Ya no hay prófugos del gis, sólo del silbato

Por: Anonymus Educativo

A raíz de la reforma educativa, todo el personal comisionado en áreas ajenas a la docencia debió ser reubicado en diferentes escuelas en donde su desempeño fuera en el puesto en el que le contrataron, de este modo los docentes a dar clases, directores a organizar las escuelas, supervisores y jefes de enseñanza a retomar las actividades propias de su cargo por las que el pueblo de México les paga.

De este modo todo personal asignado al PRONAP, centro de maestros, carrera magisterial, entre muchos otros incluyendo a los comisionados del SNTE regresaron a las aulas, bueno mejor dicho casi todos, ya que el profr. Jesús Anchondo parece ser inmune a esta disposición.

Jesús Anchondo ostenta una clave de docente de educación física, pero funge como asesor personal del Lic. Pablo Cuarón Galindo, secretario de educación y deporte influyendo en todos los detalles de la vida educativa de la entidad, colmada actualmente de desatinos,

El artículo 78 de la Ley general del servicio profesional docente es muy claro al manifestar que “Las personas que decidan aceptar el desempeño de un empleo, cargo o comisión que impidan el ejercicio de su función docente, de dirección o supervisión, deberán separarse del Servicio, sin goce de sueldo, mientras dure el empleo, cargo o comisión”.

¿Cómo le ha hecho el señor secretario para que este personaje, prófugo del silbato y de las canchas esté cobrando por servicios ajenos a su contrato? Obviamente el lic. Pablo Cuarón debe estar al tanto de esta situación y haber autorizado esta anomalía, y pensando positivamente encontró alguna “laguna legal” para poder hacerlo, de ser así que pase la receta, para que todos aquellos que fueron reasignados puedan seguir siendo prófugos del gis.