La oportunidad y el deber

Por: Gustavo Madero

Rumbo a la reunión de la comisión permanente cancelaron el vuelo por lo que no podré asistir pero no quise dejar pasar la oportunidad de compartir lo que hubiera sido mi intervención en la reunión.

 

El registro ayer ante el INE de la Coalición “por México al Frente” transmite mensajes de orgullo y de preocupación.

Sin duda es un gran logro haber conformado un gran acuerdo plural, por tres partidos políticos nacionales que constituyen una capacidad electoral agregada de alta competitividad.

Es también destacable la aprobación de su plataforma electoral en la que se definen 5 grandes ejes:

1 La transformación del actual régimen político y el impulso a la democracia

2 Combate total y frontal a la corrupción y a la impunidad

3 La pacificación del país con seguridad, respeto pleno a los derechos humanos y justicia para todos.

4 La necesidad de un desarrollo económico con crecimiento, inclusión social y sostenibilidad

4.A. En economía para la inclusión y el bienestar

4.B. Desarrollo humano.

4.C. Medio ambiente y desarrollo sostenible.

5 El fortalecimiento de la posición de México en el mundo

 

Sin embargo hay que advertir que estos enunciados requieren congruencia con una praxis política, que a la fecha ha quedado a deber. Me refiero a la falta de carácter opositor de nuestro partido y sus legisladores en temas tan relevantes y cuestionados como la Ley de Seguridad, la imposición a billetazos de Alfredo del Mazo en Edomex o de Miguel Riquelme en Coahuila o el desmantelamiento tolerado de la FEPADE y la PGR que nos han dejado sin titulares del Fiscal General, Fiscal de Delitos Electorales y el Fiscal Anticorrupción a 7 meses de que se realicen las mayores elecciones de nuestra historia de 2,818 autoridades locales, 500 diputados federales, 128 senadores y la presidencia de la república.

Por eso, muchas personas la han solicitado al Gobernador del Estado de Chihuahua Javier Corral, quien históricamente y hasta la fecha ha sido beligerante opositor al régimen, que acepte participar como candidato a la Presidencia de la República por la Coalición. El Gobernador ha manifestado en público y en privado que rechaza esa propuesta.

Sin embargo, lo que preocupa es que los liderazgos involucrados en este esfuerzo no hemos logrado aun acreditar con hechos el carácter opositor que reclama el proyecto de por México al Frente. Es momento de corregir esta falta.

Es el momento de la audacia, el arrojo, la apertura.

Es el momento de la inclusión y la suma de personas y organizaciones que garanticen y blinden este proyecto para que sirva a las causas y los intereses de las mayorías.

Este no debe ser un proyecto para quitar a una minoría privilegiada incrustada en el poder, sino para incluir y servir a esa gran mayoría excluida y agraviada.

La ventana está abierta. Es el momento de crecer ante la adversidad y el reto. No es momento de candidatos ni de proyectos particulares, sino de heroicos actos de grandeza que logren cambiar la vida de la mayoría de la población de nuestro querido México.

 

Por una patria ordenada y generosa, y una vida mejor y mas digna para todos.