Audio: ¿Por qué protestan los maestros en Chihuahua? Desde la base maestros explican a padres de familia el motivo de su malestar

¿Por qué protestan los maestros en Chihuahua? Palabras de la profesora Alba Álvarez

Creo que por lo menos una vez te has topado con manifestaciones en el centro de la capital y seguramente has notado que se hacen cada vez más frecuentes por parte del magisterio. También has escuchado a los representantes del gobierno decir en entrevistas que ni son tantos adeudos a maestros y que no caerán en chantajes. Prácticamente que los maestros no aguantamos nada y que somos unos llorones.

Pero, ¿por qué protestan los maestros en Chihuahua? Los maestros que se han plantado en distintas partes del estado protestan para exigir el pago de horas ya trabajadas, horas que Educación, nuestro jefe, nos ha mandado a cumplir, horas avaladas por un nombramiento que estipula el tiempo frente a grupo, centro de trabajo, asignatura y periodo, documento que ha salido de sus oficinas.

Nosotros no las buscamos, ellos nos las han asignado porque cumplimos con el perfil. Ahora dicen que de los más de mil maestros que están sin salario desde agosto, sólo pagarán a 100 en la siguiente quincena ¿y los demás? ¿Acaso no se justifica?

Entonces, señor Cuarón, ¿por qué sus oficinas entregaron los demás nombramientos? ¿Qué va a pasar con esas mil plazas y los maestros dejarán de trabajarlas de la noche a la mañana? ¿Acaso no valen para ustedes esos miles de alumnos que se quedarían sin clases? 

Y les pregunto a ustedes padres de familia, si estuviesen trabajando sin pago seis meses, diez o hasta un año ¿cómo se sentirían? Creo que ninguno aguantaría un mes sin percibir su sueldo. 

Ahora entiendan el coraje que sentimos, muchos compañeros ya no tienen recursos ni para ir a trabajar, otros tantos han vendido lo poco que tenían para atender médicamente a sus familias, porque sepan ustedes que un maestro no cuenta con servicio médico hasta que recibe su pago, y cuando esto por fin sucede le descuentan todo el tiempo aunque no haya gozado de este servicio. Muchos más tienen que poner de su bolsa para materiales y copias, porque algunos padres de familia no pudieron o no quisieron pagar. 

¿Puedes entender por qué a veces el profesor de tus hijos llega un poco tarde o se muestra ausente y preocupado? Y a pesar de todo está al pie del cañón, listo para atender a tus hijos, para enseñar, para escucharlos.

Nosotros seguimos exigiendo, gritando, pero al parecer esos oídos en gobierno son sordos. Cuando veas esos maestros en manifestación, no muestres desinterés o enojo, siente empatía y únete a ellos. Porque esos maestros están luchando por sus familias, por tí, por tus hijos y por garantizarles educación de calidad. ¡Únete, vamos por todo, con todos!