir desde las bases mismas, desde el aula, la escuela, la delegación sindical; la tarea es impostergable y hay que asumirla con mucha responsabilidad y convicción.

La embestida a los docentes inconformes ha sido brutal, ante el descontento y la movilización política, el régimen ha respondido con represión, encarcelamientos, despojo y muerte; la resistencia en el país no se ha detenido.

Que nos quede claro compañeros: Ni Juan Díaz De la Torre, ni la Gordillo con su estructura servil de Redes Sociales Progresistas y Maestros por México A.C., auguran un cambio en el SNTE.