Visita y da ánimos secretaria general de la Sección 8 a maestros estatales de la 42 en plantón permanente en claro mensaje de unidad

Chihuahua, Chih.- Justo cuando desde algunos sectores se lamentaba una mayor muestra de apoyo por parte de la Sección 8 del SNTE al paro indefinido y protesta emprendido el martes por los compañeros de la Sección 42, la secretaria general del sindicato del magisterio federalizado de Chihuahua, Rosa María Hernández Madero, acudió anoche a acompañar, platicar y dar ánimos a los agremiados de la 42 concentrados en las tomas de los edificios gubernamentales en el primer cuadro de la ciudad. 

La 42 se hizo eco de esta especial visita a través de sus redes, enfatizando la muestra de unidad del SNTE independientemente del subsistema educativo. 

"La Secretaría General de la Sección 8 Profra. Rosa Ma. Hernández visita el plantón permanente ayer por la noche, en un claro mensaje de UNIDAD y de apoyo a su hermana Sección 42. Que no haya duda, vamos juntos!. #MasUnidosMasFuertes", fue el mensaje publicado junto a dos imágenes de Rosa María Hernández junto a maestros estatales. 

Esta visita cargada de simbolismo y un importante mensaje de unidad se dio cuando desde algunos sectores de ambos subsistemas lamentaban la falta de una mayor solidaridad desde el sindicato de los compañeros federalizados y su dirigencia.

Cabe recordar que el día en el que la 42 emprendía su paro indefinido de labores y su pulso al gobierno en exigencia del pago de prestaciones y salarios adeudados, Rosa María Hernández publicaba el siguiente mensaje: 

"Compañeras y compañeros, Trabajadores de la Educación, puedo definir con miles de palabras mi sentir, sin embargo lo haré con una, “familia”, que representa la unión, la fuerza, la lucha, el amor y la esperanza. Muchas veces pensamos que cuando nos echamos al ruedo de la vida siempre debemos ganar, incluso si el panorama que nos pintan es el más difícil, como lo estamos viviendo hoy. Debemos de levantar la voz y hacernos escuchar, defender nuestro hogar y apoyarnos los unos a los otros.

Los maestros somos seres humanos, que entregan su vida a los ciudadanos de este país; su tiempo, su dinero, su esfuerzo, sus risas, sus llantos y todo su amor. Por esto, es preciso continuar exigiendo lo que nos pertenece, por lo que día a día nos despertamos, por aquellas mañanas o tardes en las que nos ponemos la camisa y somos la esencia del magisterio.

Luchar no es sinónimo de vencer, es sinónimo de continuar en la batalla y nunca darnos por vencidos. Hoy repito estas palabras con la esperanza de infundir en el interior ese sentimiento".