Denuncia Rivera Villarreal campaña de golpeteo en su contra, niega haber vendido plazas en el IMSS y acusa a Antonio Israel Villaseñor Salazar

Chihuahua, Chih.- Acompañado y respaldado por una gran cantidad de simpatizantes de la planilla roja portando mensajes como “Acusaciones falsas”, “Apoyo total Víctor Rivera”, “Apoyo al 100%”, “Estamos contigo Víctor Rivera”, “Confiamos en tí al 100% sabemos de tu trayectoria limpia” y “Falsas difamaciones”, el candidato a la secretaría general de la Sección 8 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social, Víctor Rivera Villarreal, desmintió categóricamente las acusaciones en su contra por una supuesta venta de plazas que calificó de falsas y sin sustento, afirmando ser víctima de “golpeteo político” y mostrando documentación de la denuncia interpuesta en 2017 que señalan a Antonio Israel Villaseñor Salazar como quien vendió los documentos apócrifos en los cuales se falsificó incluso el sello del IMSS.

En comparecencia de prensa en el Salón Olimpia del Hotel Mirador en Chihuahua capital, Rivera Villarreal refirió que en mayo de 2017 recibió una llamada en la que se le reportaba la presencia de personas en el Hospital Regional Número 66 y la Unidad de Medicina Familiar 48, ambas de Ciudad Juárez, mismos que portaban documentación falsa con su nombre, no su firma, y curiosamente el nombre de quien ya no era delegado estatal del IMSS, Manuel Álvarez Martínez.

El hoy candidato a la secretaría general del sindicato afirmó que ya en ese mismo momento él pidió a las autoridades que detuvieran a esas personas, personándose en el lugar de los hechos el jurídico del IMSS y gente de la PGR, comprobando que los documentos que portaban eran falsos y que incluso para su confección se había falsificado el sello de una dependencia federal.

Rivera agregó que incluso el entonces secretario general de la Sección 8 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social, Felipe Alcántara Martínez, presentó denuncia en torno a los hechos en cuestión con fecha 11 mayo de 2017.

Asimismo, refirió que él realizó los trámites ante la PGR pidiendo al Ministerio Público federal que le permitiera coadyuvar con las investigaciones al estar interesado en su resolución tras verse involucrado de forma indirecta.

Rivera Villarreal manifestó que las personas detenidas confesaron que los documentos falsos les habían sido facilitados y vendidos- puesto que habrían pagado por ellos- por una persona de nombre Antonio Israel Villaseñor Salazar, con el que el hoy candidato afirmó no tener relación alguna, no conocerlo tan siquiera personalmente.

“Yo no he vendido ninguna plaza”, aseguró Rivera, haciendo hincapié en deslindarse de “acusaciones sin fundamento” en su contra, precisando que la denuncia de Villaseñor Salazar en su contra que obra en la Función Pública no tiene nada que ver con venta de plazas sino por un supuesto hostigamiento en contra del denunciante “que nunca existió”. De hecho, recordó que en su anterior encargo en el sindicato, era responsable de las carteras de Interior y Propaganda, y no tenía ninguna injerencia en la de Bolsa de Trabajo.

De igual forma, negó que el enfermero Jorge Ceballos, vinculado a proceso por diversos crímenes y homicidios -entre ellos  al parecer el de cinco miembros de una familia en la Residencial Universidad a los que habría defraudado con la venta de un riñón- hubiera o estuviera apoyando a su planilla, mostrando una imagen en la que se le podía ver junto a quien encabeza la planilla verde en las elecciones a la secretaría general de la Sección 8 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social. 

Rivera Villarreal descartó por el momento proceder judicialmente contra quienes llevan a cabo esta campaña de golpeteo y calumnias en su contra, aseverando que la denuncias ya fueron presentadas en su momento y en su tiempo contra quienes resultaran responsables de la falsificación de documentos y venta de esos documentos apócrifos.