Subastan camiseta de México de 1930

Ciudad de México. - En Montevideo, Uruguay, en la esquina de Coronel y Charrúa, corre una línea de metal, acompañada de la leyenda “0 a 0 y pelota al medio”. Ahí inició la historia de las Copas del Mundo. Fue un partido entre Francia, finalista en Rusia 2018, y México, enfundado en un uniforme color granate, del cual sólo quedan dos camisetas en existencia. Una la tiene el coleccionista Gabriel Bustamante y la otra fue subastada en más de 7 mil dólares por una casa dedicada a ese giro en Miami.

Hay dos playeras conocidas. Una es la que tengo yo y la otra la que se subastó en Miami. Yo conseguí la playera por medio de los hermanos Evaristo, que jugaron con la albiceleste el Mundial de 1930. Entonces, como era el último partido y México estaba eliminado, los dos cambiaron sus playeras con jugadores argentinos. Una la tengo yo, porque sólo compré una, y la otra la vendieron años más tarde”, comenta Bustamante, coleccionista de camisetas de futbol.

México había perdido el primer partido del Mundial con Francia, campeona del Mundo en 1998, cayó con Chile y luego volvió a tropezar con Argentina. Ya con nada por disputar, Manuel Chaquetas Rosas y Rafael Récord Gutiérrez, capitán, se acercaron a los hermanos Evaristo a intercambiar sus uniformes. Ninguno de los cuatro imaginó que esas prendas pasarían guardadas en una maleta décadas y una de ellas regresaría a su lugar de origen casi 80 años después.

Ese uniforme color granate de México fue testigo del debut de Francia en una Copa del Mundo. Con ella el seleccionado mexicano fue víctima del primer gol anotado en una justa mundialista, obra del galo Lucien Laurent, desconocido hasta 1990 y quien dijo que la playera que usó en ese Mundial fue robada mientras se iba a la guerra.

Mi abuelo me contó sobre el traslado de México a Uruguay 1930. Viajaron junto a Estados Unidos, me habló del primer penal que se paró en un Mundial, que fue contra Argentina, pero nunca me contó del primer gol que recibió”, dijo Óscar Bonfiglio, actor, nieto y homónimo del primer portero mexicano en una Copa del Mundo.

Así, el 14 de julio de 2018 fue vendida en 7 mil 260 dólares la playera que utilizó, el 13 de julio de 1930, el primer rival de Francia en una Copa del Mundo.