Regreso de Elba Esther sería penosa falta de memoria histórica, no hay que buscar culpables en el magisterio sino en la connivencia entre cúpulas de gobiernos y sindicato: Hugo Casanova

Chihuahua, Chih.- Durante su participación junto a Manuel Gil Antón y Jesús Adolfo Trujillo Holguín en la mesa panel “La política educativa de cara al nuevo sexenio ¿Qué reformar a la reforma constitucional de 2013?” del IV Congreso Internacional de Investigación Educativa del Rediech, Hugo Casanova Cardiel lamentó que la educación mexicana siempre haya sido tratada como un botín político en las negociaciones de las cúpulas gubernamentales y sindicales. En este punto y en un tema de rabiosa actualidad, no dejó pasar la ocasión para externar su preocupación por una posible vuelta de la maestra Elba Esther Gordillo, a quien definió como una “experta en corromper y dejarse corromper” a la dirigencia nacional del SNTE, pidiendo al magisterio tener memoria histórica.  

“En este país tenemos un gobierno que se ocupa permanentemente de decirnos lo que debemos pensar y en materia de educación nos llevaron de la mano, cuando yo hablaba hace un rato de cómo se construyó la agenda, de la idea de “De Panzazo”, del descrédito al profesorado mexicano, de la idea de una educación caótica, fueron incubando una serie de ideas que hoy por hoy cuando uno habla con la gente por la calle las escucha de manera muy peligrosa, no en el ámbito educativo, porque a mí en el ámbito educativo se me hace que se está muy consciente de los problemas reales y de la demagogia que está atrás del discurso gubernamental, me parece que los profesores de todos los niveles sabemos que hay un gran engaño en esta visión”, empezó señalando Casanova.

Afirmó que más allá de discursos oficiales, los analistas y maestros conscientes son plenamente conocedores de que la constante pugna que se generó desde el gobierno previo a la aprobación de la Reforma Educativa hacia la cúpula sindical fue un fenómeno tremendamente político y hasta cierto punto ficticio pues a su parecer se fabricó un escenario que realmente no existía.

“El gobierno federal había construido un clima de control político de la educación que nunca estuvo en riesgo, ese es mi planteamiento, acuérdense que Salinas de Gortari, que es a lo que se refería Manuel (Gil Antón) hace un minuto, en 1992 echa a Carmen Congritoud y pone a la señora Gordillo y eso no le motivó ningún tormento al esquema de control corporativo del magisterio, como no se lo movió la llegada de Juan Díaz de la Torre al inicio de este gobierno, ósea el aparato siguió intacto”, prosiguió.

Recordó que Gordillo anduvo enfrascada en pugnas cupulares y sin relación con la defensa del gremio magisterial ni con la presencia del gremio magisterial en las grandes decisiones, como recordó que ya le reprochó frontalmente a la lideresa sindical en su tiempo la candidata presidencialista Josefina Vázquez Mota.  

Hugo Casanova planteó a nivel hipótesis personal que “los maestros nunca tuvieron una posibilidad de incidir en la definición de las políticas educativas de México, quien sí la tuvo fue la cúpula sindical”.

Es por ello que afirmó que “a la hora de buscar responsables en el ámbito educativo no hay que buscarlos en el magisterio, hay que buscarlos en esa connivencia perversa entre el poder y la cúpula sindical, entre el poder gubernamental y el poder sindical”.  

Es por todo ello que externó su preocupación por la falta de memoria histórica del gremio magisterial si acaba apoyando el regreso de Elba Esther.

“A mí me preocupa muchísimo cuando en el aquí y en el ahora se dice la señora Gordillo está contendiendo nuevamente por el poder sindical, a mí me parece peligrosísimo y me parece penoso que no tengamos memoria histórica”, aseveró, agregando que “esta señora es experta en corromper y en dejarse corromper y esto como sociedad deberíamos tenerlo muy presente”.