Las locuras de la inspectora de Educación Especial Zona 99, María Guadalupe Badillo Montes

Por: Maestros por la Dignidad

El caso más sonado de Ciudad Juárez, en el gremio magisterial es en Educación Especial, Subsistema Estatal, al inicio del ciclo escolar 2017-2018 después de haber participado en la promoción para dirección en Educación Especial se asigna la vacante del U.S.A.E.R. 7606 a la maestra con perfil de Licenciatura en Educación Especial Patricia Ivone Madrigal Núñez y de manera inmediata se inicia una confabulación en su contra por no acatar las indicaciones por parte de supervisora de hostigar y acosar al personal del mismo servicio.

Algunos integrantes (compas y serviles de la supervisora) de la Unidad 7606 para quedar bien con esta autoridad fungen como vigilantes, se dedican a fomentar un ambiente de hostigamiento, con difamaciones (nada comprobable) hacia la nueva directora, dando informes detallados a través de vía telefónica, a qué horas llega, lo que realiza durante el día, si desayuna, horarios de entrada y salida de las escuelas, con quien platica, entre otros rituales de vigilancia, esto con el fin de tener la forma de evidenciarla y así quedar bien con la inspectora María Guadalupe Badillo Montes, dándole elementos para ponerla a disposición sin ningún argumento legal.

Una vez que la directora Madrigal oficializó su queja en la Secretaría de la Función Pública y ante la Comisión de Derechos Humanos todo el hostigamiento se detuvo, pero cuando la directora Madrigal solicita el expediente certificado a la supervisora, ésta hace entrega de un contenido sin actas administrativas, sin fundamento legal (escondió sus evidencias inventadas)

Sale a la luz la estrategia llevada a cabo por la supervisora de la zona 99 de educación especial para hostigar a integrantes (que no son de su clan) del servicio de U.S.A.E.R. 7606, buscando de manera irónica la destitución del empleo ya que no son personas gratas a ella pues no se dedican a seguir sus estrategias maquiavélicas de manipulación, con la técnica “divide y vencerás”

Como no tuvo eco su mal intencionada estrategia, aumenta el nivel de acoso y esta vez, la inspectora Badillo se coordina con directoras de escuelas primarias, para tener vigilada a la directora de U.S.A.E.R 7606 para que les quede claro al resto del personal “o te sometes o sufres consecuencias” mensaje emocional dirigido a quien no siga sus indicaciones.

Dentro de sus locuras Badillo subasta al mejor postor los espacios de U.S.A.E.R. únicos en la ciudad (excelente espacio con baños y cubículos específicos para la atención de los alumnos con discapacidad) atrayendo el turbio interés de la directora Elia Abigail Ríos Domínguez de la Escuela Primaria Maestros Mexicanos 2641 del Turno Matutino, Ciudad Juárez, Zona 46 para tomar dicho espacio mismo que fue donado por la FUNDACIÓN DEL EMPRESARIADO CHIHUAHUENSE, sin más que sus acuerdos en lo “oscurito” y por “sus pantalones” quien ocupa la doble función de directora y supervisora la Licenciada en Psicología María Guadalupe Badillo Montes le cede el espacio de las instalaciones, NO respetando las funciones de directivos, ni su autonomía de gestión creando diferentes conflictos internos por la pugna por el espacio de U.S.A.E.R. utilizados por las unidades 7502 y 7606, brindado para los alumnos con discapacidad.

Tan importante es la especialidad en psicología, como tan extraño es tener una supervisora que se observa en sus funciones administrativas y pedagógicas centradas en la maldad, mostrando un pésimo desempeño de tan importante puesto con tintes de locura. Por cada error de su gestión como supervisora ha flagelado a toda la zona de educación especial ahora conocida ZONA 99 SIN LEY, creando conflictos en todas las unidades y centros de trabajo (U.S.A.E.R. Secundaria 3003, 8368, U.S.A.E.R. Primaria 7606, 7502, 7604, C.A.M. 7012, U.S.A.E.R. Preescolar 7511, C.AM. 7506, incluyendo madres de familia que la denunciaron ante los medios de comunicación) reflejando que la atención hacia el alumnado se vea afectado, siendo el centro de nuestra labor, además de crear problemas y verlos como parte de una normalidad, lamentablemente hay una crisis tremenda pues desde su creación nunca habían pasados hechos tan denigrantes, es la primera vez que se observa un desequilibrio dentro de educación especial en Ciudad Juárez, es increíble que ninguna de las autoridades locales ni a nivel estatal pongan orden a un gestión de “La supervisora del desorden y hostigamiento”.

