La derrota conlleva un proceso de duelo en candidatos que puede ocasionar depresión y aislamiento: psicólogo

Chihuahua, Chih.- Después de los malos resultados y hasta cierto punto inesperados por su contundencia resultados electorales para el partido en el poder en Chihuahua en las votaciones de ayer, el psicólogo Roberto Córdova afirmó que indudablemente los candidatos que no vieron cumplidas sus expectativas se enfrentan a un proceso de duelo, que puede ir desde la depresión en el peor de los casos a rehuir la socialización, afectando en menor medida a quienes de forma madura aceptan la derrota. 

En el caso de los candidatos que tenían expectativas fundadas de victoria, por una trayectoria, por un trabajo de campaña, no dejan de sorprender los resultados negativos. Respecto a lo vivido ayer en Chihuahua señaló que hay quienes manejan estos golpes con mucha madurez, poniendo como ejemplo el caso de Lucía Chavira, "que reconoce que la tendencia no la favorecía, agradece el apoyo de la ciudadanía y su equipo y por otra parte el recoocimiento al triunfador, un manejo muy responsable muy maduro".

En otros casos, apuntó, están los candidatos que desconocen y cuestionan la derrota. "Más allá estuvo la contundencia de los resultados, que no dejan margen de duda, ciertamente que hay un duelo, hay un duelo porque es una pérdida, es no haber logrado expectativas que se habían planteado, y depende de cada candidato la magnitud de su pérdida capital político, inversión en campaña, ...".

Córdova manifestó que la respuesta ante una derrota va en función a la madurez emocional y la preparación de quien la sufre tanto para el triunfo como para la derrota. Sobre las posibles consecuencias psicológicas para los derrotados apuntó que "puede encaminarse a estados depresivos que es el caso más extremo, algo más ligero entran en un proceso de evitar la socialización, se aislan y en el mejor de los casos asimilar la derrota de una manera muy madura".

El psicólogo chihuahuenses incidió en que todo político sabe que en una contienda o se gana o se pierde, pero ciertamente cuando llegan a la postulación lleva a la generación de expectativas y posturas que las propias estructuras partidistas crean y justifican, por lo que reconoció la madurez con la que el dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, había asumido los resultados desfavorables y reconocía que "la ciudadanía les está mandando un mensaje".

Roberto Córdova convino que no se podía establecer una regla general para todos los candidatos porque intervienen una serie de factores como es el sentir social, el malestar social, la inconformidad social, que tiene un peso específico muy relevante, y por otro lado la percepción que tienen los políticos de sí mismos y el sentir social.

En este sentido apuntó que no era lo mismo para un candidato de los partidos emergentes que de los partidos tradicionales fuertes, ya que  en el caso de los nuevos había una certeza de que no tendrían un triunfo y desde el punto de vista de organización persiguen conseguir los votos para mantener el registro.