Error histórico y gran traición a los juarenses fallo del TEE

Por: Omar Holguín

Es una vergüenza para los chihuahuenses la lamentable y desacertada resolución del Tribunal Estatal Electoral, este acto inmoral y antidemocrático viola obscena y completamente la voluntad del pueblo juarense, que de manera clara optó a favor del cambio político, económico y social para esa frontera, representado por la candidatura de González Mocken; Morena condena enérgicamente y reprueba de manera absoluta esta decisión del Tribunal.

La valoración jurídica del asunto, compartida por cuatro de los cinco magistrados, resulta a todas luces tendenciosa, imprecisa e incorrecta, pues en vez de que responsablemente y en aras de garantizar la certeza en el resultado de la elección se haya hecho un análisis global de los posibles errores e inconsistencias de la elección, con mala fe y parcialidad total sólo se revisó una mínima parte de la información electoral con el claro objetivo mezquino de favorecer a Cabada.

Es inadmisible y aberrante que el magistrado ponente y quienes apoyaron su postura hayan traicionado vilmente al pueblo juarense, violentando con argucias legaloides su voluntad y decisión electoral tomada, dejándose seducir y envolver por Armando Cabada y los intereses que representa.

Anunciamos que impugnaremos el resolutivo y acudiremos a ejercer nuestros derechos a la Sala del TEPJF con sede en Guadalajara, estando seguros de que deberá prevalecer la justicia y el estado de derecho para salvaguardar la voluntad popular y la decisión democrática tomada por los juarenses.

Jamás reconoceríamos un gobierno ilegítimo, producto del fraude electoral, encabezado por Armando Cabada, lo combatiríamos política y jurídicamente de forma cotidiana con firmeza y dignidad, llamaríamos a los juarenses a la resistencia civil pacífica para desconocerlo.

Confiamos en que la instancia federal actúe con apego a derecho y reconozca el triunfo de Mocken; puesto que si no hay justicia electoral y no se garantiza la democracia habrá movilización ciudadana y se generaría un clima político y social que no abonaría a la estabilidad y a la gobernabilidad del estado.