Señalamos enérgicamente que Badillo NO es maestra, desconoce la pedagogía y quiere actuar bajo las jerarquías del puesto demostrando que no rinde cuentas de sus actos, creemos firmemente que ha olvidado los valores más leales que anteriores supervisores inculcaron en educación especial que la prioridad es trabajar por los grupos más vulnerables que son los alumnos con discapacidad y/o aptitudes sobresalientes. También le recordamos que revise sus funciones porque tanta ignorancia de su parte ya no se puede permitir y a continuación se hace mención que el papel de supervisora no se implementa a través de jerarquías, debería de leer un poco a los siguientes términos mismos que se encuentran en el documento Orientaciones Generales de la Supervisión Escolar.

La supervisión escolar se centra su origen en los principios básicos del modelo democrático: transforma la fiscalización por la orientación o el asesoramiento y se ocupa de supervisar para conocer, acompañar y planear una mejor colaboración, brindar autonomía en la toma de decisiones, corresponsabilidad, transparencia y rendición de cuentas; además, promueve al surgimiento de mejores prácticas en ambientes escolares que ya se caracterizan por una mayor participación y corresponsabilidad en la toma de decisiones de quienes integran la comunidad escolar, condiciones que fortalecen la autonomía y orientan a la escuela hacia un mayor reconocimiento sobre la importancia de cumplir los propósitos educativos. Los más afectados dentro de su gestión como supervisora María Guadalupe Badillo Montes, son los alumnos más vulnerables del sistema educativo nacional que son alumnos que presentan diferentes discapacidades y aptitudes sobresalientes. 

La inspectora se dedica a solicitar antiguos asesores para brindar asesorías ya que ella no tiene el conocimiento para impartir catedra en educación especial, desconociendo el trabajo en equipo, comunicación efectiva, liderazgos compartidos y la participación dentro del nivel no lo hay porque se dieron cuenta que es una persona conflictiva y difamadora, es muy lamentable que la atención, seguimiento, evaluación, retroalimentación hacia las mejoras de la atención de los grupo más vulnerable no exista, incurriendo faltas muy graves hacia su desempeño de zona y la falta de una mínima preocupación para esta población, actualmente el nivel de educación especial se encuentra sin rumbo afectando a los alumnos en su atención ya que la inspectora se enfoca a tener comunicación en cada centro de trabajo para que la tengan informada y esas personas tienen derecho por la inspección de faltar cuando gusten, llegar tarde a los centros de trabajo, simular que trabajan y no llevan a cabo sus tareas educativas tan importantes dentro de la población de educación especial, lo más triste es que la inspectora no tiene ni idea de cómo trabajar con los alumnos con aptitudes sobresalientes (existe tanta ignorancia de su parte), aquí el cuestionamiento es, si ella es la supervisora de educación especial que podemos esperar con los maestros de nuevo ingreso, noveles e interinos que requieren de acompañamientos y asesorías para comprender sus área de trabajo, lamentablemente no hay ninguna asesoría desde la inspección y más aún que no existe una asesoría hacia los directivos de educación especial, ruta de mejora escolar de la zona (sin una verdadero diagnostico), no hace equipo de trabajo, mejor se dedica a difamar a sus propios directivos y los divide dando como resultado un nulo resultado hacia educación especial, es increíble que mejor parte del equipo de directores la asesoran porque no tiene idea del compromiso de sus funciones.

Alguien podrá realizar una auditoría a la supervisión de educación especial zona 99 de Ciudad Juárez?, ¿Seguirá la inspectora María Guadalupe Badillo Montes sin impórtale el nivel de Educación Especial de tan importante población de alumnos vulnerables? ¿Continuará causando el hostigamiento hacia los diferentes personales tanto directivos como maestro(a) de apoyo dentro del nivel de Educación Especial?, ¿Qué tan importante será realizar una evaluación psicológica para desempeñar esta importante función? Muchas preguntas seguirán realizándose mientras esta persona siga en funciones de supervisora porque el personal de educación especial está llegando al límite y se continuara investigando. ¿HASTA DONDE LLEGARA TANTO DESEQUILIBRIO MENTAL DE ESTA PERSONA?