Hay que eludir tentación de plantear inmediata modificación del Tercero Constitucional, apelo a la reflexión, inteligencia y prudencia: Hugo Casanova

Chihuahua, Chih.- Tras ser crítico y evidenciar el rotundo fracaso que constituyó la Reforma Educativa, el experto en la materia Hugo Casanova Cardiel, dejó clara su postura en contra de una derogación o abrogación inmediata de la Reforma y abogó por reflexionar antes sobre los aspectos a modificar y mejorar pero con argumentos y razones previamente estudiados. Así lo manifestó durante su participación en la mesa panel “La política educativa de cara al nuevo sexenio ¿Qué reformar a la reforma constitucional de 2013?” del IV Congreso Internacional de Investigación Educativa del Rediech junto a Manuel Gil Antón y Jesús Adolfo Trujillo Holguín.

Entrando de lleno a la pregunta toral de la exposición- debate ¿Qué reformar a la reforma constitucional de 2013?, Hugo Casanova enfatizó que bajo su punto de vista “primero habría que eludir la tentación de plantear la inmediata modificación al Artículo Tercero del texto constitucional, necesitamos abordar la reforma”.

“Entiendo que mis amigos del magisterio democrático más radical defiendan esa propuesta, lo celebro, celebro que este país permita que un grupo magisterial diga lo que se le venga la gana decir”, prosiguió, pero ante ello afirmó que “desde un ámbito más académico yo apelaría a la reflexión y al pensamiento cognitivo, me parece las reformas legislativas están enmarcadas en la propia Constitución en el marco de las leyes, no está escrito que una ley es para siempre, se pueden corregir y tienen mecanismos de corrección”.

“Antes que una reforma legislativa atrabancada y sin mucha reflexión, podríamos hacer un llamado a la inteligencia y a la prudencia, nuevamente no estoy hablando de la ultraderecha ni de la ultraizquierda, estoy hablando de una posición progresista, civilizada, ciudadana, que plantea un lugar para decirle a la presidencia, para decirle al Legislativo señores, pensamos en una reforma de esta naturaleza”, aseveró Casanova Cardiel.

El panelista refirió que en esa reflexión metódica por supuesto que habría que reflexionar obligatoriamente sobre el Tercero Constitucional, considerando abiertamente la “barbaridad de poner a la calidad sin adjetivos”, lo cual calificó como una “sandez que nunca tenía que haber ocurrido”.

No obstante, incidió en que la reforma no se debía derrocar por la fuerza sin más, sino a fuerza de argumentos y razones que se construyan desde abajo por los maestros, investigadores y analistas, exhortando a ir por pasos y ser conscientes de que si en primer término se podía modificar el Tercero Constitucional también se logrará modificar la legislación secundaria.

Recordó ante el auditorio que hace unos días en otro foro un maestro planteó la idea de desaparecer así sin más el Instituto Nacional del Evaluación Educativa, mientras él era más partidario de reconvertir “ese instituto sancionador y punitivo” en un tipo de Instituto Nacional de Educación, que piense sobre educación, que aporte a la educación y a la capacitación de los docentes.