Les habla su gobernador, Chihuahua huele a libertad, pero que nadie se acomode en el triunfo: Javier Corral

Chihuahua, Chih.- Una marea de banderas blanquiazules del PAN se apoderó de la Plaza del Ángel a escasos metros de Palacio de Gobierno en la gran fiesta de celebración por la recepción de la constancia de mayoría como gobernador electo de Chihuahua de Javier Corral. "Les habla su gobernador" y "Chihuahua eres el dueño de tu futuro", fueron sus mensajes más aplaudidos.

Javier Corral dio las gracias a todos los chihuahuenses que el pasado domingo enfrentaron al temor de una de las campañas más sucias de la historia y salieron a votar, agradeciendo tanto a quienes le apoyaron a él con el voto como a quienes lo hicieron por otros candidatos. 

Afirmó que ahora llegó el momento de demostrar que "la corrupción no es nuestra cultura, que los chihuahuenses detestamos a un gobierno corrupto y corruptor" y más adelante gritó que "Chihuahua huele a libertad", haciendo un llamado a la democratización de todos los ámbitos de la vida política, económica y social de Chihuahua.

Trasladó a los asistentes una idea sencilla, pero que señaló que nacía de su corazón "ayúdenme, no me vayan a dejar solo, porqu el reto es monumental, ayudenme porque los necesito a todas y a todos porque tenemos que reconstruir a nuestro estado".

Parafraseando a Manuel Gómez Morín Javier Corral aseveró que "atrás quedarán las sombras del pasado, nosotros salimos de nuevo a ver las estrellas", precisando que era momento de conciliar fuerzas y poner en este momento de cambio lo mejor de uno mismo, dar rienda suelta a la creatividad, talentos y potencialidades, "echarnos para adelante y sobre todo reconocer que la fórmula para salir adelante es que todos nos volvamos solidarios y solidaristas".

Instó a los chihuahuenses a ser solidarios, "atender el llamado de las vítimas y hoy lo son la mayoría de los chihuahuenses, trabajar preferencialmente para los que menos tienen". Exhortó a no creerse de más el triunfo, acomodarse y olvidar cuál era la responsabilidad que los chihuahuenses les habían encomendado.