La Misión pide a director del Hospital Central que muestre pruebas de que es coyote; acudió a comparecer ante la Función Pública para que avance investigación

Chihuahua, Chih.- Manuel Acosta, quien ha trabajado en una Misión para ayudar a las personas que más lo necesitan, pidió al director del Hospital Central, Oscar Aguirre, que muestre pruebas de que él se ha manejado como un “coyote”, ya que cada caso en el que se apoyó a una persona sin recursos, fue documentado; dijo que no le permiten entrar al nosocomio ya que quieren personas que vayan a orar y no a señalar las carencias que tienen los enfermos; explicó que le preocupa que se hayan subrogado 40 millones de pesos al Hospital Ángeles sin una licitación además de que se pretende mutilar los expedientes de las cirugías plásticas permitidas por Blas Hernández para entorpecer las investigaciones de su denunci, que sí incluyeron pruebas, en contra del administrador del Central; el día de hoy acudió a comparecer voluntariamente ante la Función Pública en virtud de que avance la investigación.

Manuel Acosta,  recordó que desde hace 8 años aproximadamente lleva a cabo gestiones sociales, esto porque vio como se morían los pacientes por falta de medicamentos, al principio con los derechos humanos y la Ley en la mano, hasta que en un momento se puso en ayuno por 20 días en el Hospital Central esto debido a que se le negó la entrada para llevar a cabo La Misión.

Mencionó que ir a orar a los hospitales no significa nada más ir a decir una oración, sino ver las necesidades de la gente, el ver que un enfermo se puede salvar si recibe el medicamento necesario, sin embargo él comenzó a realizar denuncias públicas para conseguir beneficiar a los enfermos, como el que la oficina de trabajo social no era una oficina que realizara este tipo de trabajo sino que era una oficina recaudadora de impuestos, “hace unos días trabajo social va a la casa de una persona a quitarle las escrituras de su casa como garantía para que pudieran soltar un enfermito; si por esa gente nadie habla, ¿quién va a hablar?...”; indicó que la gente firma pagarés por la cantidad de tres mil y tantos pesos, pero cuando entregan el dinero este no aparece en la contabilidad del hospital.

Mencionó que una de las promesas del señor gobernador es acabar con la corrupción y que no permitiría la corrupción desde lo más pequeño hasta lo más grande, por lo que ya había denunciado que Blas Hernández, a quien el gobierno panista nombró administrador del mencionado hospital, había estado haciendo campaña en contra del ahora gobernador Javier Corral, “yo le entregué copias certificadas al Gobierno del Estado y al Congreso del Estado”.

Comentó que en la administración pasada,  la Auditoría Superior del Estado brindó información al Congreso del Estado respecto a la administración de recursos del Hospital de Salud Mental, sin embargo la ASE solamente mostró datos que protegen los actos de corrupción, “proceden a mencionar únicamente lo que les conviene y el señor Blas quedó haciendo de las suyas”.

Dijo que cuando era administrador del Hospital Central entre otras cosas hizo mal uso de las instalaciones, además de proporcionar operaciones sin paga, por lo que trató de advertir a Javier Corral, sin embargo no fue tomado en cuenta; comentó que por cuando iba a entrar el nuevo secretario de salud, Ernesto Ávila, dieron la orden de no entrar al Hospital Central, por lo que después de un año de que no le permiten misionar ni en el mencionado hospital ni en otra parto por “orden de arriba”, se vio obligado a tomar una decisión, entrar a la fuerza o no entrar “y yo dije: que se haga la voluntad de Dios”.

Recordó que cuando estuvo aquí el Padre Alejandro Solalinde, entraron al hospital, sin embargo en presencia de él y de la entonces presidenta del Congreso, Blanca Gámez, lo sacaron tres veces del inmueble por orden del administrador Blas Hernández hasta que llegó un momento en que el padre Solalinde les dijo que si lo sacaban se salía él también, pero Blanca Gámez, una persona muy humana, dijo que ella se salía para que él se quedara, “ahí vi a una persona que tiene la intensión como legisladora de hacer cosas buenas…no siquiera respetaron la envestidura de la presidenta del Congreso…”

Manifestó que no quieren que él se ingrese al sanatorio debido a que los administrativos lo que quieren es a personas que vayan a orar, pero no a personas que vayan a señalar las carencias, “por esa razón no me permitieron estar ahí”.

