Puntadas

Por: Punto...

LA FOTO DE LOS FERNANDOS Y ÁNIMOS CALIENTES EN MORENA. El punto es que el divorcio al interior de Morena en el estado de Chihuahua entre quienes iniciaron el movimiento y los conocidos en los corrillos como "arribistas" cada vez es más patente y cada vez les cuesta más guardar las formas. Y es que para quienes apostaron por la causa desde los inicios del proyecto nunca vieron con buenos ojos el "Open House" impulsado desde diferentes cúpulas del partido y mucho menos el afán casi "colonizador" de algunos de los que llegaron desde el PRI o el PAN y la permisividad con la que el presidente estatal del partido, Martín Chaparro, los acogió y catapultó hasta los puestos de poder. 

Entre las últimas grillas morenas -seguro que no la más importante- se encuentra la conocida ya como "la foto de los Fernandos", una imagen captada la pasada semana en el céntrico restaurante Degá en la que se puede ver al ex candidato a la presidencia municipal por Morena, Fernando Tiscareño, con Fernando Villarreal, quien fuera titular de Atención Ciudadana durante la administración municipal de Javier Garfio Pacheco. 

Dicen los que saben que lo relevante de esa foto - o más bien del encuentro en sí- es que en algún momento estos dos personajes fueron antagónicos, más sin embargo los tiempos electorales futuros los han unido en torno a las figuras de Marco Adán Quezada y Cruz Pérez Cuéllar.

Precisamente éste último fue protagonista de otro de los momentos álgidos vividos en las últimas semanas al interior de las filas de los discípulos de López Obrador, hasta el punto de que no se sabe si para el día de mañana, que habrá reunión de consejo, será necesario habilitar hasta un ring, pues los ánimos andan tan calientes que por poco y llegan a los golpes. 

Y no hablamos de la fiesta de cumpleanos del senador morenista, sino de la asamblea celebrada por el partido el pasado 19 de enero y donde las cosas, literalmente, se salieron de madre, según testigos, y por poco Pérez Cuéllar y el "superdelegado" Juan Carlos Loera llegan a las manos. 

Básicamente, afirman, el pleito se detonó porque Loera abiertamente hizo el reclamo de todos los priístas y panistas con quienes Cruz está comprometiéndose para que le den la fuerza para su futurible candidatura a la gubernatura del estado. 

Hay quienes afirman que el senador, junto con Yeidkol Polevnsky son quienes están integrando a Morena a gente ex duartista y panistas, así como que afirman abiertamente que es también sabido que el favorito de Yeidkol es Cruz, lo cual no agrada para nada a Loera que   también tiene  intenciones de buscar la candidatura al gobierno estatal en la dura batalla del 2021. 

Si a esto unimos otro punto como que Fernando Duarte, delegado de Morena en Parral encaró a Martín Chaparro y le recriminó la renta de "un hotel muy caro" de la "capital del mundo" para hacer caravana con sombrero ajeno a favor de Pérez Cuéllar aprovechando las becas del gobierno federal a los jóvenes, tenemos todos los ingredientes para la gran sopa que se formó. 

Afirman que Fernando Duarte reprochó públicamente a Chaparro que con los gastos a cargo del partido se convocara a jóvenes al evento y casualmente fuera invitado Cruz Pérez Cuéllar, para según dicen las malas lenguas, "hacer parecer que Cruz había gestionado las becas y favorecerlo ante los jóvenes". Fernando Duarte no se habría mordido la lengua y habría expuesto que era un delito usar los recursos del partido para actos a nombre de un senador que se quiere perfilar como candidato.

Aseguran que fue entonces cuando Loera reclamó a Martín Chaparro por lo mismo y Cruz Pérez entró a la discusión, dando lugar a un tenso face to face, en el que fue necesaria la intervención de terceros para evitar que el encono fuera a más con uno reclamando y el otro exigiendo la presentación de pruebas. 

Y haciendo un punto y apate, lo que de plano aseguran que ha caido muy mal en las bases de Morena en Chihuahua es el dicho de Polevnsky sobre que es mejor la palabra "PRIMOR" que "PRIAN", lo cual refieren tiene mucho sentido por los ex duartistas y serranistas de los que se está allegando la lideresa y que traen a los simpatizantes y militantes al brinco, dicen, sobre todo en Ciudad Juárez. 

No obstante, la capital tampoco se salvaría y es que la designación de Martha Laguette como encargada de Finanzas de forma directa por Yeidkol tiene a los consejeros morenistas bien, pero que bien enojados.