Mando Único abate 20 años de rezago policial

Morelos.- Hace tres años, 80 por ciento de los policías en Morelos no sabía usar un arma corta, menos una de alto calibre, y había quienes incluso no habían conducido un vehículo.

Era la herencia de dos décadas de gobiernos en los que existían 33 corporaciones municipales y sus integrantes, en algunos casos, portaban "pantalones de mezclilla y tenis" ante la carencia de uniformes.

Delitos como el secuestro y la extorsión impactaban en la vida diaria de los morelenses. De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2014 se reportaron 128 privaciones ilegales de la libertad y 357 casos de extorsión.

En 2012, el recién llegado gobernador, Graco Ramírez, ordenó la construcción de la Academia de Estudios Superiores en Seguridad de Morelos, a fin de capacitar a todos los integrantes de las instituciones de seguridad y formalizar el esquema de Mando Único.

Los encargados de esta labor fueron Alberto Capella, comisionado estatal de Seguridad Pública, y Fernando Aldape, quien sería el director general del colegio.

La academia fue concluida en 2014 con tres planteles: Tres Marías, Tepalcingo y Alpuyeca, este último con un espacio más amplio para el interinato de los alumnos.

Aldape recordó que en el inicio de funciones de la academia no sólo había falta de capacitación entre los efectivos de seguridad, también alta incidencia delictiva, carencia de uniformes y armamento, así como una gran división entre policías estatales y municipales.

"Lo que encontramos fue una policía con falta de capacitación, desintegrada, que no tenían las mínimas herramientas para desempeñar sus actividades. La consigna que tuvimos del comisionado Capella fue capacitar y dignificar el trabajo de los policías municipales y estatales a través del Mando Único, por el que hemos venido capacitando de forma exponencial y abatido un rezago de 20 años, porque cuando llegamos no sabían manejar un arma corta ni larga, tampoco un vehículo", señaló.

UNA MISMA CORPORACIÓN

Una de las primeras labores que se realizaron al interior de la academia fue dignificar y lograr que los efectivos conectaran con el sentido y valor de ser policías.

Mostrarles que no había “elementos de primera o de segunda”, sino que a través del Mando Único, todos eran parte de una misma corporación y que su principal objetivo es preservar la seguridad de las familias morelenses como si fuera la propia.
La fórmula funcionó: “Cuando inició la administración teníamos el deplorable primer lugar en secuestros; en la actualidad estamos en el número 18 a escala nacional... esto quiere decir que hemos disminuido 72 por ciento uno de los delitos más lacerantes”.

Aldape precisó que han capacitado a 4 mil 29 policías preventivos, estatales, municipales y de tránsito. Al menos cada uno de ellos han recibido tres cursos que van desde derechos humanos, competencias policiales básicas y sistema de justicia penal, entre otros, además de que han instruido a personal de la fiscalía estatal y del sistema de prevención.

Aldape confió en que este año concluirán con la capacitación de los 763 policías restantes, con lo que Morelos será el primer estado en certificar y capacitar a todos sus elementos bajo el esquema de Mando Único.

Este esquema ha enfrentado la oposición del alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, quien no solo se niega a que la Comisión Estatal tome las riendas de seguridad en el municipio, sino que tampoco envía a sus elementos a capacitar y certificar los controles de confianza federales.

Asimismo, un factor externo es la colindancia de la entidad con estados violentos, como Guerrero y Estado de México, que concentran gran cantidad de asesinatos.

“Tener vecindad con estados donde se da la producción de droga de alto impacto a nivel mundial perjudica a Morelos porque ellos tratan de cruzar la droga por nuestro territorio”, dijo el funcionario.

DE PRIMER NIVEL

Los 4 mil 29 policías capacitados suman 856 mil 124 horas, en promedio cada uno ha estado en aula y en salones de práctica 212 horas.

“Antes en los municipios cuando firmabas tu contrato de policía te preguntaban si sabías ocupar un arma, la respuesta negativa llevaba a una explicación de algunos segundos y una bendición para usarla de la mejor manera”.

Así lo recuerdan efectivos de seguridad, algunos con más de 30 años de servicio, que “nunca habían tomado un curso de capacitación”.

“Te decían: ¿has usado algún arma? ¿No? Pues se toma de aquí, se abastece aquí, y le metes los tiros. Aquí está tu arma. Ahora nos damos cuenta que es diferente porque conocemos todo el proceso, cada parte del arma, su funcionamiento y las medidas de seguridad en cada acción, cuándo se debe utilizar y cuándo no”, detalló un oficial.

Otro más recuerda que en el municipio de Yecapixtla “carecíamos de uniformes, a veces andábamos con pantalón de mezclilla y tenis. Cuando nos dijeron que llegaba el Mando Único estábamos muy contentos, porque iba a ver muchos cambios. Y sí hubo, como el bono salarial y los uniformes tácticos 5.11”.

Ahora en la academia de Alpuyeca cuentan con un simulador de tiro de 300 grados que presenta escenarios básicos, desde disparos fijos hasta hechos como los que ocurren en Irak.

Las armas son de aire, pero tienen el peso real de las que usan en su labor diaria, incluso, también tienen que ser abastecidas. “Aquí pueden errar, tienen la posibilidad de abordar diferentes posibilidades para que en la vida real tomen la mejor decisión”, comentó uno de los capacitadores.

En el puesto de tiro real hay policías de todas las áreas y rangos. Aquí hasta las telefonistas y forenses disparan, “ante cualquier situación de violencia es necesario que tengan herramientas para actuar”, afirmó Aldape.

Otra clase en la que se incluye a todos es en la antimotines y contención de marchas, donde se les enseña a usar y avanzar con el escudo, además de conocer los derechos humanos de los manifestantes y evitar sus violaciones.

En esta materia, la academia también muestra a los policías sus derechos, enaltece sus valores y dignifica su labor, a fin de que se sientan orgullosos de su trabajo.

“La sociedad debe ver al policía como el eslabón más cercano de los servidores públicos, el que está dispuesto a ofrecer su vida en una situación de peligro por una persona que ni siquiera conoce”.

“Pediría a la ciudadanía que se dé la mano con los policías para que desempeñen de la mejor manera su trabajo. Ellos hacen un gran esfuerzo por desempeñarse de la mejor manera. Eso hay en Morelos, policías comprometidos con la sociedad, con sus municipio y sus familia”, aseveró.

Fuente: milenio