Comentó que hay personas que trabajan para La Misión de manera oculta por lo que le han proporcionado documentos en donde se muestran que se han adquirido medicamentos mismos que supuestamente trasladan hacia otro lado pero que no aparecen, medicamentos que tienen un costo de hasta 80 mil pesos desaparecen; medicamentos que se han comprado desde 40 mil 400 pesos, “empezaron a falsificar infinidad de documentos…¿A dónde va ese medicamento?, ¿qué farmacias lo revenden?”

 “Desde hace años yo he estado denunciando cirugías que se hacían a personas en el Hospital Central, en la sala de cirugías en donde deberían de ser operados los más pobres, los más humildes, pero se utilizaban para cirugías plásticas de estética”; Manuel Acosta mostro documentos en donde se realizaron las mencionadas cirugías, una de ellas a la esposa de Blas Hernández, además de una supuesta transferencia de medicamento a Cuauhtémoc, mismo que un día después el hospital que supuestamente recibiría estaba reclamando por carecer de este.

Agregó que están tratando de mutilar los expedientes de las personas beneficiadas con estas operaciones para encubrir estos actos, información que le han brindado desde el interior del hospital; pidió que no permitan que se mutilen los expedientes.

Añadió que en diciembre presentó una denuncia ante el Congreso y ante la Secretaría de la Función Pública por la mala administración del hospital.

Agregó que tiene temor ya que acaban de subrogar 40 millones de pesos al Hospital Ángeles sin una licitación, ya que la Ley indica que debe de haber una licitación, “donde están esos millones de pesos cuando hay infinidad de pacientes que no han recibido la atención médica, es decir, todo lo están falseando”; comentó que el secretario de salud, Ernesto Ávila tenía la obligación para llamar a una licitación para determinar que institución ofrecía lo mejor por 40 millones, “ahora tratan de quitarse la responsabilidad diciendo que las farmacéuticas y los laboratorios no quieren dar crédito, cómo van a dar créditos si una de las licitaciones que deberían de haber hecho en relación a medicamentos se la otorgó a su hijo, y todo el mundo lo sabe…puso una distribuidora”.

Indicó  que salió en un periódico local una nota en donde le llaman “coyote” debido a la denuncia presentada a la Función Pública para que se investigue a Blas Hernández, señalado por el director del hospital, Oscar Aguirre, de dedicarse a beneficiarse mediante gestiones sociales a través de los enfermos más pobres, “pues bien, yo presenté pruebas tangibles, que usted tiene en sus manos y la Función Pública también…yo le quiero pedir al doctor Oscar Aguirre, del Hospital Central, que de la misma manera en que yo acepté con humildad su señalamiento y que dejé pasar todo el tiempo de temporada de paz de navidad, que saque a relucir las pruebas en contra de mi persona, porque al señalarme él de coyotaje él está señalando también a médicos, a enfermeras, a personas funcionarios del Hospital Central, que me apoyaron cada vez que sacamos a un enfermo que no tenía recursos; cada caso fue documentado; no se vale, de lo contrario, si él no presenta, si no hace una declaración pública, procederé yo a tomar acciones en contra de él y no para dañarlo…yo entiendo que él tiene que defender, forma parte del equipo dentro de esta administración, pero el doctor debería de preguntarle a los demás funcionarios, doctores de la administración anterior, porque a mí se me investigó mucho”.

Enfatizó su solicitud de que se presentaran las pruebas, solicitud que hace también el Padre Solalinde.

Finalmente señaló que dentro de este gobierno solamente ha habido una persona que ha sido humana con ellos, “la diputada Blanca Gámez, y agradezco y le mando un saludo donde quiera que esté”.

Cabe agregar que el día de hoy el señor Manuel Acosta, La Misión, acudió ante la Secretaría de la Función Pública para realizar una comparecencia voluntaria en virtud de que se avance en la investigación correspondiente.