La esperaza y sentir de los maestros jóvenes

Por: Fernando Prieto, maestro novel de Hidalgo del Parral, Chihuahua 

Por: Fernando Prieto, maestro novel de Hidalgo del Parral, Chihuahua 
 
No cabe duda que quienes han sido fuertemente golpeados desde años anteriores por las políticas públicas en el ámbito laboral y educativo es el magisterio, quienes hasta hace poco acaban de liberar la reforma educativa del ex mandatario Enrique Peña Nieto, que notablemente los lastimo no solo en el sentido ser evaluados de manera punitiva sino también al arrebatarles su sistema prestacional y en algunos estados hasta sus logros sindicales. 
Pero es importante destacar, quienes han sido los más afectados tras estos cambios trascendentales que sufrió el magisterio y es lo que abordaremos a continuación. 
 
“La ley no es retroactiva” La frase más común que escuchamos muchos trabajadores de la educación, y es que a diferencia de años pasados, el sueldo de un maestro al igual que sus prestaciones han sido marcadamente devaluados, esto afectando notablemente a las nuevas generaciones de docentes egresados, pero pareciera apropósito, cada nueva generación que enfrenta su compromiso con la educación es menos recompensada en el sentir económico, y es que seamos sinceros, de vocación no se vive. 
 
Actualmente nuestra sociedad está siendo participe de una transformación política que como todas ha afectado a algunos y beneficiado a otros, al menos en educación los maestros jóvenes, son el grupo con más esperanzas a las nuevas reformas estructurales, no solo esperando una verdadero cambio educativo, sino también anhelando un bienestar laboral que les de la pauta para mejorar sus ingresos. 
 
Pareciera muy exagerado, pero la realidad es que un maestro ingresado al sistema entre 2016 y 2017, gana aproximadamente la cuarta parte de lo que gana otro compañero con  15 años de servicio y vaya que realizan el mismo trabajo, con el mismo empeño y la misma dedicación. 
 
También es importante destacar que de acuerdo a la ley, el único grupo a cargo de la gestión laboral para los maestros es el SNTE, y es aquí en donde los maestros jóvenes tendremos que hacer nuestra plusvalía, exigiendo que nuestro trabajo sea reconocido y bien recompensado no solo por medio de prestaciones gubernamentales sino también por logros sindicales, por ello es importante una figura joven dentro de este organismo que represente con honor y fuerza la demanda de cientos y miles de maestros que actualmente levantamos la voz. 
 
Los tiempos han cambiado y ahora es el momento adecuado para aprovechar la coyuntura de la reforma laboral y la democratización sindical, haciendo presencia y buscando la oportunidad de abrir nuevos horizontes en busca de una mejora salarial para nuestros agremiados jóvenes.  Por un sindicato participativo, democrático e incluyente.  La esperanza es la última que muere.